Cerdeña en barco, una nueva forma de descubrir la isla

Navegar por Cerdeña.
Surcar la Costa Esmeralda a bordo de tu barco.

Tan apasionante y aventurero como suena, esta forma de viajar ya no es exclusiva de los millonarios y magnates.

El acceso a los barcos se ha democratizado, y ahora es posible disfrutar de unas vacaciones llenas de glamour y grandes paisajes navegando por la isla italiana gracias al alquiler de barcos en Cerdeña, donde encontrarás diferentes tipos de barcos, veleros y catamaranes para recorrer la isla tanto con patrón como sin patrón.

Cerdeña es una isla grande, a un paso de Córcega, situada en uno de los lugares más bonitos del Mediterráneo. No en vano sus costas están bañadas por un mar turquesa transparente, sobre todo en la zona de la Costa Esmeralda.

Además, cuenta con más de 24 embarcaderos, lo que la convierte en un lugar excepcional para la navegación. Puedes hacer pequeñas travesías en barco, o aventurarte a circunnavegar toda la isla.

Hay dos zonas principales para navegar en Cerdeña, la ya mencionada Costa Esmeralda, en el noroeste de la isla, y la costa del sur, con la ciudad de Cagliari y la isla de Carloforte. Vamos a ver cuáles son los sitios más bonitos a visitar.

Navegando al atardecer
Navegando al atardecer
Mar azul turquesa de Cerdeña
Mar azul turquesa de Cerdeña

Navegar en la Costa Esmeralda de Cerdeña

Esta es sin duda la zona más famosa de la isla, así como la que tiene una vida nocturna más animada, con chill outs muy apetecibles en algunas de las mejores calas.

El aeropuerto de Olbia es la puerta de acceso a esta maravilla paisajística, con aguas transparentes en todas las calas. Tanto, que siempre te verás los pies al sumergirte en el mar.

El archipiélago de Maddalena es el lugar más icónico de la Costa Esmeralda, compuesto por 63 islas e islotes, aunque solo está habitada la mayor de todas, la isla Maddalena. Puedes atracar en Cala Gavetta o en Cala Mangiavolpe para visitar la ciudad.

Justo al lado se encuentra la isla de Caprera, salvaje y virgen, un auténtico paraíso para los deportistas, con sus kilómetros de senderos y pistas.

Este archipiélago está dentro del parque nacional, por lo que para fondear en las islas más pequeñas hay que solicitar un permiso especial.

Al sur del archipiélago se encuentra la hermosa Cala di Volpe, entre Portisco y Porto Cervo. Esta cala natural acoge tres playas paradisíacas: Liscia Ruja, Petra Bianca, Petra Niedda. En la parte norte, Golfo Pevero es una de las playas más populares y elegantes de la Costa Esmeralda.

También se encuentra en esta zona el archipiélago de Mortorio, formado por islas y afloramientos de granito que crean ese paisaje tan especial. Los mejores lugares para hacer una parada son la isla de Mortorio, así como las islas de Sofi y Le Camere.

Atardecer cerca de Capo Testa
Atardecer cerca de Capo Testa
Fondeados en una cala de la Costa Esmeralda
Fondeados en una cala de la Costa Esmeralda

Navegar en el sur de Cerdeña

El sur de la isla es mucho más tranquilo y relajado, por lo que encontrará pocos turistas en esta zona.

La capital de Cerdeña, Cagliari, es la principal ciudad del sur. Enclavada entre siete colinas, esta hermosa ciudad bien merece un paseo por su centro histórico, visitando lugares tan emblemáticos como el Palacio Real, la Basílica de San Saturno y el Bastión de San Remy.

Tampoco te puedes perder la maravillosa playa blanca de Calamosca, así como la inmensa Poetto, la principal playa de la ciudad, y la segunda playa urbana más grande del mundo tras la de Río de Janeiro.

Todo el sur de Cerdeña está salpicado de bonitas playas, siendo algunas de las más reseñables la de Porto Giunco, por sus flamencos rosas; Campulongu, con su mar turquesa; Simius Beach, ideal para ir con niños por sus aguas tranquilas; y Cuccureddus, que conduce a una interesante zona arqueológica.

Puerto de un bonito pueblo italiano
Puerto de un bonito pueblo italiano

En el sur de Cerdeña también hay un archipiélago, en este caso el de Sulcis, formado por las islas de Sant’Antioco y San Pietro. Destacan por ser lugares muy tranquilos, alejados del turismo de masas, por lo que disfrutarás de una experiencia salvaje en conexión con la naturaleza.

La villa más interesante es la de Carloforte, en la isla de San Pietro, famosa por la pesca del atún y otros productos locales.

Es muy recomendable navegar alrededor de ambas islas, pues su costa guarda grandes tesoros naturales, como los arcos de piedra de Porto Sciusciau o las cuevas del Golfo de Mezzaluna.

Nadando entre los barcos
Nadando entre los barcos

Sin duda Cerdeña es una isla repleta de tesoros por conocer, ya sea en la tierra o en el mar, por lo que visitarla a bordo de un barco es una experiencia única que nunca olvidarás.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.