La biblia de cómo viajar barato

Los chollos no existen. Y lo digo yo, que volé por 150€ de Barcelona a Nueva York, me alojé por 4€ dos días en Palma de Mallorca y alquilé un coche por 8€ en las Baleares. Pero los chollos no existen. Todo tiene un valor, y es imposible comprarlo pagando por debajo de su coste. Esto no quiere decir que malgastemos el dinero que tanto esfuerzo nos ha conseguido obtener, siempre podemos encontrar el mejor precio, lo que muchos consideran viajar barato.

Camino de Santiago hasta Fisterra. Galicia by machbel.com

Viajando barato

En estos últimos 6 años he estado viajando una media de 4 meses al año, y en el camino aprendí muchos “trucos”, consejos o formas para pagar lo justo y necesario por nuestros viajes. Eso sí, los chollos no existen, sólo precios adecuados para cumplir nuestras expectativas. Hoy, que estoy generoso, voy a compartir la mayoría de esos trucos y consejos para que tú también puedas viajar barato y visitar todos esos lugares maravillosos a los que voy sin arruinarte en el camino. Empecemos.

Alojamientos

Lo primero antes de empezar a planear nuestro viaje, y una vez decidido nuestro destino, es encontrar un techo bajo el que dormir. Aquí el mínimo de dinero que queremos gastar lo marca nuestra “adaptabilidad” al entorno. Si podemos dormir en el suelo de una habitación obviamente gastaremos menos que si necesitamos un colchón viscoelástico 2x2m. Esto no quiere decir que lo barato sea cutre, ni mucho menos, pero vas a tener menos comodidades por el simple hecho de que no pagas por ellas.

Lo más barato es lo gratis, por lo que si no quieres gastar nada en el alojamiento, Couchsurfing será tu nuevo mejor amigo (a parte de las casas de tus amigos ;). Además de por la gente que conocerás mientras saltas de sofá en sofá, no te gastarás un euro. Yo personalmente nunca lo probé para alojarme (nunca me surgió la oportunidad, y cuando pregunté no tenían disponibilidad), pero sí alojé a algún couchsurfer, y todo el mundo me habla muy bien. Eso sí, no es como estar en un hotel que cierras la habitación y listo. Estás en casa ajena y tienes que cumplir las normas, además de que para viajar en familia puede ser bastante difícil encontrar hueco para todos.

En cuanto a alojamientos de pago, lo más barato es la tienda de campaña. Un camping te puede rondar los 10€-15€ en Europa, siendo una alternativa interesante en lugares con acampada libre, como Escocia o Noruega. Un inconveniente es que tienes que llevar bastante material contigo (tienda de campaña, saco de dormir, hornillo, etc), teniendo que recurrir a transporte privado como coche o moto. Si vamos a una ciudad la acampada es casi inviable, aunque siempre hay algún camping cerca de la ciudad, y muchos de ellos con bungalows que están realmente bien para unas 2-4 personas.

Otra opción muy barata son los albergues, donde compartes habitación con otras 8-12-16 personas. Gastarás poco dinero y conocerás a mucha gente, siempre a cambio de tener menos privacidad y menos espacio personal, que al final es lo que compras con el dinero.

Una opción muy interesante, y que llevo usando desde hace unos años con grandes resultados, es el alquiler de habitaciones o apartamentos enteros particulares, como AirBnB o Wimdu. Así llegué a pagar 4€ por una habitación triple con baño privado, igualito que en un hotel, en Palma de Mallorca (29€ en realidad, pero tenía un bono descuento de 25€ para usar en AirBnB, por lo que tan sólo pagué 4€). Lo usé en muchos más sitios, como París, Nueva York, Edimburgo, Madrid, siempre a un precio igual o inferior al de un hotel, y con la ventaja de poder usar cocina, ahorrándonos dinero a la hora de comer porque nos podemos hacer nuestro propio desayuno y cena.

Sólo encontrarás hoteles más baratos en grandes ciudades europeas o en lugares muy turísticos, como Islas Canarias, Benidorm, etc., donde es imposible superar en precio a los hoteles porque hay muchos y de todo tipo. Eso sí, nuevamente los chollos no existen. Si te parece demasiado bueno para el precio que tiene, es que algo malo tiene el apartamento. Las fotografías pueden mostrar una imagen demasiado bonita que no se asemeja a la realidad (palabra de fotógrafo ;), y algunos anuncios no explican que en el baño no hay ducha, que el wifi es robado al vecino, o que la cocina es un hornillo portátil. Léete de arriba abajo el anuncio, los comentarios, y escudriña las fotos en busca de cualquier detalle. Cuidado en este sentido, y si pagas poco, prepárate para lo peor.

La última opción para alojarse son los hoteles, apartoteles o resorts. Los englobo a todos en el mismo grupo porque se entiende que son establecimientos creados para alojar turistas como nosotros. Aquí la calidad va casi en relación directa con el precio, así que si pagamos mucho menos que los hoteles cercanos algo malo tendrá que los otros no, como un mal desayuno, ruidos, habitaciones pequeñas, fantasmas, … Todo es cuestión de enterarnos de cuál es el inconveniente del hotel (por ejemplo en Tripadvisor o Booking), y así actuar en consecuencia.

Aquí hay que tener en cuenta que muchos hoteles venden las habitaciones malas a precio derribo en webs de reservas, por lo que puedes ver muy buenas opiniones y después encontrarte con algo bien diferente, como me ocurrió en México. El hotel en el que estuve era normal, pero las habitaciones baratas vendidas a través de Booking estaban apartadas, siendo pequeñas y muy diferentes a las fotos del anuncio. En otros lugares me ha pasado que la reserva hecha por Internet correspondía a la habitación con techo abuhardillado, a la que está al lado del ascensor (más ruido), o a la que es significativamente menor, por eso hay que informarse, que nadie vende duros a 4 pesetas.

¿Cómo sé que el hotel es bueno? En mi caso, primero busco en Booking según mis necesidades en el viaje (localización, que tenga wifi, quizás desayuno), ordeno por precio de habitación individual o doble, y miro las más baratas, descartando los que no me gusten (parking de pago, zona de difícil acceso, tiene mala pinta, etc.). Al ver la ficha y la web oficial del hotel sabrás si te conviene por el precio que tiene o no. ¿Por qué digo Booking como ejemplo y no otro como Expedia? Por su sistema de puntuación, bastante fiable, ya que son opiniones únicamente de huéspedes que han reservado a través de ellos, no como en Tripadvisor, donde cualquiera puede opinar. Así, un hotel con un 6 va a ser cutre, con un 7 no va a estar mal, y a partir de 8 va a estar muy bien o excelente (9). Los que tienen menos de 5 los expulsan del buscador si hay muchas otras opciones, así aseguran un mínimo de calidad. Si vamos a estar varios días en el hotel o buscamos algo un poco especial, siempre es buena idea usar Google y ver si algún blog independiente tiene alguna opinión sobre el lugar, así nos aseguramos de que vaya a estar realmente bien.

Una vez encontrado nuestro hotel ideal, podemos mirar en otras webs de reservas, como AtrápaloExpedia o Hotels para comparar los precios, siempre sin olvidarnos de la web oficial y de llamar al hotel, que a veces nos pueden sorprender con las tarifas normales, sobre todo en casas rurales y establecimientos pequeños.

En el caso de ser un grupo de personas o una familia numerosa, se puede convertir en una auténtica pesadilla encontrar alojamiento, por lo que si valoramos un poco nuestro tiempo, contar con una agencia de viajes para que nos busque el hotel y nos gestione la reserva es lo más sencillo. La reserva no va a ser más cara que si la encontramos por nuestra cuenta (las agencias de viajes se llevan un % del precio que pagues, no incrementan el precio del hotel. Las webs como Booking y Expedia también se llevan este margen), nos ahorra mucho tiempo y tenemos a un experto buscando el hotel que queremos, además de que en el caso de grupos, no nos tenemos que encargar de pagar la reserva entera y cada uno puede pagar directamente a la agencia de viajes. Si viajas en grupo y quieres probar cómo funciona una agencia de viajes que piensa en el viajero puedes consultarme (envíame un email a victor[arroba]machbel.com), ya que trabajo con la agencia de viajes Irmi Tours y seguro que te sorprendemos.

Como resumen, de más barato a más caro, tenemos:

  • Couchsurfing. ¡Gratis! No hay espacio propio.
  • Camping. Barato. No hay en el centro de las ciudades, material extra necesario.
  • Bungalow. Barato, alejado del centro de las ciudades.
  • Alquiler particular AirBnb. Buen precio, cuidado al leer los anuncios.
  • Hotel. Hay de todo tipo, según presupuesto. Ante grupos grandes, recurre a agencia de viajes para ahorrar mucho tiempo.
Barrio de la Alfama en Lisboa, Portugal. Centro histórico de la ciudad

Apartamento económico de Wimdu en la Alfama, Lisboa

by machbel

Piscina infinita del Hotel Gloria Palace Royal 4*

Reservar un vuelo barato

Los vuelos son otro de los puntos que se llevan gran parte del presupuesto del viaje, sobre todo si nos vamos lejos. Aquí hay pocas fórmulas mágicas, a parte de buscar en diferentes sitios y en diferentes días, ya que esto es como la bolsa y los precios de los vuelos varían mucho, incluso en las low-cost. Mi consejo para encontrar vuelos baratos es usar un metabuscador como Skyscanner, Kayak, Momondo o Liligo con amplitud de fechas, para así ir acotando los vuelos que mejor nos convienen. Hay que usar varios, ya que cada uno tiene sus peculiaridades y dan precios dispares, además de no ser ninguno bueno conectando vuelos low-cost que no sean en el mismo aeropuerto.

Siempre es buena idea probar distintos aeropuertos cercanos, así como la posibilidad de hacer una escala larga entre vuelos (así visité París mi primera vez), algo que sólo se encuentra a través de estos metabuscadores, o preguntando a algún experto en esto de buscar vuelos, como puede ser TremendoViaje o una agencia de viajes de confianza. Una vez encontrados los trayectos, toca el momento de comprarlo.

Si el viaje es siempre con la misma aerolínea low cost (Ryanair, Easyjet, Air Berlin, etc) suele salir mejor de precio el comprarlo directamente en la web de la aerolínea. En el caso de aerolíneas tradicionales (Iberia, Vueling, Air France, Air Europa, KLM, etc.) los precios son iguales o superiores a los mostrados en los buscadores, siempre que no tengamos en cuenta los recargos por pagar con tarjeta, que en algunos casos son desorbitados (eDreams es la que más recargo aplica). Seguramente tendremos que probar diferentes páginas, ya que cada una aplica un recargo distinto según tengamos Visa débito o crédito, Mastercard débito o crédito, Maestro, American Express, etc, y no todas responden igual de bien ante problemas con el pago o cambios en el vuelo.

Al comprar un vuelo en una low cost debemos fijarnos bien en todos los detalles, ya que nos quieren vender seguros, maletas, coches y hoteles en todo momento, y es fácil que algo se nos cuele. Ante la duda de llevar maleta es mejor reservarla a la hora de comprar el billete, y no añadirla después, pues resulta más barato.

Aviso especial: mucha atención en los vuelos con enlace que no sean con la misma aerolínea o en el mismo aeropuerto: siempre, siempre, siempre, haz que la conexión tenga unas 12 horas o más de tiempo entre vuelos, ya que normalmente no pasa nada, pero como haya un retraso, pierdes el vuelo sin posibilidad de cambiar a otro ni de indemnización, así que entre vuelos con enlace de diferente aerolínea, mucho tiempo de separación, por mucha puntualidad que digan que tienen. Ryanair y el resto de low-cost nunca venden vuelos con conexión, por lo que aunque cojas 2 vuelos seguidos con ellos con 2 horas de separación, como llegue tarde el primer vuelo y pierdas el segundo, no te reasignan a otro vuelo, como haría cualquier otra compañía aérea normal. Para algunos vuelos cercanos puede no ser muy problemático, pero si es un vuelo importante mejor tener la seguridad de que la aerolínea se va a encargar de todo el trayecto, por muchos retrasos que haya.

Más consejos para volar con Ryanair barato en este otro artículo con muchos comentarios.

Sobrevolando Mallorca en Avión by machbel

Busca el vuelo que te haga ver arcoiris…

Avión aterrizando

… para que tu viaje empiece con buen pie.

Coche de alquiler a buen precio

A mí me encanta viajar en coche, por eso siempre intento llegar al lugar en cuestión y alquilar un coche para moverme con toda la libertad que me gusta tener en mis viajes, para pararme donde y cuando quiera a hacer fotos. Este no es el modo más barato de viajar, a no ser que seamos 4 ó 5 personas, que es cuando se rentabiliza muy bien el coche, pero hay muchos lugares donde es la única forma de transporte útil, como Escocia o las Islas Canarias por poner unos ejemplos.

Creo que he alquilado en todas las empresas grandes que existen en Europa, y desde hace un año es complicado encontrar buenos precios por una razón muy sencilla, la franquicia. Si no quieres el seguro a todo riesgo chachi guachi que te venden tienes que depositar una franquicia, que para un Fiat Panda básico supera los 600€ y para un monovolumen como un Ford C-Max, los 2.000€. Estas franquicias no hay tarjeta de crédito que las aguante (a no ser que vayas con una black), por lo que te obligan a contratar su seguro a todo riesgo “si quemas el coche no pasa nada”, que curiosamente cuesta casi tanto como el alquiler.

Puede sonar exagerado este tema de la franquicia, pero en mi viaje a Canarias, donde alquilé 5 coches diferentes, en 2 lugares me obligaron a coger el seguro porque su franquicia, de 800€, no me la aceptaba la tarjeta de crédito (las de débido ya las rechazan nada más verlas), ya que aún no habían desbloqueado la franquicia del anterior alquiler, superando el límite de la tarjeta.

En muchas reservas que hacemos por Internet nos venden un seguro propio, sobre un 30%-40% más barato que el de la rent-a-car, pero con el que no nos libramos de la millonaria franquicia que hay que depositar, así que cuidado con estos seguros a todo riesgo más baratos.

Ya no hay coches de alquiler tan baratos, pero siempre hay que buscar el mejor precio, que curiosamente nunca es el que ofrecen las páginas oficiales, al contrario que en las aerolíneas. Aconsejo mirar los precios en las siguientes 4 opciones, que cubren todos los motores de búsqueda existentes, ya que dan cosas diferentes dependiendo del destino, vehículo y días:

  1. Rentalcars o Atrápalo (son lo mismo). Buenos precios y muy versátil.
  2. Expedia. Buena opción según el destino.
  3. Kayak. Metabuscador muy completo, a veces da el mejor precio.
  4. Skyscanner. Metabuscador limitado a alquileres en aeropuertos.

Todos ellos nos redirigen a una mayorista con la que alquilar el coche, no realmente a la empresa que nos va a entregar el coche, ofreciéndonos su seguro, que tenemos que rechazar para pagar el propio seguro de la empresa que nos de el coche y evitar la franquicia. Si queremos ir con el seguro básico, entonces sólo hay que preocuparse por el hecho de que nuestra tarjeta admita la franquicia (yo nunca pagué la franquicia y nunca tuve accidentes en 11 años que llevo conduciendo).

En cuanto a las empresas de alquiler, sólo tuve malas experiencias con Firefly (filial barata de Hertz. En 2 alquileres con ellos, los coches con problemas mecánicos y muy viejos) y Europcar (también coches antiguos y con mala mecánica). Con Hertz, Avis, Alamo, Pepecar, Goldcar (especialmente puñeteros con la tarjeta de crédito) o Sixt nunca tuve problemas en cuanto al vehículo alquilado, siendo lo que se espera, un coche de menos de un año y en perfecto estado.

Destinos turísticos como las Islas Canarias o Baleares tienen empresas locales de alquiler de coche que puede ser interesante mirar, sobre todo si queremos el seguro a todo riesgo, ya que sus precios igualan o mejoran a las grandes compañías, y dan menos problemas a la hora de hacer el depósito para la franquicia.

Como siempre, para conseguir el mejor precio hay que buscar, y si queremos ir a lo fácil, entonces ve a tu agencia de viajes de confianza (como mucho te van a ofrecer el mejor precio que puedas encontrar, ahorrándote tiempo). Ahí está Irmi Tours :D. El seguro a todo riesgo es algo que hay que pensarse según nuestra experiencia al volante y nivel de peligrosidad del destino, y si no lo cogemos, hay que pensar que igual tenemos que pagar la millonaria franquicia.

Museos del norte de Italia Ferrari y Lamborghini by machbel

A veces nos gustaría que el Rent a car nos dejara escoger coches así

Lo normal es encontrarnos con coches como este

Aunque otras veces nos timan con trastos así (coche de Europcar)

Transporte por tierra

Aquí incluyo todo el transporte público por tierra, como son autobuses y trenes. En este punto tan sólo hay un truco válido y que nos permite conseguir el mejor precio: reservar con mucha antelación. Es la única forma de conseguir buenas ofertas (5€ autobús Gijón – Madrid, cogiéndolo con dos meses de antelación), ya que no hay casi competencia y una única compañía se suele encargar de todos los trenes o autobuses. Ofrecen diferentes precios según familia numerosa, militar y demás, pero no hay chollos más allá de ir con mucha antelación. En algunos sitios encontramos el autobús lowcost de megabus, con el que se pueden hacer grandes trayectos por muy pocos euros. Nunca lo usé, por lo que no puedo opinar, pero es una alternativa.

La gran alternativa al transporte público por tierra es el car pooling (compartir el coche con desconocidos), con servicios como el archiconocido Blablacar o Amovens, que son totalmente legales. Llevo un tiempo usando Blablacar tanto de conductor como de pasajero, y sólo tengo buenas palabras para este servicio, incluso con la comisión de 1€ o 2€ que cobran últimamente (estaba claro que de algo tenían que vivir). Comparado con un trayecto estándar en tren o autobús sale más barato, te suelen dejar cerca de casa, tarda menos tiempo y puede que sea más cómodo (esto es a gusto personal). La parte negativa es que conduce “un extraño” (ei, ese puedo ser yo :D), por lo que adquiere mucha importancia el perfil de cada uno, y ante un accidente no sé muy bien las repercusiones legales (se supone que un conductor profesional y el tren son más seguros que un coche particular, por muy buen conductor que seas).

Lo que está claro es que el car pooling es de lo más barato y rápido para moverse por tierra, y siempre que he usado este servicio, se han cumplido los límites de velocidad a rajatabla, además de ser muy entretenido conocer a gente mientras viajas.

Visita en invierno a Spindleruv Mlyn, pueblo en las montañas de República Checa

Los autobuses circulan hasta en las condiciones más difíciles

zapato en tren by machbel

El tren es de los medios de transporte más cómodos y baratos,

Tarjetas de fidelización

¿Viste la genial película Up in the Air, con George Clooney? Pues entonces sabrás de qué te hablo. Estas tarjetas son muy usadas en Estados Unidos, donde toda gran empresa que se precie ofrece algún sistema de fidelización. En España y Europa todavía estamos muy verdes en este sentido, y quitando aerolíneas, cadenas hoteleras o empresas de alquiler de coche, donde hay que viajar mucho o ser una empresa para que te salgan rentables los puntos, pocas opciones hay para conseguir algunos beneficios.

Sistemas como Travel Club o Tury Ocio ofrecen muy pocos puntos por usarlas y sólo en determinadas marcas, por lo que hacen falta eones para conseguir algún regalo medio decente. La única opción rentable para la vida de un mortal son las tarjetas de crédito de las petroleras o de aerolíneas, como la Visa Cepsa, Visa Repsol o la Iberia Sendo. Estas tarjetas lo que hacen es darnos un 1% de TODAS nuestras compras en sus propios puntos, pudiendo canjearlos por gasolina o por Avios (los puntos de Iberia).

¿Son retables? Si pagamos todo con esa tarjeta, entonces conseguiremos depósitos de gasolina y vuelos cada varios meses. El truco está en que hay que hacer un cargo mínimo todos los meses (18€ en la Visa Cepsa), que nos lo van a cobrar si no llegamos a ese gasto, y que para que sean beneficiosas hay que pagarlo todo con tarjeta crédito, algo que no siempre puede interesarnos, sobre todo si somos amigos del efectivo. Además, para algunas tarjetas hay que pagar cuota anual (en las Iberia Sendo es de 45€), a parte de cumplir el mínimo de gasto, por lo que hay que leerse muy bien y varias veces todo el contrato para ver si nos interesa y nos compensa.

Si no viajamos mucho, lo mejor es buscar la tarjeta que nos ofrezca beneficios diarios, como gasolina o descuentos en hipermercados. Yo, por ejemplo, uso la tajeta Visa Cepsa y consigo un depósito de gasolina cada 5 meses. No es mucho, pero es “gratis”. Algunas también añaden seguro de viaje para las compras realizadas por la tarjeta, algo a tener en cuenta.

Quimeras o Gárgolas de Notre Dame, París, Francia by machbel

París, una ciudad cara a la que se puede viajar barato

Cupones de descuento

Otra de esas cosas importadas de Estados Unidos, que allí llevan décadas coleccionando cupones de descuento, y que aquí sólo han tenido algo de impulso con la crisis. Un cupón de descuento es un papel o código que al hacer una compra nos da lógicamente un descuento directo sobre el precio total. En viajes se usa mucho, y prácticamente en cualquier empresa grande en que vayas a hacer alguna reserva tienen algún código de descuento para ahorrar unos euros con muy poco esfuerzo. Lo más difícil es encontrar uno de estos códigos, ya que normalmente los envían por email a los clientes que llevan tiempo sin comprar para que vuelvan a usar su servicio, o en fechas señaladas (antes de un puente, en vacaciones, en black friday…).

Otra opción para encontrar cupones de descuento es buscar en páginas especializadas. En esta misma página hay una sección de ofertas con algunos cupones que te permiten ahorrar en vuelos, coches de alquiler y hoteles, todo ello de forma transparente y sin tener que gastar de más ni incrementar el precio. Un 5% ó 10% de descuento puede parecer poco, pero es mucho mejor que nada, y si partes ya de un precio barato, entonces lo que pagas acaba siendo un poquito menos de lo esperado.

A parte de los cupones, también están las webs de ofertas, que siempre tienen una parte especializada en viajes (por ejemplo Groupalia), con escapadas de pocos días y restaurantes a muy buen precio. ¿Por qué no mirar qué ofertas hay en la ciudad a la que vas y así cenar en un restaurante bueno a precio asequible? Todas las capitales de provincia tienen ofertas continuadas, y ciudades grandes como Nueva York o París incluso tienen páginas exclusivas por la gran cantidad de ofertas que hay. Ahorrarás dinero cogiendo uno de estos cupones, pero como siempre, léete bien la letra pequeña para evitar sorpresas.

Puede que ese hotel maravilloso a 20€ la noche con cena incluida esté lejos de todo, que sólo puedas ir en fechas muy concretas, o que no acepten a tu gatito. En cuanto a restaurantes, míralos también bien porque igual sólo permiten ir al mediodía, no tienen mesa disponible en las fechas en que viajas, o el descuento es sólo aplicable a una persona, teniendo que pagar la otra todo el menú. Ya sabes, nadie regala nada ni vende por debajo de su coste, si no, ya habrían cerrado.

by machbel

Repartiendo cupones en las calles de Nueva York

Cuándo viajar barato

Todo lo que he escrito hasta ahora es inútil si no cumples la regla de oro: sólo se viaja barato en temporada baja. Punto. En temporada alta puedes buscar buen precio, pero siempre, siempre, siempre va a ser mucho más elevado que en temporada baja, así que si puedes escoger las fechas para viajar, huye del verano. Si no, búscate destinos que son baratos per se, o empieza ya a ahorrar dinero, que vas a gastarlo quieras o no.

Si tienes libertad de fechas para viajar, una época que a mí me gusta mucho es el inicio de la primavera, abril y mayo. El tiempo es una tómbola, pudiendo llover sin para o hacer un solazo increíble, pero no hace demasiado calor, los días tienen suficientes horas de luz, la naturaleza empieza a florecer, y todo es más alegre en primavera, además de más barato. Otra buena fecha es el inicio del otoño. En septiembre y octubre hay muchos destinos que siguen siendo cálidos (el mediterráneo, Malta, las islas Canarias, el hemisferio sur, …), la naturaleza vuelve a ser un festival, y los precios son mucho más bajos que en el achicharrante verano.

Este es el mayor truco, consejo o tip que te puedo dar para viajar barato. Busca siempre la temporada baja. Si vas a una zona de nieve y no buscas esquiar, entonces ve en verano, si vas a una zona de sol y playa, entonces ve en invierno. Los precios son insultantemente baratos, pudiendo estar de viaje por menos de lo que te cuesta estar en casa. Eso sí, no esperes el mejor tiempo, ni ir a la playa todos los días, ni que la discoteca esté abierta, pero si lo tuyo es visitar lugares, en temporada baja vas a verlos sin aglomeraciones y a buen precio. Cuidado con lugares fuertemente estacionales como Escocia, que en invierno cierran muchos museos, castillos y monumentos por la poca afluencia de turistas.

Bolsa de playa en la Playa de Bakio by machbel

Playa de Bakio, Euskadi, en octubre

Cómo comer barato de viaje

Siempre hay que comer, y aquí volvemos al mínimo tolerable por cada uno, al igual que con los alojamientos. Un precio mínimo por comida en Europa y Estados Unidos es el de los fast food. No ofrecen ni buena comida ni buen precio, pero llena el estómago. En lugares donde hay buena tradición culinaria (todo el mundo a excepción de los países anglosajones), siempre será posible encontrar lugares locales que ofrezcan bocadillos a buen precio, y ¡está todo mucho más rico que en los fast food!

Otra opción imbatible, y que usa mucho mi amigo y viajero ultra low cost Diario de un mentiroso, es recurrir al supermercado. Es relativamente barato, hay variedad, y escogemos nosotros la comida. Aquí entra en juego si disponemos de cocina u hornillo para hacernos la comida, ya que por pocos euros podemos hacernos platos ricos y fáciles que alimentan (pasta fresca con salsa nunca falla, los nuddles, los deshidratados o los bocadillos de embutido con queso).

En cuanto a restaurantes, que siempre vamos a visitarlos, lo mejor es preguntar a un local, que es el que mejor se conoce su entorno, o buscar en blogs de viaje y webs especializadas de viajes. Como línea general, cuanto más alejado de la zona turística mejor estará de precio. Si has llegado hasta aquí, escríbeme un email que te doy un regalo que seguro te va a gustar :D. Y si no, la infalible técnica del camionero: si hay muchos camiones aparcados fuera (o en su defecto, está muy lleno por estudiantes), el sitio es abundante y barato (bonito posiblemente no, pero habrá muchos personajes con historias que merecerán la pena ser escuchadas).

Si quieres calidad, hay que pagarla, así que no busques ir de pinchos baratos en Bilbao ni comer una lubina salvaje recién pescada en Galicia a precio de Big Mac. Si el sitio es sospechosamente barato, entonces búscale el truco, porque lo tendrá seguro, ya sea en la calidad de la comida, su preparación, el local, o en que te quieren levantar rápido de la mesa. Ya sabes, nadie vende por debajo del precio de coste.

Niño mirando una ración de pulpo en Galicia by machbel

Niño mirando la comida

Plato de verduras humeante by machbel

Comida casera, rica y barata

El seguro de viaje

Último punto, y no por ello menos importante, es el seguro de viaje. A veces hay imprevistos, y siempre ocurren cuando menos te lo esperas, así que ese viaje al que has dedicado tantas horas a planear, para el que has ahorrado hasta el último euro, puede irse al garete (lo siento, tras tanto escribir sólo se me ocurren frases hechas) por un retraso que te hace perder el vuelo, perder el equipaje, enfermar teniendo que quedar más días en el destino (si es fuera de Europa prepárate a pagar además los gastos médicos. Para seguros de viaje a Estados Unidos, mira este otro artículo), o cualquier otro tipo de accidente.

Pasan pocas veces, todo sea dicho, pero yo ya perdí un viaje de 4 días a Ibiza por un retraso de 7 horas con Ryanair; mi maleta me llegó 2 días tarde a Nueva York; reservé mal las fechas en el hotel y estaba lleno al llegar, teniendo que buscar otro de madrugada y con toda la ciudad llena (esto me pasó 2 veces jeje); una compañera de viaje se torció el tobillo en México; unos compañeros de viaje tuvieron un leve accidente de tráfico en Italia (menos mal que llevaban la franquicia “puedes quemar el coche que no pasa nada”); o los tantos viajeros que contrajeron alguna enfermedad estando de viaje y tuvieron que acudir al médico, al hospital o al dentista.

Todos son casos reales, y en los que se redujo considerablemente el coste económico gracias a los seguros de viaje, que cubrieron total o parcialmente el dinero perdido. Opciones hay muchas para seguros de viaje, pero yo sólo traté personalmente con dos: Iati (con 5% de descuento a través de este enlace) e Intermundial.

Ambas tienen sus diferencias, por lo que mira sus condiciones para ver cuál te compensa más. Recuerda que en Europa, con la tarjeta sanitaria europea en orden, no necesitas un seguro médico adicional, pero para el resto del mundo es muy recomendable llevar tu propio seguro médico y de viaje.

Intermundial tiene un seguro muy interesante que cubre todo el año, llamado Multitravel, para viajes de hasta 60 días, siendo ideal para el viajero frecuente, ya que además cubre problemas como pérdida de maleta o cancelación del viaje (otra cosa es en qué condiciones te cubre el seguro).

Iati tiene la ventaja de que te adelanta el dinero, y de que si contratas el seguro Iati desde este enlace, conseguirás un 5% de descuento.

Hay muchísimas más opciones para asegurarse, como las clásicas Mapfre, Allianz, Caser, etc…, pero no están especializadas en viajes. Esto no quiere decir que sean mejores ni peores, tan sólo que son diferentes, y siempre tienes que mirar qué te conviene más. Si usas alguna tarjeta de fidelización viajera, léete bien las condiciones, ya que algunas ofrecen seguro de viajes de los productos comprados con dicha tarjeta, teniendo que preocuparte sólo por la parte médica.

Miradores de Nueva York, New York, Estados Unidos by machbel

Al final, viajar no es tan caro, incluso a Nueva York

Y esto es todo, amigos. No hay ningún otro consejo general que conozca para viajar barato, o por lo menos gastando lo justo. Bueno sí, confía en las experiencias personales que compartimos en los Blogs de viaje, que siempre damos consejos sobre cómo gastar lo justo y necesario, en la agencia de viajes con la que estés a gusto, y si tienes alguna duda, ¡pregunta!, que para eso están los comentarios.

Si te ha gustado, se agradece que compartas el artículo, y si vas a comprar algo a través de los servicios nombrados, por favor entra a través de los enlaces que aquí pongo. A ti te va a costar exactamente lo mismo, pero yo me llevaré una pequeña comisión que hace que pueda seguir ofreciéndote consejos y contenido de calidad gratis. Gracias :D

Resumen de webs online para viajar barato:

 

4 comentarios. ¡Dinos que te parece!

  1. Muchas buenas ideas ve aquí recopiladas. Solo tengo una cosa que objetar: no necesariamente comer bueno sale caro. En el caso de los pintxos de Bilbao (como los mencionas aprovecho) se pueden encontrar muy ricos y buenos a precios aceptables si se sabe dónde buscar. Creo que eso se puede aplicar a muchos otros sitios, pero claro, los sitios buenos no vienen en la Lonely Planet ;)

    • Claro, si se sabe dónde buscar los encuentras a buenos precios para el estándar de Bilbao, pero hay que tener en cuenta que uno barato en Bilbao no es como en León o Logroño, donde el pincho está sobre 1,10€ con bebida. En la calidad tampoco tienen nada que ver, y por eso hay que saber que te vas a encontrar.
      De acuerdo con lo de la Lonely, normalmente estropea los sitios no? :P

  2. Estupenda recopilación mi preparar el viaje es parte de la experiencia del propio viaje y me encanta dedicar tiempo a todas estas webs que recomiendas.
    Sobre comer barato, yo que vivo en Sevilla, aquí siempre recomiendo que si el bar anuncia a tutiplen que tienen tapas, la carta lleva fotos o tienen sangría, es que es para turistas, por tanto más caro y peor calidad. Aplicable a otros sitios de España.
    Sobre lo del alquiler de coches, ahora buena parte de las compañías grandes gestionan varias compañías distintas. Europcar tiene Interrent, Avis tiene Budget, Hertz tiene Thrifty (distinta de Firefly)… Estas segundas ‘marcas’ suelen ser más baratas y te llevas los mismos coches que si alquilaras con la principal.
    Por otro lado, no olvidéis nunca mirar y remirar bien las condiciones de intermediarios como rentalcars, pepecar… como bien dices no te quitan de la franquicia y además ellos si te dejan pagar con tarjeta de débito. Te puedes quedar sin coche y fastidiarte las vacaciones como no lleves otra de crédito
    Por ultimo, desde que trabajé en alquiler de coches, yo preefiero un viaje un pelín más caro y pagar el todo riesgo (puedes quemar el coche) a llevarme el susto ccuando lo devuelvo. He visto demasiados coches destrozados mientras los habian dejado aparcados, espejos retrovisores robados, puertas arañadas con llaves incluyendo letras chinas, robos, accidentes en los que aprovechando que eran guiris el culpable se ha dado a la fuga… Todas las vacaciones comiendo pasta para luego pagar 1000 euros por el estropicio del coche… como que no.
    Un saludo!

    • Gracias por los consejos! Lo de los coches de alquiler es un mundo. En las islas, cuando ven que vas con un coche de alquiler (tienen pegatinas en los cristales), si lo dejas aparcado largo rato sin vigilancia lo más probable es que te lo habran. Siempre se encuentra una cámara o algo así en el coche de un turista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.