Voyage-Privé, opinión tras una escapada de 4 días por España

Internet ha revolucionado la forma de viajar de todos nosotros facilitándonos la organización de nuestros viajes y ofreciéndonos nuevas formas de viajar que eran impensables hace apenas unos años. Los clubs privados de viajes, como Voyage-Privé, son una de estas nuevas maneras de viajar. Picado por la curiosidad, y gracias a su invitación, probé cómo funcionan haciendo un pequeño roadtrip por Aragón y Vitoria, para así poder contarte mi experiencia de primera mano.

Mirador de Valcabado con Cantabria al fondo

El mayor atractivo de los clubs privados de viajes como Voyage-Privé es que puedes ir a sitios de alta gama, e incluso de lujo, a precios muy atractivos, pues consiguen grandes descuentos gracias a que las ventas están abiertas durante poco tiempo y hay bastante rotación de destinos.

Además, la oferta de destinos es bastante selecta, por lo que rápidamente puedes ver qué lugares encajan mejor con tus gustos y presupuesto, sin tener que gastar horas y horas rebuscando por Internet.

Entras en Voyage-Privé, miras 5 minutos, y ya sabes si en el próximo puente te irás de escapada a Marruecos, Portugal o a la sierra. Me encantó esta oferta limitada en el espacio y el tiempo, pues muchas veces, a los obsesos de los viajes nos resulta difícil centrarnos en un único destino y visitarlo de una vez.

Cóctel de bienvenida en el Alhama de Aragón

Suena muy bonito y, en cuanto a los precios, realmente son inferiores a las tarifas normales de los alojamientos y paquetes de viaje, aunque el ahorro está más cercano al 30% que al 70% (es diferente tomar como referencia el precio medio que el precio máximo).

Aun así, se ahorra dinero y en muchas estancias te regalan acceso al spa, habitación superior, o media pensión.

En cuanto a los destinos ofertados por Voyage-Privé, se pueden diferenciar en tres tipos:
> Estancias en hoteles de España y Portugal. (Con escapadas de fin de semana por España)
> Paquetes de vuelo + hotel por Europa y lugares próximos, pudiendo escoger sólo hotel.
> Paquetes completos por todo el mundo.

Mapa con los destinos de Voyage Privé

Para mi prueba, en principio me hacía mucha ilusión escaparme 4 días a Marrakech, pero, al vivir en Asturias, un poco lejos de aeropuertos principales como el de Madrid o Barcelona, me resultaba mucho mejor coger el viaje sin vuelos, pues resultaba que eran más caros los vuelos que la estancia en Marruecos.

Menos mal que la geografía española está repleta de rincones preciosos, y buscando lugares que aún no he visitado, encontré la respuesta: conocer la ciudad de Vitoria y volver al Monasterio de Piedra, que en pleno otoño tendría que estar alucinante.

A través de Voyage-Privé reservé alojamiento durante las dos primeras noches en el Hotel Balneario Alhama de Aragón 4* (la promoción incluía balneario, masaje, circuito relax y media pensión. Puntuado 7,8 en Voyage-Privé y Booking), y las dos siguientes en el Gran Hotel Lakua 5* de Vitoria (en habitación superior con desayuno y parking incluido. Puntuado 9,4 en Voyage-Privé y 7,9 en Booking). Vamos, lo que viene siendo una buena escapada de libro.

Campos de Castilla

El proceso de reserva en Voyage-Privé de ambos alojamientos, para dos personas, fue muy sencillo y cómodo, aunque no lo fue tanto el saber qué está incluido y qué no en cada reserva, así como qué extras se pueden añadir al viaje (en estos no había ningún extra, pero mirando los viajes a Marruecos encontré actividades interesantes como noche en el desierto, cena gourmet o masaje opcional, y otras surrealistas como traslados al aeropuerto, a 10 minutos, por 200€). Detalles que te hacen pensar quién controla estas cosas.

Terminado el proceso de compra de los alojamientos, y con el itinerario ya definido, sólo quedaba esperar al día del viaje para probar qué tal estaban estos hoteles de gama alta o incluso de lujo.

Habitación del Hotel Alhama de Aragón

Y por fin llegó el día de empezar este pequeño roadtrip atravesando tierras castellanas (qué bonitos el mirador de Valcabado y el pueblo del Cid).

La estancia en el primer hotel, el Hotel Balneario Alhama de Aragón 4*, de la cadena Sercotel, fue correcta, aunque para mi gusto, alejada de un hotel de alta gama o de lujo. Es un 4 estrellas, con todo lo bueno que eso supone, y un masaje siempre es bienvenido, pero uno se espera un poco más de mimo en lugares como este a los que vas a relajarte. Por un precio por persona de 130€ para alojarse 2 días, incluyendo balneario, masaje, circuito relax y media pensión, el hotel cumplió, pero no para volver.

El que sí sobrepasó mis expectativas fue el Monasterio de Piedra. Si en mi anterior visita en primavera ya había quedado enamorado del que llamo cariñosamente parque de atracciones de las cascadas, en otoño es todavía más bonito y se disfruta con muy poca gente. No hay nada como hacer escapadas en temporada baja.

Terminada la visita a este rincón de Aragón, continuamos camino a Vitoria, haciendo la imprescindible parada en La Rioja para degustar un buen vino. La sabrosa tentación, esta vez, se llamaba Marqués de Riscal.

Monasterio de Piedra en otoño
Viñedos de La Rioja en Otoño

El Gran Hotel Lakua de Vitoria era todo un 5 estrellas, la máxima categoría que puede tener un hotel, algo que se notaba en todo momento. La habitación superior, básicamente, un bonito apartamento, con su cocina y todo, hizo que se me quitara la morriña de alojarme en un AirBnB rápidamente.

Este hotel sí que estaba bien, o eso nos parecía.

Tras dos días alojados en el gran hotel, salimos con la sensación de que era un 5 estrellas en apariencia, pero le faltaba algo para ser un verdadero 5 estrellas. Igual es que uno se espera más al ver un cartel tan lleno de cuerpos celestes, o que por 100€ por persona dos noches en habitación superior, es imposible ofrecer más.

Igual que me ocurrió en Aragón, me había gustado mucho más el lugar visitado, la coqueta y verde Vitoria, que el alojamiento.

Volviendo ya a casa, no pude evitar parar en el Hayedo De Otzarreta para intentar hacer alguna fotografía bonita, e ir comentando con mi compañera de viaje las impresiones de esta escapada.

Cocina del Hotel Lakua
Interior de la catedral de Vitoria

Coincidimos en que los lugares visitados fueron geniales (a veces se me da bien organizar viajes), y que los hoteles estuvieron correctos, pero tampoco nos encandilaron, aunque tuvieran muy buena relación calidad / precio.

Ya sabes, las gangas no existen, y aunque se puede viajar bien con un presupuesto ajustado, algo a lo que ayudan los clubs de viajes privados como Voyage-Privé, debemos tener en cuenta que si estamos pagando mucho menos que el precio normal de venta al público, seguramente habrá alguna razón.

Como conclusión, Voyage-Privé me pareció una forma interesante de viajar para los que tienen poco tiempo para organizar viajes, sobre todo por el alto cambio de destinos y por ofrecer hoteles de buen nivel, pero creo que distan un poco de ser hoteles de lujo. Por registrarse en la web y mirar de vez en cuando qué ofrecen tampoco se pierde nada.

Hayedo de Otzarreta

Resumen sobre mi experiencia con Voyage-Privé:

  • Lo que más me gustó:
    • Oferta aparantemente de calidad limitada y que cambia cada poco tiempo.
    • Variedad de destinos.
    • Ofrecen más cosas a parte de sólo alojamiento en algunas ofertas.
    • Facilidad para decidirse por tener una oferta limitada.
    • Cupones regalo ideales para eso mismo, regalarlos.

 

  • Lo que menos me gustó:
    • No incluyen traslados aeropuerto – hotel en la mayoría de viajes con vuelo (y si lo incluyen, es a precios absurdos, como por ejemplo 200€ en Marruecos)
    • Las opciones disponibles sólo se ven tras empezar la reserva, no en la propia oferta.
    • Tiempo de respuesta en Twitter (tardaron 3 días en contestarme a la pregunta de si podía usar un cupón regalo en diferentes reservas. Sí, se puede)
    • Selección de hoteles no tan de lujo o alta gama como parece.
    • No indican si hace falta llevar algo en especial. Por ejemplo, no nos avisaron de que para el Hotel Balneario Alhama de Aragón 4* hacía falta gorro, chanclas y bañador. Chanclas y bañador siempre llevo de viaje, pero el gorro supuso un extra de 3€. Del mismo modo, tampoco nos advirtieron de que había que reservar por adelantado fecha y hora de los tratamientos (no obstante, en el hotel no tuvimos problema pidiéndolos sobre la marcha, quizás porque fuimos en temporada baja).

 

  • Artículo patrocinado por Voyage-Privé, todas las opiniones son propias y no han estado influenciadas por terceros. Todas las fotografías fueron realizadas durante este viaje.
Temas: , , , , ,
Sobre Víctor Gómez
¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Completamente de acuerdo, en todo. El Monasterio de Piedra y su entorno es realmente una maravilla, ignorada por muchos, a destacar a nivel nacional e internacional, aunque mejor vacío para los afortunados que lo conocemos y disfrutamos. Nunca he estado en otoño, pienso volver ( por 4ª vez, aunque en muchos años) y en cuanto a Voyage Prive, id. encontré precios mas baratos, pero no tanto como ellos destacan, y casi siempre hay algún pero… por ejemplo, hoteles nada céntricos.

  2. Reservar con esta agencia es como jugar a la ruleta rusa… No reservaría co ellos jamás. Por pura experiencia. Una vergüenza.