Verona en un día: 11 lugares qué ver en la ciudad más romántica de Italia (con mapa)

Verona es una de las ciudades más bonitas de Italia. A caballo entre el Lago di Garda y Venecia, es un destino obligado para todos los que disfrutan con la belleza de los palacios, iglesias y callejuelas italianas. Si Julio César venía aquí de vacaciones, algo tiene que tener.

Mundialmente famosa por la historia de amor de Romeo y Julieta, que se ambienta entre Verona y Mantua, hay muchos más lugares de interés a visitar que la casa donde residía Julieta o el palacio de los Montesco.

En este artículo te mostraré los 11 lugares imprescindibles en una buena visita a Verona, así como algunos de los mejores planes que puedes hacer partiendo desde aquí.

Verona al atardecer desde Castel S. Pietro
Verona al atardecer desde Castel S. Pietro

Arena de Verona

El monumento que más me sorprende de Verona es su gran anfiteatro romano, el cuarto más grande del mundo que sigue en pie. El primero, por supuesto, es el Coliseo de Roma.

Esta gran construcción se sigue usando para representar ópera durante el festival de Verona, pudiendo albergar a más de 32.000 espectadores. El resto del año, podemos visitarlo tanto por libre como en una visita guiada que nos vaya explicando los detalles de tan magna obra.

Uno de los mejores miradores a la plaza Bra (piazza Bra) es desde lo alto de las murallas de la Arena, desde donde tendremos magníficas instantáneas.

Contrata online la visita guiada a la Arena de Verona

Parte superior de la Arena de Verona
Parte superior de la Arena de Verona
Interior de la Arena
Interior de la Arena

 

Balcones bonitos (además del de Julieta)

¿Qué hay en Verona a parte de los típicos monumentos y una luz especial? Unos balcones alucinantes. Ya sea en las avenidas del centro o en el callejón más recóndito, los balcones son siempre un espectáculo digno de admiración.

Los hay de piedra, de metal forjado, con flores, con hiedra y de mil maneras diferentes. Una de las mejores cosas que puedes hacer en Verona es ir caminando mirando hacia arriba, hacia las fachadas de los palazzos y buscando los balcones más bonitos.

Y es que en Verona, el balcón de la casa de Julieta puede ser el más fotografiado, pero no es el más bonito.

Balcón de piedra
Balcón de piedra
Balcón antiguo
Balcón antiguo

 

Ver atardecer desde el Castel S. Pietro

Las mejores vistas al atardecer las tienes al cruzar al otro lado del río Adigio por el Ponte Pietra y subir hasta las murallas del Castel San Pietro. El camino está lleno de escaleras, pero las vistas merecen mucho el esfuerzo.

Durante toda la ascensión tendremos pequeños huecos entre los árboles para admirar la ciudad, y una vez llegamos arriba del todo, hay un espectacular mirador sobre toda Verona rodeada por el río y con el sol poniéndose como colofón para una gran postal de la ciudad.

Sin duda, este es el mejor mirador de Verona.

Vistas desde el Castel S. Pietro
Vistas desde el Castel S. Pietro

 

La Catedral (Il Duomo)

En toda ciudad italiana y española hay que visitar su catedral, pues son el máximo exponente artístico abierto al gran público. En Verona no iba a ser diferente, y encontramos dentro de la Catedral de Santa Maria Matricolare una exhuberante mezcla de estilos: el pórtico y el ábside románico, el interior gótico (repleto de frescos), los añadidos renacentistas, etc…

Además, en la visita a la Catedral de Verona podemos acceder a otros dos espacios religiosos del siglo XII: la iglesia de Santa Elena y el baptisterio de San Giovanni in Fonte, con una decoración mucho más sobria acorde con su época.

Que la sencilla fachada (para ser Italia) ni su aparente pequeño tamaño no te engañe, la Catedral de Verona es un monumento muy bonito para visitar.

Retablo principal de la catedral
Retablo principal de la catedral
Altar en la Catedral
Altar en la Catedral

 

Castillo de Castelvecchio y el puente Scaligero

Me encantan los castillos, y en Verona hay uno en pleno centro de la ciudad. Se trata del actual museo de Castelvecchio, pues este espacio fortificado de altas murallas se usa como espacio museístico que recorre toda la historia de Lombardía y del Véneto desde la época romana hasta la actualidad.

Es considerado uno de los museos más importantes de Italia por la calidad de las obras expuestas, y supongo que también por lo geniales de las instalaciones.

Además del castillo de Castelvecchio, por la cara que da hacia el río podemos cruzar por el puente Scaligero, un puente medieval fortificado por gruesas murallas, a las que podemos subirnos para tener otras vistas del castillo.

Una visita de lo más sorprendente.

Interior del Castelvecchio
Interior del Castelvecchio
Puente de Scaligero
Puente de Scaligero

 

Las Piazzas: Piazza Bra, Piazza Delle Erbe y Piazza dei Signori

Las plazas son los centros neurálgicos en todas las ciudades. En Verona hay tres plazas que destacan sobre manera, y donde te encantará pararte un rato a disfrutar de un expresso o de un helado viendo como discurre la vida.

La Piazza Bra contiene el anfiteatro Arena, así que es una plaza muy amplia y abierta, con zona ajardinada y con inmensas terrazas de cafeterías que dan paso a tiendas de moda.

La Piazza Delle Erbe está en pleno centro neurálgico de Verona, rodeada de palacios, y con una bonita fuente en el centro. Su estilo recuerda a la Piazza Navona de Roma, y aquí siempre encontraremos puestos de algún mercado con artículos de regalo y terrazas de cafeterías. Además, desde aquí se puede subir a la torre dei Lamberti, de la que te hablo en el siguiente punto.

Y la última gran plaza de Verona es la Piazza dei Signori, dominada por una estatua de Dante. Esta plaza es más pequeña que las anteriores, pero aún así los edificios que la componen son de alta alcurnia y con mucha solera, como en toda buena ciudad italiana que se precie.

Lo mejor de estas plazas, además de su animada vida, ¡es que encontrarás muchos balcones!

Piazza Bra desde la Arena
Piazza Bra desde la Arena
Piazza Delle Erbe
Piazza Delle Erbe

 

Subir a la torre dei Lamberti

Si las mejores vistas al atardecer son desde el Castell San Pietro, las mejores vistas al centro de la ciudad son desde lo alto de la torre dei Lamberti.

A esta torre se accede desde la callejuela que une la Piazza Delle Erbe con la Piazza dei Signori, ya que aquí se encuentra el ayuntamiento y las escaleras para subir a la torre.

Como a todo buen mirador, conviene subir a primera hora de la mañana o a última de la tarde, cuando la luz del sol es más agradable para las fotografías, pero hay que tener en cuenta el horario de apertura el público.

Torre dei Lamberti desde Piazza Delle Erbe
Torre dei Lamberti desde Piazza Delle Erbe
Vistas desde Torre dei Lamberti
Vistas desde Torre dei Lamberti

 

Ponte Pietra

Bañada como está por el río Adigio, los puentes son otros de los monumentos más bonitos en Verona. Además del sorprendente puente Scaligero, el Ponte Pietra es el monumento romano más antiguo de la ciudad.

Destaca por su combinación de piedras y ladrillos de diferentes colores y formas, y aún así, se mantiene bien firme sobre las aguas del río.

Los márgenes del puente son unos de los lugares más fotogénicos de Verona, que puedes disfrutar tanto al amanecer como al atardecer.

Ponte Pietra al atardecer
Ponte Pietra al atardecer
Atardecer desde Ponte Pietra
Atardecer desde Ponte Pietra

 

Iglesia de Santa Anastasia

En Verona hay muchas iglesias, todas repletas de bonitos frescos y de muchas estatuas, pero a parte de la Catedral, la Iglesia de Santa Anastasia fue la que más me sorprendió por estas figuras sujetando las pilas de agua.

También hay preciosos frescos, como “La famiglia Cavalli presentata da tre angeli alla Vergine”. Lo mejor es visitar la iglesia con calma e ir buscando los detalles en las pinturas y la arquitectura. Hay mucho más de lo que puedas pensar a primera vista.

Estatua soportando el peso de la pila
Estatua soportando el peso de la pila
Interior de Iglesia de Santa Anastasia
Interior de Iglesia de Santa Anastasia

 

Porta Borsari

Esta puerta marcaba hasta donde llegaban las murallas de la ciudad en época romana, siendo esta una de las entradas principales a Verona. Actualmente, la calle Corso Cavour es una de las principales de la ciudad, y de las más bonitas (y si, hay muchos balcones).

En época romana se llamaba Porta Lovia, aunque cambió su nombre siglos más tarde para referirse a los borsari, los soldados que recogían los aranceles.

Porta Borsari es un monumento sorprendente por su situación en pleno centro, en una calle comercial de máxima afluencia.

Porta Borsari
Porta Borsari
Porta Borsari y autobús turístico
Porta Borsari y autobús turístico

 

Casa de Julieta

Y sí, si vas a Verona, vas a querer visitar la casa de Julieta y hacerte una fotografía desde este balcón. La visita al interior de la casa es muy rápida, pues apenas hay algunas estancias como el dormitorio o el salón con algunos muebles de la época o con reproducciones, siendo el lugar más emblemático el balcón (y la cola que se forma para hacerse la foto).

Como turistada está bien, pero tampoco te esperes un gran viaje histórico.

En cuanto al patio, al que se puede entrar gratis, está siempre lleno de turistas tocando el pecho a la estatua de Julieta (dicen que da suerte, aunque esta es una réplica de la original) y escribiendo declaraciones de amor en las paredes de la entrada.

Verona es conocida por esta historia de amor, siendo la casa de Julieta el lugar más visitado, estando a un paso la casa de los Montesco (la de Romeo).

En el Museo degli affreschi se conserva la tumba original de Julieta en una espartana cripta. El museo tiene alguna pieza interesante para visitar, pero si vas justo de tiempo, puedes saltártelo para ir a otros lugares.

Paredes grafiteadas a la entrada del patio de Julieta
Paredes grafiteadas a la entrada del patio de Julieta
Balcón de la casa de Julieta
Balcón de la casa de Julieta

 

Organiza tu viaje por libre a Verona

Cuántos días viajar a Verona

Verona es una ciudad pequeña que se puede ver perfectamente en un día si madrugas y te detienes poco en los sitios, siendo lo recomendable estar dos días completos (un fin de semana) para deleitarse en sus terrazas y disfrutar de más helados.

Que la leyenda de Romeo y Julieta no te aleje de Verona, es una ciudad preciosa con grandes monumentos y un aire italiano irresistible, sobre todo para pasear al atardecer a orillas del río.

Qué ver

Qué hacer

Dónde comer

  • La Conchiglia. Via Leoncino, 55.
  • Osteria Sottoriva, Via Sottoriva, 9.

Dónde dormir

 

Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizas la compra de un producto aquí listado siguiendo este enlace machbel.com recibirá una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para ti y nos ayuda a seguir manteniendo el blog gratuito.

Sobre Víctor Gómez
¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.