París, ciudad del amor y de la luz

Seis horas para ver una gran ciudad. Aprovechando la larga escala entre dos vuelos, hice una visita relámpago al centro de París, sobrándome tiempo para comer un típico crèpe. La primera parte de esta pequeña locura ya la conté en la visita a la Torre Eiffel, que me llevó toda la mañana. Tras un pequeño paseo alrededor del monumento, ya eran las 2 de la tarde, teniendo que coger el metro de vuelta a las 5 si no quería quedarme en Francia.

Tenía por delante 2 horas para recorrer 5 kilómetros por una de las ciudades más monumentales de Europa. Quién me mandará meterme en estos embolados.

Plaza otoñal

Love it´s in the air

Alejándome poco a poco de la zona de turistas y vendedores de mini torres, la ciudad se mostraba disfrutando del día de sol, con estudiantes dibujando a la ribera del Sena, gente tomando café en las terrazas, viejos al sol en los parques y mucha actividad en las calles. Hay que aprovechar el buen tiempo lo máximo posible.

Parándome a hacer fotos más que caminando, llegué a la gran plaza de la Concordia (Place de la Concorde), punto intermedio entre los Campos Elíseos (Champs Elysées) y los jardines de las Tullerías (Jardins des Tuileries), así como sede de la FIA y de otros organismos internacionales. En el recorrido pasé al lado del Gran Palacio (Grand Palais), grande de verdad, pero vacío por dentro debido a las reformas, el Pequeño Palacio (Petit Palais) y multitud de pequeños jardines que bajo la luz otoñal estaban preciosos.

Grand Palais
Plaza de la Concordia
Ciclista con estilo

Entraba en los Jardines de las Tullerías a una hora de tener que dejar esta ciudad que me iba gustando cada vez más. El ambiente otoñal se notaba en este gran parque, cuyas sillas no están ancladas al suelo, pudiéndose mover para tumbarse mejor a tomar el sol. Aprovechando esta tranquilidad, que mejor que tomar un crépe (frixuelo en Asturias) con nata y chocolate. Lo curioso es que estando en plena zona turística de París, que se considera carísima, el precio era el mismo que en España (3,5€).

Al final de los jardines, unos lagos con muchas palomas y el famoso Museo del Louvre (Musee Du Louvree). Este museo, considerado el más importante del mundo, se muestra imponente y simpático con las tres pirámides de cristal que hay en el patio. Me quedé con muchas ganas de visitarlo, pero en una hora debe ser algo imposible.

Jardín de las Tullerías
Jardín de las Tullerías y Museo del Louvre
Dando de comer a los pájaros
Street Photography
Entrando al museo del Louvre, París
Museo del Louvre

Última media hora, tiempo justo para llegar a la parada de metro de Notre Dame. El atardecer estaba empezando, lo que unido al caminar al lado del río, dio lugar a algunas de las fotos que más me gustan de esta parada express.

Un mercado callejero con puestos fijos, Pont Neuf, la plaza de la catedral de Notre-Dame, el señor con los dos perritos y ya es la hora. Corriendo al metro, que en dos horas despega el avión rumbo a Praga, pero esa será otra historia.

Mercado callejero
En la ribera del Sena
El río Sena a su paso por París durante el atardecer. Francia
Love it´s in the tree
Leyendo sobre el Sena
En Notre Dame

Más información

Temas: , , ,
Sobre Víctor Gómez
¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Definitivamente esta es una ciudad para enamorar, un destino romántico y apetecible no sólo para un buen plan de pareja sino además para todos aquellos que quieran disfrutar del arte, de la elegancia, la cocina, la historia… Obvio que ninguno puede dejar de visitar la torre Eiffel que evoca la pasión del mundo y que me sugiere que vale la pena estar unos días sólo allí, “la ciudad del amor”… umm!!! Acá les dejo algo al respecto http://mundoviajes.portalmundos.com/paris-mon-amour/

  2. Pingback: Aparición en National Geographic | Víctor Gómez

  3. Pingback: La Torre Eiffel, icono de París - machbel

  4. Pingback: Viajar para conocer sitios, o amores - machbel

  5. Pingback: Volviendo a una ciudad que apenas conocía | machbel

  6. Pingback: La misteriosa galería de las quimeras o gárgolas de Notre Dame, París | machbel

  7. Qué recuerdos de mi último viaje! En cuatro días me dio tiempo a ver muchísimas cosas, conocidas y menos conocidas. Recomiendo el “muro de los te quiero”, en el parque que hay enfrente de la parada de metro Abesses (creo que se escribía así) se puede aprovechar si visitas el Sacre Coeur, porque está al lado :) Muy chulo, además vas viendo de que país es la gente que hay porque señala el “te quiero” en su idioma para la foto jeje

    • Si que corristeis! Ese muro tengo muchas ganas de verlo, que la última vez que estuve por ahí no tenía apuntado visitarlo y se me pasó jeje. Para la próxima. Un saludo!