Qué ver en Grecia, los 7 lugares más bonitos

Grecia es imprescindible para cualquier viajero.

Ya sea por ser actor vital en la historia occidental, por ser tierra de paso de muchas civilizaciones, o por ser la cuna de la democracia, Grecia hay que visitarla sí o sí.

Estuvo viajando por Grecia durante 15 días, visitando los lugares más turísticos, así como otros bastante alejados de las principales rutas. Fue un viaje peculiar, de contrastes dirían algunos, con momentos en los que quedé encandilado por lo que estaba viendo, y otros en los que quería irme muy lejos de donde estaba.

De todas las peripecias de estos 15 días, esta es mi selección con los 7 mejores lugares a visitar en Grecia para alguien que va por primera vez.

Puedes hacer cualquier ruta, pero no te pierdas ninguno de estos lugares si nunca los has visitado. Te aseguro que te encantarán.

La Acrópolis de Grecia un día normal

Meteora

Única. Impresionante. Imprescindible. Alucinante. Puedes poner cualquier adjetivo a Meteora, y te quedarás corto.

Este es uno de los lugares más santos de Grecia, a la vez que espectacular, ya que Meteora es un conjunto de monasterios construidos en lo alto de moles de roca.

Literalmente, la palabra Meteora significa suspendido en el cielo, pues estos monasterios desafían a la gravedad en su privilegiada posición.

Puedes visitar los seis monasterios por tu cuenta, dentro del horario de apertura, o ir en una excursión guiada.

De los seis templos, no te puedes perder el Monasterio del Gran Meteoro, que es el más grande y espectacular de todos ellos, así como el Monasterio de la Santísima Trinidad, que está un poco más aislado que el resto de monasterios.

Una jornada es suficiente para disfrutar de este lugar, eso sí, no te pierdas ver atardecer desde alguno de los miradores.

Meteora
Meteora
Monasterio de la Santísima Trinidad en Meteora
Monasterio de la Santísima Trinidad en Meteora
Monasterio de Meteora
Monasterio de Meteora

Atenas

La capital de Grecia es una ciudad sucia, fea, caótica y adorable. No sé por qué, pero a pesar de ser una ciudad tan dejada, tan maltratada, cuando la visitas te sientes cómodo.

Quizás es porque camines por donde camines siempre ves el Partenón a lo lejos, vigilante, o porque dentro de ese caos ves una ciudad vida, activa, que sigue adelante a pesar de los problemas.

Sea como sea, Atenas es una ciudad que puedes recorrer fácilmente en un día, visitando el Partenón, los museos de la Acrópolis y el barrio de Plaka y Monastiraki, suficiente para conocer la ciudad.

Si te quedas dos días, también podrás visitar el antiguo estadio olímpico de Parathinaikó, el museo de Historia, la Academia, la plaza de Syntagma y el Jardín Nacional de Atenas. No son visitas imprescindibles, pero sí recomendables si eres un gran fan de la historia griega.

Aunque Atenas sea una ciudad sin orden aparente, en ningún momento me pareció insegura y, además, se come muy bien casi en cualquier sitio al que vayas.

Conoce Atenas en un Free tour y conoce todos los free tours que puedes hacer

Vista desde Monastiraki
Vista desde Monastiraki
Acrópolis de Atenas
Acrópolis de Atenas

Oráculo de Delfos

Este es el lugar más importante de la Grecia clásica. Dicen que aquí fue donde surgió la filosofía, como oposición a los mandatos del oráculo.

Las sacerdotisas de Delfos preveían un futuro abstracto y difícil de interpretar, ambiguo en muchas ocasiones. La filosofía se proponía predecir el futuro de una forma sistemática, inequívoca, refutable.

Y miles de años después, aquí seguimos, con creencias mágicas junto con la ciencia.

Parece que poco aprendemos, y eso que ya advertían en la puerta del templo de Delfos que primero «Conócete a ti mismo».

La visita a Delfos, tanto a las ruinas como al museo se hace en un par de horas, por lo que una mañana o tarde es suficiente para conocer este lugar tan importante en la historia.

Excursión a Delfos desde Atenas

Templo de Delfos
Templo de Delfos
Anfiteatro en Delfos
Anfiteatro en Delfos

Isla de Milos

Hay cientos de islas en Grecia, así que quedarse con un puñado de ellas a visitar es tarea imposible, sobre todo si no las has visitado todas.

De las tres que visité (Santorini, Creta y Milos), me quedo sin duda con Milos como lugar imprescindible a visitar.

Aquí te encuentras de lleno con el sosiego mediterráneo, con los pueblecitos blancos y azules tan pintorescos, con paradisiacas playas donde dejar que corran las horas, con espectaculares paisajes para disfrutar a cualquier hora del día.

Milos es una isla muy bonita. Muy bonita y ventosa. Lo que hace que dependiendo del día la disfrutes más o menos.

Quizás te suene el nombre de Milos de la Venus de Milos, la escultura de mármol encontrada en esta isla, y es que en Milos hay varias canteras de este preciado material.

Milos es una isla pequeña, que puedes visitar completamente en un día, aunque quedar dos o tres días, para ir a la playa, visitar las cuevas Kleftiko y disfrutar del clima, tampoco es mal plan. No te pierdas el atardecer desde el castillo de Plaka.

Excursión a las cuevas Kleftiko en barco

Playa de Sarakíniko, Milos
Playa de Sarakíniko, Milos
Atardecer desde Plaka, Milos
Atardecer desde Plaka, Milos
Calle de Plaka en Milos
Calle de Plaka en Milos

Micenas

Micenas es uno de los lugares históricos más importantes de Grecia. Quizás no lo sitúes por este nombre, pero si te digo que aquí vivía Agamenón (sí, el de Troya), quizás te suene más.

Entre el 1600 y 1100 aC la relevancia del lugar fue tal que dio lugar al periodo Micénico, como podrás comprobar en el museo de Historia de Atenas.

Para haber transcurrido más de 3000 años, las ruinas están muy bien conservadas, sobre todo las tumbas, que impresionan con su forma cónica.

El poblado de Micenas está a unas dos horas en coche de Atenas, por lo que no tienes excusa para no visitar este lugar tan maravilloso. Ah, es Patrimonio de la Humanidad, por si necesitabas alguna muestra más de su importancia.

Excursión a Corinto, Micenas y Epidauro desde Atenas

Tesoro de Atreo en Micenas
Tesoro de Atreo en Micenas
Restos de Micenas
Restos de Micenas

Canal de Corinto

El canal de Corinto se visita en apenas 15 minutos, pero es tan asombroso ver este tajo en mitad de la tierra, que hay que pararse a verlo.

Situado a menos de una hora en coche de Atenas, justo en mitad del camino a Micenas, el Canal de Corinto es una increíble obra de ingeniería de 6,3 kilómetros para unir el Golfo de Corinto con el Mar Egeo.

Con esta obra, construida entre 1881 y 1893, los barcos se ahorran tener que bordear toda la península del Peloponeso.

Lo dicho, una obra única, en la que te recomiendo que esperes hasta que pase algún barco por el canal, casi rozando ambos lados del tajo.

Canal de Corinto
Canal de Corinto

Santorini

Esta es la isla más famosa de Grecia, y también de Instagram. El postureo aquí alcanza niveles galácticos, así que prepara tu mejor outfit, porque aquí se viene a presumir.

Eso si te quedas tan solo en Oia a ver el atardecer. A pesar de la marabunta de turistas, tal y como comento en este artículo sobre el modelo turístico de Santorini, a poco que te apartes de Oia y Fira, encontrarás una bonita isla del Mediterráneo.

Santorini no tiene grandes playas para disfrutar del mar, pero si unos paisajes muy bonitos alrededor de toda la caldera, tanto desde el faro de Akrotiri como desde Oia (visita este pueblo por la mañana si no quieres pelearte por un hueco para ver el atardecer).

Como isla, Milos me pareció mucho más bonita, pero venir a Grecia por primera vez y no visitar Santorini, parece que queda raro.

Lo dicho, una isla con bonitos paisajes, y también muy saturada de turismo.

Estos son mis principales recomendaciones a visitar en Grecia. Ahora es tu turno, ¿qué otros lugares te gustaría visitar en este país?

Paseo en catamarán por la caldera de Santorini

Atardecer desde Oia, Santorini
Atardecer desde Oia, Santorini
Caldera de Santorini
Caldera de Santorini

Más información

Cómo es viajar por Grecia

Viajar por Grecia es muy sencillo, similar a cualquier otro país de Europa. Las carreteras no son especialmente buenas, pero para ir a Meteora, Delfos y Micenas es casi todo autopista de peaje, que sí está en buen estado. El precio del carburante es superior al de España. Hay transporte público a las principales ciudades, pero tienes que tener en cuenta que lugares como Meteora, Delfos o Micenas están fuera de las localidades más cercanas, por lo que tendrás que contratar una excursión específica para llegar a visitarlos.

La ciudad de Atenas ofrece alojamientos para todos los bolsillos, siendo recomendable estar cerca de alguna estación de Metro (Monastiraki, Syntagma, Plaka) si quieres hacer más sencillo tu traslado al aeropuerto. La ciudad se visita bien caminando todo el tiempo, sin falta de coger ningún transporte público. La entrada de la Acrópolis es para usar una sola vez, por lo que no puedes salir y volver a entrar al recinto en el mismo día. Algo a tener en cuenta pues hay una zona, la del teatro, que no está muy bien indicada para llegar a ella.

La gastronomía griega es muy sabrosa, pero poco variada. En la mayoría de restaurantes encontrarás los mismos platos, por lo que en 5 días ya habrás probado todos los platos disponibles y tocará repetir. Eso sí, de un pita gyros o una ensalada griega uno nunca se cansa.

Cuándo viajar a Grecia

La mejor época es en primavera u otoño, ya que en verano hace un calor húmedo y agobiante, y en invierno puede haber nieve en lugares como Meteora. En primavera y otoño tendrás un clima templado, ideal para hacer turismo, aunque quizás no tan apetecible para darse baños en el mar. Yo fui en septiembre, y la temperatura era de verano total, por lo que sí me pude bañar en el mar varias veces.

Experiencias y actividades

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Buenos día MACHBEL
    Otra vez de magnificas fotografía y un viaje en Grecia sin salir de casa que bonito regalo gracias , voy poner en mi lista de mi próximos destino para disfrutar de todo que tú no a enseñaste