29 trucos infalibles para hacer mejores fotografías

Consejos, trucos, tips, llámalos como quieras, pero estas son las 29 cosas que más me han ayudado para mejorar como fotógrafo en los 10 años que llevo con la cámara colgada al cuello. En la fotografía, al igual que en el resto de artes, no hay atajos ni caminos fáciles, y sólo se llega a la excelencia tras mucho practicar y fijarse especialmente en los detalles. Para que no se te pase de largo lo más importante, léete bien estos puntos, y si les haces caso, verás cómo tus fotografías mejorarán.

Personas fotografiando by machbel
Fotografiando el mundo desde lo más alto

1 – El horizonte, recto

Empecemos con una fácil. Las prisas son un gran mal en fotografía, pero no sirven de excusa para el pecado capital que supone un horizonte algo torcido en fotos donde se vea una gran masa de agua, como un lago o el mar. Dirás que los artistas tienen fotos con horizontes torcidos, pero seguro que es por un buen motivo. Una inclinación de 5º en una foto de mar es un pecado, y punto. Es muy fácil enderezar una imagen, incluso en Instagram, así que no nos hagas tirarnos de los pelos y endereza esos horizontes cuando no hay un motivo para torcerlos. Y si los tuerces, que sea con ganas, que se vea tu intención y tu lado “artístico”.

2 – Busca un punto de atención

El éxito de una fotografía se mide en gran parte por su capacidad por atraer nuestra atención y querer mirarla durante unos instantes. Cuando en la imagen aparece la torre Eiffel, un bonito atardecer o un lindo gatito es fácil que nuestra ajetreada cabeza descanse observándolos, pero cuando no hay algo que llame poderosamente la atención, nos despistaremos y pasaremos de largo, así que busca siempre algo que llame la atención con claridad sobre el resto de elementos. Siempre es posible, hasta en las situaciones más caóticas.

3 – El rojo pasará a ser tu color favorito

Nada hay que llame más la atención que el color rojo, de ahí que esté en las señales de peligro, en los bichos venenosos y en las frutas más ricas. Y como esto de la fotografía no es ninguna ciencia rara, pues el rojo también tiene que ser importante, ya que es el color en que primero nos fijamos y que más atrae a nuestros ojos. Así que imagínate lo potente (Vocabulario fotográfico: potente significa fotón, muchos likes en facebook) que sería una imagen con alguien de rojo en el punto de atención. Si es una chica, likes x2. La Red Shirt School of Photography ya fue inventada en los años 50, cuando se popularizó la fotografía en color, así que es todo un clásico.

Personas fotografiando by machbel
Estos consejos fotográficos son buenos. Te lo digo yo

4 – Sigue la regla de los tercios

Hablando de puntos de atención, hay que saber dónde colocar en la imagen eso que nos ha impulsado a hacer clic al botón de nuestra cámara. Lo que no falla nunca es la regla de los tercios, de la que ya habrás oído hablar mucho. Es una simplificación de la sección áurea, esa que usaban los griegos para sus composiciones armónicamente perfectas, y consiste en dividir la imagen en 3 filas y columnas con rayas situadas de forma equidistante. Las intersecciones de estas rayas son los puntos fuertes, donde deberíamos situar el elemento más importante de la foto. Curiosamente, estos puntos fuertes coinciden muchas veces con los puntos de enfoque de la cámara, o la propia cámara nos muestra las rayas de los tercios en la pantalla, así que más fácil imposible, y para empezar nos asegura un encuadre “correcto”. (Puedes aprender más de composición en el curso fotográfico de El mundo a través, muy recomendable y 5% de descuento con la palabra “machbel”)

5 – Desde arriba, todo se ve mejor

Cuando no sepas muy bien desde dónde hacer una foto, busca un punto elevado. En paisajes o ciudades siempre funciona una foto desde un sitio alto, y en el resto de casos, una perspectiva cenital (desde arriba mirando hacia abajo, como mirando desde la ventana de casa a la calle) conseguirá por lo menos una imagen llamativa. Cuando me dio este consejo la fotógrafa Wamba no me lo creí, pero es verdad, las fotos desde arriba siempre funcionan.

6 – Busca la luz (la buena)

La gran frase de los artistillas con cámara es “soy un buscador de la luz” o “la luz es mi guía”. La frase suena muy a padawan recién estrenado en eso de la Fuerza, pero no les falta razón. Sin luz, difícilmente habrá foto, aunque tan solo sea el brillo de las estrellas. Pero no toda la luz es bonita o queda bien en fotos, y como esta es una guía rápida, ahí va mi consejo: las mejores luces son las del amanecer y atardecer, porque inciden de manera oblicua. O sea, nada de salir en pleno mediodía del mes de agosto con una solana que fríe hasta a los pájaros; hay luz, pero no de la bonita, de esa que es más tostada y que ilumina de lado, no desde arriba.

7 – La postura lo es todo

Cual Yoda en lecciones básicas de Jedi, te diré que la postura ayuda, y mucho, a hacer mejores fotos, pero sobre todo, a parecer fotógrafo, y eso es lo que más nos va a importar para nuestro ego. La cámara hay que apoyarla totalmente en la mano izquierda (lo siento zurdos, nadie dijo que en la fotografía hubiera igualdad), y con la mano derecha tan sólo pulsamos el botón y accionamos los mandos. El codo izquierdo hay que pegarlo lo más posible al cuerpo, y adelantar la pierna izquierda, para conseguir la postura más estable posible. No es complicado, y nos evitará problemas al sujetar cámaras pesadas, de esas que tanto ansiamos comprar, porque son las de pro y tienen muchos botones para jugar. Si veis a alguien moviendo el zoom del objetivo con la mano izquierda con la palma hacia afuera (tengo que reconocer que alguna vez lo he hecho), una de dos: o es un artistilla o sabe lo que está haciendo, pero mejor será no imitarlo. Vosotros sabéis cuál es la buena postura. Usadla.

Personas fotografiando by machbel
La postura lo es todo en fotografía

8 – Cualquier cámara es buena, ¡incluso el móvil!

Burro grande ande o no ande, o lo que es lo mismo, las cámaras buenas pesan, son grandes y caras. Esto que nos creemos cual mantra incentivado por las marcas de cámaras es cierto sólo en parte. Si vamos al Serengueti o a una carrera de Fórmula 1 y queremos hacer buenas fotos hay que llevar una cámara grande y pesada con un gran teleobjetivo, pero como eso pasará en pocas ocasiones, es mucho mejor saber hacer fotos con cualquier tipo de cámara, incluso el móvil. Cierto es que eso de que la cámara no importa sólo lo dicen los que tienen buenas cámaras (¡yo lo estoy diciendo y tengo una full frame!), pero por ser mejor no va a encuadrar ni hacer mejores fotos, posiblemente sean peores si no conocemos la cámara al dedillo. Así que centraos más en componer, encuadrar y buscar puntos de atención, que en las novedades de las marcas. Cualquier réflex de hoy en día da mejor calidad que una cámara de más de 20 años, y no por ello se hacen mejores fotos ahora. Incluso con el móvil se pueden hacer maravillas, sólo hay que ver el perfil de Instagram de Victoriano IzquierdoDavid GuttenfelderJim Richardson (En el mío, machbel en instagram, casi no pongo fotos de móvil. Lo siento)

9 – No intentes abarcarlo todo

Uno de los grandes males de los principiantes es querer abarcarlo todo en una sola imagen, y lamento decirlo, pero no se puede o es muy complicado. La fotografía se basa en plasmar momentos, instantes, sensaciones en una imagen estática, así que es mejor tener 4 fotos que cuenten algo, que una que sea una locura total. Siempre dicen que menos es más, y aunque no estoy muy de acuerdo con esta frase en lo referido a la fotografía, para empezar es mejor centrarnos en contar una sola cosa en una foto.

10 – La gente siempre añade interés

Yo soy un gran defensor de incluir a la gente dentro de las fotografías, ya sea los que pasean por delante de un monumento, los turistas, o el senderista que recorre la montaña. Por mucho que nos gusten los grandes paisajes o los animales, somos unos egoístas antropocentristas, y lo que más nos gusta es ver a gente en las fotos, aunque sólo sea para cotillear sobre cómo visten en la otra parte del mundo. Así que menos miedo a incluir extraños dentro de nuestros encuadres, y a exprimirse la cabezota en busca de buenas composiciones. Eso sí, viendo la paranoia colectiva que hay últimamente, cuidado con los niños.

11 – Si algo se mueve, deja espacio hacia donde se mueve

Un truco muy sencillo de composición. Si algo se mueve, o sabemos que se mueve (coche, bicicleta, incluso la mirada de una persona), y le hacemos una foto, deja más espacio hacia el lugar que se dirige para dar sensación de movimiento y crear una imagen más dinámica. Si no le dejamos espacio, el resultado será opresivo. Cuestión de gustos y de qué queramos conseguir, pero hay que saber que esto pasa.

12 – Acuérdate de los detalles

Siempre nos empeñamos en sacar grandes panorámicas donde se vean todos los monumentos, todo el valle, o esa gran playa, pero, ¿cómo son los remaches de la torre Eiffel?, ¿qué pequeña planta hay que hace especial al valle?, ¿qué forma tienen las conchas en una playa del Caribe? Todas son preguntas que sólo podremos contestar con una foto de un detalle, así que los grandes paisajes están muy bien, pero no debemos olvidarnos de los pequeños detalles, que añaden más información al lugar y son fotos muy agradecidas, incluso se puede decir que artísticas. Eso sí, por favor, no caigamos en la manía de SÓLO hacer detalles con el fondo desenfocado y brillitos a lo J.J. Abrams.

Personas fotografiando by machbel
Detalle de posavasos serie L

13 – Haz series

No te estoy pidiendo que cambies de disciplina y te pongas a grabar nuevos episodios de los Vigilantes de la Playa, sólo que hagas fotos con un tema en común. No hace falta nada complicado, tan solo algo que te interese. Puertas, ventanas, bocas de incendio, baldosas, conos, alcantarillas, etc… Cualquier cosa vale, y cuando hagas 30 fotos diferentes de conos, entonces tendrás una bonita colección para enseñar al mundo, o una nueva paranoia para asustarlos.

14 – Si esperas lo suficiente, siempre va a pasar alguien en bicicleta

El propio Henri Cartier Bresson decía esto (Vocabulario fotográfico: Henri Cartier Bresson, o HCB por sus siglas en francés, es Dios en fotografía. Nadie te hablará mal de él, y todas sus fotos son perfectas. En serio, hasta yo lo digo), y si lo dice él, entonces va a misa. 5 años han pasado desde que leí esta frase, y siempre que necesito una bicicleta para completar el encuadre, espero un rato hasta que pase una. Eso sí, poner 10 minutos de tope es suficiente, ya que si no el tiempo de espera puede tender a infinito.

15 – El trípode es tu amigo, aunque sea un pesado

A mí nunca me gustó el trípode. Cargar con él, tener que colocarlo de forma estable, llevarlo en la maleta en lugar de esa botella de ron añejo tan bueno… Todo son inconvenientes, pero me gustan las fotos que SÓLO se pueden hacer con trípode: atardeceres (hey, ese era el momento de la buena luz ¿no?), cielos estrellados, ríos con aguas sedosas (o mejor conocidas como fotos de restaurante chino), interiores tope HDR (Vocabulario fotográfico: HDR – high dynamic range – es una técnica para conseguir fotos realistas en lugares de mucho contraste lumínico, que ha derivado en las mayores macarradas jamás vistas en fotografía), autorretratos sin móvil, uso de grandes teleobjetivos. Vamos, lo mejorcito y más espectacular necesita de un trípode, así que dedícale su tiempo y carga con él…o busca a alguien que lo haga por ti (consejo extra: ya sabes qué hacer con todos esos que te piden un hueco en la maleta cuando te vas de viaje ;)

16 – Si tienes que comprar algún trasto, que sea un filtro polarizador

Y si es de los buenos (metáfora de caro), entonces mucho mejor. Un filtro polarizador, como su nombre indica, polariza la luz que entra en el objetivo, eliminando los rayos indirectos. Como resultado obtenemos cielos más intensos, agua casi transparente, y mares que parecen el Caribe, sin falta de estar allí. Además, reduce un poco el contraste cuando el sol pega muy fuerte, por lo que es muy útil de día. Si está nublado, entonces es casi inservible. Es uno de los accesorios más económicos (dentro del alto coste que tienen las buenas marcas), y que más nos va a ayudar en nuestras fotografías. Para mí es imprescindible mi filtro polarizador B+W slim de 77mm.

17 – Ve ligero, anda más

Una frase que podría haber dicho el mismísimo Steve Jobs, pero que se la oí a Tino Soriano (Vocabulario fotográfico: gran fotógrafo español. Trabaja para National Geographic, así que imagínate lo bueno que es), y que siempre defiende que lo importante en fotografía es moverse, sobre todo en viajes, por lo que cuanto menos peso lleves, más te vas a poder mover porque no te cansarás tanto. Di adiós a esas mochilonas donde entra todo tu pesado equipo y piensa en usar cámaras ligeras y objetivos pequeños. Tu bolsillo lo agradecerá, tu espalda lo agradecerá, y tus fotografías seguro que también.

Personas fotografiando by machbel
Fotógrafo cómodo

18 – De noche se pueden hacer fotos (y congelar estrellas)

Decía en un consejo anterior que hay que buscar la luz, y que en todo momento hay luz para hacer fotos, incluso de noche, cuando está muy oscuro. Tan solo hemos de cargar con nuestro bien amado trípode y dejar que la cámara trabaje durante segundos o incluso minutos para captar las estrellas. Como la Tierra gira, si hacemos una foto durante 5 ó 10 minutos apuntando al cielo veremos cómo las estrellas dibujan su recorrido haciendo un stairtrail (Vocabulario fotográfico: rastro de la estrella causado por el giro de la Tierra. En inglés suena mejor), lo que nos permitirá conseguir grandes efectos. Si queremos que las estrellas se estén quietecitas, entonces mejor no pasar de 30 segundos de tiempo de exposición.

19 – Hipótesis 1: es posible hacer fotos con cualquier tiempo climático

Haga sol, llueva, nieve, caigan rayos o sea de noche, siempre podemos hacer fotos, así que menos quejarse por el tiempo y más abrigarse para salir de casa a hacer fotos. Uno nunca sabe cuándo va a hacer esa foto que de verdad le guste aunque no reciba casi likes (desgraciadamente esto pasa mucho). Seguro que te sentirás orgulloso de haberla hecho, y se te olvidarán en un periquete la lluvia, el frío y el catarro que cogiste aquel día.

20 – Hipótesis 2: es posible hacer fotos a cualquier hora del día

Decía antes que hay que buscar la mejor luz (sé que me repito, pero este es un consejo de los buenos), pero también se pueden hacer buenas fotos con la luz horrible de las 12 del mediodía cayendo a plomo sobre nuestra cabeza. Únicamente hay que buscar alternativas, como fotografiar en zonas con sombra, buscar grandes contrastes de luz (para fotos de edificios modernos esto es muy agradecido) o meterse en el interior de monumentos o museos. Y si nada de esto funciona y la foto es horrible, siempre podemos pasarla a blanco y negro. Seguirá siendo igual de mala, pero le habremos dado un toque artístico.

21 – Hipótesis 3: es posible hacer fotos en cualquier sitio

De las relucientes calles de Rodeo Street a las minas abandonadas de Mazarrón, cualquier lugar es bueno para hacer fotos. Incluso debajo del mar (Aviso: las cámaras no suelen ser sumergibles, hay que ponerles una carcasa para ello) podemos hacer clic con nuestra cámara, así que menos quejarse de que nuestra ciudad / pueblo / aldea / barrio no es fotogénica, y más buscar fotos. La mayoría de grandes fotógrafos han hecho sus mejores fotos cerca de casa (vivir en Nueva York ayuda, claro), incluso los especializados en naturaleza. Es más fácil llegar al lugar en el momento de buena luz si vives cerca que si tienes que cruzar medio mundo.

22 – Corolario: se pueden hacer fotos siempre

Con las hipótesis 1, 2 y 3 llegamos a una conclusión sencilla: siempre es posible hacer fotos. Da igual el clima, el lugar y la hora del día, sólo necesitamos la intención y las ganas de hacer fotos. Que sean buenas o no depende de muchos factores que se aprenden con la práctica, pero, si no practicamos, ¿cómo vamos a saber cuáles son? Por eso dicen que la mejor cámara es la que llevamos encima, aunque sea el móvil, dado que si vemos una foto, por lo menos debemos intentar inmortalizarla con lo que tengamos a mano. Seguro que contaremos con más oportunidades para repetirla en mejores condiciones.

Personas fotografiando by machbel
Usa protector solar” siempre será el mejor consejo que te puedan dar

23 – Plantéate retos

Tras la gran conclusión anterior, vamos con un punto más sencillo. Un arte nunca se aprende del todo, y más si es tan amplio como la fotografía. Pero llega un momento en que ya controlas la técnica, más o menos te defiendes en una serie de campos en los que te encuentras a gusto, y puede que te empieces a aburrir. Ahí llega el momento de plantearte retos, liarte la manta a la cabeza y atreverte con eso que nunca te atrajo. ¿Haces fotos de naturaleza? Pues prueba con retratos de gente. ¿Te gusta hacer fotos a gente? Pues prueba con fotos de arquitectura, con trípode y todo. ¿Te encantan los HDRs ultra procesados full color? Deja de procesar las fotos. Así probarás otros campos, aprenderás cosas nuevas, y seguro que recuperarás el gusanillo que te atrajo a este mundo, además de mejorar sustancialmente como fotógrafo.

24 – Haz siempre fotos en RAW a la mayor resolución y calidad

Pasemos a la parte técnica. Un consejo fácil de entender, de aplicar, y que aun así algunos se empeñan en ignorar. Si nuestra cámara tiene chorromil megapíxeles y formato RAW de 16 bits, ¿por qué nos empeñamos en hacer las fotos en jpeg calidad media? Algunos dirán que los RAW ocupan mucho (dispara menos y ten tarjetas más grandes), que tardan más en el procesado (eso es que no conocen Adobe Lightroom o similares), o que la cámara va más lenta en ráfaga; pero si podemos plasmar nuestras capturas en un formato de gran calidad, no tiene sentido usar un formato con pérdida para nuestras pequeñas obras de arte. Imagina que haces la foto del siglo y te encuentras que al imprimirla a 30×20 sale toda pixelada, aunque fuera hecha con una cámara de 20 megapíxeles. Una pena, ¿verdad? Pues evítalo disparando en RAW. Siempre. Incluso en deporte.

25 – Al procesar, vuelve a mirar la foto pasado un tiempo después del primer revelado

Una cosa muy mala que tenemos los humanos es que nos acostumbramos en seguida a las cosas, sobre todo si son buenas. Así, al procesar o revelar una foto (Vocabulario fotográfico: tratar la foto en Photoshop, Lightroom o similares, antes de llegar al punto de considerarse una aberración del averno a la que cualquier enfermo del HDR le pondría ojitos), nuestra vista se acostumbra en nada a un contraste más intenso de lo necesario, a una dominante de color totalmente irreal, o a cualquier otro efecto que pudimos añadir sin darnos cuenta. Por eso es importante dejar reposar un poco a nuestro maltrecho cerebro, y revisar las fotos pasado un tiempo del primer revelado, antes de que ningún otro ser bípedo pueda verlas y opinar sobre ellas. Ya sabes, sólo hay una oportunidad para una primera impresión.

26 – Al procesar, mira de vez en cuando la foto original

Otra forma de comprobar que no te estás pasando de rosca a la hora de revelar o procesar una foto es echando una ojeada de vez en cuando a la fotografía original, tal cual salió de la cámara. En Lightroom (os juro que no os intento vender el programa, pero es rematadamente cómodo) es muy sencillo ver la fotografía original, y nos permitirá comprobar que no se nos está yendo de las manos el retoque. Esto es especialmente importante al procesar fotos de retratos, para evitar esos llamados Photoshop Fails (Vocabulario fotográfico: dícese de chapuzas de Photoshop que aparecen en publicaciones de renombre, no se sabe si por las prisas, requerimientos de los modelos o venganza de los becarios), donde de repente una persona pasa a tener 3 brazos, le desaparece la cadera,o su cara tiene menos arrugas que la de un bebé.

27 – Nunca pienses: esto ya lo arreglo yo en Photoshop

Photoshop, y para mi gusto Lightroom, son unas herramientas fantásticas que nos permitirán hacer cosas increíbles y llevarán nuestras fotografías a nuevas cotas de calidad de una forma cuasi mágica, por eso tenemos que usarlas lo menos posible. La “calidad cuasi mágica” se traduce normalmente en macarradas similares al HDR enfermizo, y si tenemos que arreglar algo, es que la foto no está bien hecha. Si la foto está bien expuesta, la luz es buena y la composición nos gusta, entonces ajustando un poco el contraste, enfoque y quizás colores ya tendremos la foto lista para impresionar al resto de mortales e inmortales. Además, son todo ventajas: pasaremos más tiempo haciendo fotos buenas y menos tiempo delante del ordenador, que se supone que es lo que menos nos gusta de la fotografía digital (omito lo de no poder colocarnos con los líquidos de revelado)

Personas fotografiando by machbel
Incluso se puede fotografiar mientras comes

28 – ¡Experimenta!

Habrás oído que los experimentos siempre con gaseosa. Pues si eres fotógrafo adquieres un nuevo superpoder, y es que ¡también puedes hacer experimentos con la cámara! Por algo dicen que es la mejor afición / profesión del mundo. Así que ya sabes, estás bendecido con el poder de experimentar con un nuevo artilugio lleno de botones y lucecitas, no desperdicies la ocasión y atrévete con todo. Retrato, naturaleza, animales, astrofotografía, deportes, acción, macro, stairtrail, lightpainting, publicidad, fotomontaje, reportaje, strobist, street photography, bodegones, moda, fine-art, nocturna, trípode mojado, social, viajes, arquitectura, naturaleza muerta, submarina, larga exposición, etc. La lista de géneros fotográficos es interminable, así que no digas que está todo fotografiado y haz clic.

29 – No hagas caso a las listas de trucos

Por fin, ¡último punto! Si te has leído todo esto, ¡enhorabuena!, eres 10 minutos más viejo que cuando empezaste a leerlo. Aquí viene la gran conclusión, la piedra filosofal en esto de la fotografía: En Internet encontrarás miles, si no millones, de listas con cómo ser mejor fotógrafo, cuáles son los objetivos que no pueden faltar en tu bolsa, los mejores lugares para hacer fotos, los trucos para ser un maestro de la street photography… Pues bien, la mayoría de estas listas son totalmente inútiles, porque siempre repiten lo mismo una y otra vez, y están escritas por gente que no tiene nada mejor que hacer que pasarse un buen rato divagando sobre qué productos comprar. Así que no pierdas el tiempo, coge la cámara, y haz fotos, que es la mejor manera de aprender. Y recuerda, las fotos se hacen con la cabeza, no con el dedo, como dicen por ahí. Si alguna de las cosas aquí comentadas te han sonado a chino, entonces es momento de hacer un buen curso de fotografía.

Hasta aquí esta lista de consejos infalibles. Si los sigues, verás mejorar de manera espectacular tus fotografías. Para cualquier duda, ya sabes, pregúntame en los comentarios, y si quieres estar informado de todas las novedades, sígueme en las redes sociales (facebook, twitter e instagram – mi favorita :D)

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Muy muy muy buen resumen, aunque yo añadiría algo básico que aunque pueda resultar obvio la gente no lo suele hacer: respirar y calmarse antes de darle al botonín. Luego, aparte de que las fotos salen movidas el ansia hacer que haya tropecientas fotos iguales y ninguna medianamente decente :( Yo esto todavía aprendí a hacerlo hace poco jeje 1. Pensar 2. Calmarse 3. Botón (y una vez que le hayas cogido el tranquillo lo harás tan rápido que casi parece un sólo paso) ¡Un abrazo!

    • Muy buen consejo, en la linea de “las fotos se hacen con la cabeza, no con el dedo”. Está visto que las cosas pensándolas un poco y con calma salen mucho mejor. Un abrazo!

  2. Pingback: 29 trucos infalibles para hacer mejores fotografías

  3. Me han gustado muchos los consejos, y especialmente la forma de contarlos. Muchas verdades que en ocasiones olvidamos pensando en que lo único que importa es tener una cámara de 4 dígitos de precios y 5 o 6 objetivos, practicando, siendo paciente y usando la cabeza todo se va mejorando.

    A seguir que voy esas cuentas de instagram, que seguro que me vienen geniales :)

    • Una cámara buena ayuda, pero si la foto no es buena, no va a arreglarla una camra de 4 cifras.
      Espero que te gusten las cuentas de Instagram, algún día publicaré mis favoritas.
      un saludo!

  4. Grandes consejos Víctor! No sé que hago sin un filtro polarizador, tendré que remediarlo pronto :P Y lo de buscar los detalles da un resultado genial, a mi a veces se me olvida al ser “abducido” por el paisaje general o monumento en cuestión, pero a ver si me lo aplico más porque me encanta. Saludos!

    • Gracias! Pues consigue un polarizador que se nota mucho cuando hace sol.
      Los detalles siempre aportan mucho de un lugar, porque son cosas que no se ven en las fotos generales y sólo reparas en ellas cuando estas en el sitio. Un saludo!

  5. Oleee!!! Buenísimo el post!!! He cogido apuntes y todo :)… Le paso tu link a otros amigos que están iniciándose en el mundo de la fotografía y sé que tus consejos le van a venir muy bien!
    Un saludo,
    Vero.

    • Pues con lo relativamente baratos que son para los buenos resultados que dan, ya va siendo hora de hacerse con uno. Para paisajes con sol van geniales.

  6. Me han gustado mucho, especialmente el 25… Es increíble lo rápido que uno piensa: “venga, le subo esto un poco más y ya queda de puta madre”, pero luego las ves al tiempo y dan bastante vergüenza XD

    Lo de sacar las fotos en RAW lo empecé a hacer hace relativamente poco… y no sabes lo mucho que me arrepiento de no haber empezado antes. Pero bueno, más vale tarde que nunca :-)

    Saludos de un mal intento de fotógrafo y compañero de GaliciaTB, a ver si nos conocemos en alguna de las futuras quedadas :-)

    • Photoshop o Lightroom es un gran peligro y muy fácil de recurrir, pero siempre hay algo que no se puede retocar en postproceso y después da mucha pena por no haberlo hecho en el momento mucho más rápido.

      El RAW es lo que da sentido a la fotografía digital, en jpg es limitarte mucho.

      Vas al encuentro anual de Galicia TB? Pues allí estare :D