Playa de Verdicio, mirador de atardeceres

La costa asturiana, con su orientación hacia el norte, tiene muchas playas preciosas, pero en muy pocas de ellas podemos ver como el sol se pone sobre el mar, al más puro estilo californiano. Una de las pocas playas donde podemos disfrutar de este colorido espectáculo es la Playa de Verdicio, enclavada en el entorno del Paisaje Protegido del Cabo Peñas, una zona de 14 kilómetros cuadrados de naturaleza en estado puro.

Atardecer rojizo que recuerda a la película Apolypse Now, en Playa de Verdicio, Gozón, Asturias
Apocalyse Now
Playa de Verdicio, Gozón, Asturias durante un día soleado de verano
Verdicio en verano
Vista de la Playa de Verdicio, Gozón, Asturias desde el mar
Las dunas de Verdicio
Chica de rojo y surfero en la playa de Verdicio, Gozón, Asturias
El surf y la chica
Puente arrasado por las inundaciones de 2010
Antiguo acceso a la urbanización

Además de las dunas, que hacen las delicias de los niños que las usan como toboganes, en Verdicio nos encontramos con un mar Cantábrico salvaje, ideal para el surf, siempre y cuando el surfista tenga cuidado con las piedras de la costa. La calidad de las aguas es excelente, y si bien es peligroso bañarse en esta playa, es muy difícil resistir la tentación de sus aguas transparentes, y por supuesto gélidas.

Vista de la Playa de Carniciega desde el paso por la costa desde la playa de Verdicio, Gozón, Asturias
Playa de Carniciega
Gaviotas a contraluz vuelan sobre la playa de Carniciega, Gozón, Asturias
Bandada de gaviotas
Rocas en la arena de la playa de Verdicio, Gozón, Asturias
Rocas estrelladas

Con la marea baja podemos llegar, cruzando por el pedrero, hasta la cercana playa de Carniciega, también con bastantes rocas en el mar, pero mucho menos frecuentada. Un poco más allá está la playa de Aguilera, también poco conocida, y a la que se llega por el camino costero que parte desde el bar a la entrada a la urbanización.

La playa de Verdicio tiene dos accesos, ambos desde la carretera AS-328 entre el Cabo Peñas y Avilés, y señalizados en las proximidades de Verdicio. El acceso suroccidental cuenta con un pequeño aparcamiento, un chiringuito de playa, y el camino que parte hasta la Playa de Aguilera. Aquí fue donde el río se llevó el puente.

El otro acceso es por una pequeña carretera que bordea la urbanización por la parte norte, llegando a un prado justo encima del arenal, donde también hay un chiringuito de playa y un camping en verano.

Atardecer en invierno con efecto seda en Playa de Verdicio, Gozón, Asturias
Frío atardecer
Atardecer de nubes rosas reflejado en un charco de mar en Playa de Verdicio, Gozón, Asturias
Nubes rosas
Surcos en la arena de la playa de Verdicio, Gozón, Asturias, al atardecer
Surcos al atardecer
Algas y musgo marino durante el atardecer en Playa de Verdicio, Gozón, Asturias
Sol y rocas
Detalle del mar Cantábrico durante un atardecer en Playa de Verdicio, Gozón, Asturias
Ríos de mar

Quizás Verdicio no sea una de las mejores playas para un baño tranquilo, y tampoco es que su entorno sea de lo más salvaje, pero en cuanto a los atardeceres, muy pocas pueden superarla.

Más información:

Sobre Víctor Gómez
¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. La verdad que igual no es el mejor lugar para bañarte, más que nada por el agua tan fría pero lo que sí que está claro es que es un buen sitio para perderte y descansar mirando al mar, siempre que no vengan riadas!!!! Un abrazo. ;-)

  2. Pingback: Bitacoras.com

  3. La costa asturiana es realmente preciosa, igual que tus fotos! Si un día voy de viaje por allí me aseguraré de visitar esta playa un atardecer…

    Un saludo,
    Sonia.