Volar en parapente sobre Gijón

Volar libre como un pájaro. El sueño de Ícaro y de muchos otros es posible hacerlo realidad de variadas maneras: en globo, en avión, en ultraligero, en paracaídas o incluso en parapente, como es el caso, que nos permite disfrutar de privilegiadas vistas mientras el viento nos mece, observando a los pájaros de tú a tú y sin nada bajo nuestros pies.

Volando en parapente sobre la costa de Gijón Asturias by machbel
Volando en parapente

El piloto me enganchó a sus arneses y nos acercamos al final del monte. Era el momento. Según me explicaron los compañeros, para despegar tendría que correr hacia el borde del acantilado y no parar hasta que me lo dijera el piloto, pero como hacía mucho aire, podría ser que no tuviera que hacer nada. Así fue. En el momento en que nos soltaron, el fuerte viento hizo su trabajo y, ¡voilá! ¡Estábamos volando!

Volando en parapente sobre la costa de Gijón Asturias by machbel
Preparando el equipo
Volando en parapente sobre la costa de Gijón Asturias by machbel
Preparando el equipo y volando
Volando en parapente sobre la costa de Gijón Asturias by machbel
Parapentes sobre Gijón
Volando en parapente sobre la costa de Gijón Asturias by machbel
Fases del vuelo

Levitábamos suavemente sobre la costa oriental de Gijón, viendo cómo poco a poco se alejaban los compañeros. La abrupta y verde costa asturiana se dejaba ver a nuestros pies, con la diminuta gente tomando el sol en la playa de Serín, ignorando nuestra vela rosa sobre ellos. A lo lejos observamos las playas de Estaño y la Ñora, donde la multitud de rocas que las protegen del bravo mar Cantábrico convertían las olas en espuma.

Seguimos tomando altura, y en un giro del parapente vimos el parque del Infanzón y los blancos acantilados, que recuerdan a los de Dover en Inglaterra. Disfruté de las vistas como un enano, tomando fotos a diestro y siniestro, en horizontal y vertical. El día era perfecto, con el sol brillando en lo alto, nubes blancas y un mar verde o azul turquesa, según se mire.

Volando en parapente sobre la costa de Gijón Asturias by machbel
Señales de viento
Volando en parapente sobre la costa de Gijón Asturias by machbel
En parapente sobre la playa de Serín
Volando en parapente sobre la costa de Gijón Asturias by machbel
Sobre el mar Cantábrico
Volando en parapente sobre la costa de Gijón Asturias by machbel
Curva en parapente
Volando en parapente sobre la costa de Gijón Asturias by machbel
Playa de Serín, Estaño y la Ñora

Ya levemente acostumbrado a la sensación de volar en parapente, y tras haber fotografiado con ganas el paisaje, el piloto, con su peculiar casco azul de Coco, me preguntó si quería un poco de acción. Ya estábamos allí arriba, así que ¿por qué no? Me puse la cámara al cuello y, una vez comprobado que yo estaba listo, empezamos a descender girando rápidamente. El estómago me dio un vuelco con tanto giro, ¡como en una montaña rusa!

¿Estás bien?” – me preguntó el piloto – “esto no es nada, si quieres le damos un poco más de caña”. Le dije que un poco más, pero que no se pasara. Varios giros después empecé a sentirme mareado, así que paramos. Lo sé, soy un flojo.
Volar en parapente es muy suave salvo cuando quieres que sea excitante. En ese caso es una mezcla entre barco y montaña rusa, sólo apto para los estómagos más fuertes y muy divertido.

Volando en parapente sobre la costa de Gijón Asturias by machbel
Volando al sol
Volando en parapente sobre la costa de Gijón Asturias by machbel
Parapente sobre el mar Cantábrico
Volando en parapente sobre la costa de Gijón Asturias by machbel
Parapente sobre la hierba
Volando en parapente sobre la costa de Gijón Asturias by machbel
Costa asturiana

El viento cada vez era más fuerte, algo que se nota fácilmente. De cara al viento, la vela apenas se movía, manteniéndose estática. Pero cuando nos poníamos a favor, volábamos, nunca mejor dicho, como el viento, en uno de los momentos que más disfruté. ¡Qué rápido se puede ir en parapente!

Tras unos 15-20 minutos en el aire, tocaba aterrizar. El fuerte viento no nos permitía movernos mucho del lugar, y además estaba subiendo peligrosamente de velocidad, así que lo mejor era volver a tierra. La maniobra resultó ser igual que al despegar, pero al revés. Nos aproximamos al prado, descendiendo suavemente, de espaldas, hasta que los compañeros en tierra nos agarraron y bajaron.

Volando en parapente sobre la costa de Gijón Asturias by machbel
En parapente sobre Gijón
Volando en parapente sobre la costa de Gijón Asturias by machbel
Sobrevolando la costa asturiana en parapente
Volando en parapente sobre la costa de Gijón Asturias by machbel
Colina del Cuervo, Gijón
Volando en parapente sobre la costa de Gijón Asturias by machbel
Costa asturiana

Con los pies ya en la hierba termina esta nueva experiencia, volar en parapente, que me gustó mucho. Es la forma ideal de ver lugares desde el aire, fotografiarlos, y de disfrutar de la sensación de volar. Me recordó mucho a volar en globo, aunque estando más en contacto aún con el entorno. Por otro lado, también oyes más el ruido del viento y hay menos libertad de movimientos. Lo que tengo claro es que todos deberíamos probarlo, puesto que su coste es asumible, por lo menos en Gijón.

Más información:

Sobre Víctor Gómez
¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Volar en parapente sobre Gijón - machbel...

  3. ¡Toda una experiencia! Yo sería mucho más floja que tú, pero creo que es algo que me gustaría probar… Me lo anoto!
    Saludos

  4. Pingback: Sobrevolando la Sierra de Cádiz en avioneta (con vídeo) - machbel

  5. Pingback: Los 10 mejores miradores de Gijón, Asturias - machbel

  6. Pingback: Ferrol por tierra, mar y aire. Turismo activo para todos - machbel