Qué ver en Oviedo en un fin de semana. Conociendo la ciudad origen del camino de Santiago

La capital de Asturias, Oviedo, es una ciudad ideal para visitar en un fin de semana. Aunque es pequeña, tiene muchos monumentos y se come genial, por lo que disfrutarás de estas breves vacaciones en la ciudad, o la puedes incluir en un viaje más amplio por la comunidad autónoma de Asturias.

Oviedo se puede visitar durante todo el año, siendo primavera y otoño mis estaciones favoritas para darse un paseo por Vetusta y encontrarse con su regio porte.

En este artículo vamos a recorrer los lugares imprescindibles, incluyendo todos los que son Patrimonio de la Humanidad, y las zonas más bonitas de la ciudad. Empezamos.

La Regenta y la catedral de Oviedo
La Regenta y la catedral de Oviedo

Primer día. Viernes

Acabamos de llegar a Oviedo, ya sea en autobús, tren o coche particular, y como el atardecer ocurrirá en breve, mi recomendación es subir directamente al alto del Naranco para disfrutar de uno de los mejores miradores de Asturias, así como de los monumentos Patrimonio de la Humanidad Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo.

No hay transporte público para subir hasta el alto del Naranco, por lo que tendremos que ir con nuestro propio coche, coger un taxi, o alquilar por unas horas un coche eléctrico de car sharing como son los de las empresas Guppy o HiMobility.

Las rampas del Naranco son famosas por la vuelta ciclista a España, así como por los mencionados monumentos, que solo abren por la mañana. Es una pena que tengan un horario tan limitado, dificultando su visita, pues el atardecer es el momento ideal para subir al Naranco.

En lo alto del Naranco está el Cristo del Sagrado Corazón, a imagen y semejanza de Río de Janeiro o de Lisboa. Desde aquí tenemos unas maravillosas vistas a toda la ciudad de Oviedo, a la sierra del Aramo, y si está despejado, incluso veremos los Picos de Europa.

Vista de Oviedo y la sierra del Aramo desde el Naranco
Vista de Oviedo y la sierra del Aramo desde el Naranco

Mirando hacia el norte podremos divisar la ciudad de Avilés, y con buen tiempo incluso Gijón, mostrando lo cerca que están entre ellas las tres principales ciudades de Asturias.

Disfrutar del atardecer en el Naranco es la mejor forma de empezar nuestra visita a Oviedo.

Ya de noche, volveremos a la ciudad a disfrutar de nuestra merecida cena (al final del artículo te cuento cuáles son mis restaurantes favoritos de la ciudad).

Los viernes son días en los que se puede salir de noche a disfrutar del animado ambiente nocturno, o gozar de una típica cena asturiana a base de pinchos regados por sidra natural escanciada.

Calle de Oviedo
Calle de Oviedo
Fachada en Oviedo
Fachada en Oviedo
Catedral y Calle Mon
Catedral y Calle Mon

Segundo día. Sábado

Empezamos el sábado llenos de energía, pues vamos a visitar el interior de los monumentos más emblemáticos de Asturias. Volvemos a subir al Naranco, ahora por la mañana, para acercarnos hasta Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo, joyas del prerrománico asturiano y que no hay que perderse por nada.

Hasta estos monumentos se puede llegar en autobús, pues hay una parada en el aparcamiento anexo a las iglesias.

La visita al interior de ambas iglesias es guiado, y nos podemos hacer fotografías en el balcón más famoso de Asturias que, si te fijas bien, es el emblema de Turismo de Asturias, Paraíso Natural.

El aspecto de Santa María del Naranco es resplandeciente, sobre todo teniendo en cuenta que fue construida en el año 848 por un arquitecto desconocido. San Miguel de Lillo está más deteriorada, y a pesar de sus múltiples restauraciones, ha tenido peor existencia, aunque no nos tenemos que perder la visita al interior para admirar los frescos que contiene (Sta. María del Naranco está totalmente vacía por dentro).

Visitadas estas dos iglesias prerrománicas, volvemos a Oviedo para visitar San Julián de los Prados, otra de las iglesias Patrimonio de la Humanidad de Asturias, y la más bonita de visitar por dentro, pues está repleta de frescos en bastante buen estado (no se puede hacer fotos del interior).

Si vas con poco tiempo, y tienes que escoger solo una iglesia para verla por dentro, que sea San Julián de los Prados. Las del monte Naranco son más bonitas por fuera (que puedes visitar durante todo el día, pues no están valladas), que por dentro.

Santa María del Naranco
Santa María del Naranco
Arcos de Santa María del Naranco
Arcos de Santa María del Naranco
San Miguel de Lillo
San Miguel de Lillo
San Julián de los Prados
San Julián de los Prados

Tras tanta inmersión cultural llega el momento de comer, por lo que podemos acercarnos hasta la calle Gascona para disfrutar del menú del día en alguna sidrería típica (en Asturias se come bien en casi cualquier sitio tradicional), y reponer fuerzas para seguir con la visita.

Continuamos nuestro camino acercándonos a la Catedral de El Salvador, también Patrimonio de la Humanidad y origen del Camino de Santiago Primitivo, y que acoge varios tesoros en su cámara santa, como son parte del santo sudario y las cruces de la victoria y de los ángeles, presentes en las banderas de Asturias y de Oviedo. Esta catedral es la segunda en España con más reliquias, tan solo por detrás de la catedral de Toledo, de ahí su importancia.

Hay que estar atentos a los horarios de visita de la catedral, pues los sábados suele cerrar sobre las 17:00.

La visita se puede hacer por libre, con audioguía, o contratando a un guía que nos cuente los detalles de la catedral. Esta última opción es la más recomendable, pues al ser un templo con tanta historia, es conveniente contar con la ayuda de un guía experto para descubrir todos sus detalles.

La catedral es nuestra última visita del día, y ahora es momento de patear el centro de Oviedo cuando más lleno de vida está, el sábado por la tarde.

En el casco histórico de la ciudad, repleto de edificios históricos, recomiendo pasar por lugares tan coquetos como la plaza de Trascorrales, la calle Mon, la plaza del Fontán, la plaza del Ayuntamiento y, por supuesto, el Parque del Campo San Francisco. Puedes ir tanto por libre como contratando un Free Tour o una visita guiada (son muy baratas).

La zona de la calle Uría y calle Pelayo, junto con el Teatro Campoamor y la plaza de la Escandalera, son las zonas más comerciales, donde descubrirás el regio estilo de Oviedo.

En este paseo seguro que te sorprenderá la enorme cantidad de estatuas con las que te vas a encontrar. Se estima que hay más de 130 estatuas en todo Oviedo, retratando desde personajes famosos como Woody Allen, Tino Casal, la Regenta o Mafalda, hasta iconos como el Viajero, el Culis monumentalibus o la Maternidad de Botero (conocida como la gorda).

Mención especial merece el Campo San Francisco, con 17 estatuas repartidas por el parque junto con 38 tipos diferentes de árbol. ¿Serás capaz de visitarlas todas? (Pista, aquí se encuentra la estatua de Mafalda).

Un nuevo atardecer llega a nuestro encuentro, siendo momento de disfrutar de una buena cena en alguno de los excelentes restaurantes de Oviedo e, incluso, de un poco de fiesta. Lo mejores locales se encuentran en el casco histórico, cerca de la Calle Mon, la Plaza del Paraguas y la Plaza Corrada del Obispo.

Mi recomendación es que le eches un vistazo al mítico bar El Paraguas y al Per sé, así como que consultes la agenda cultural de la ciudad. En Oviedo es muy famosa la Ópera, la Zarzuela y los espectáculos teatrales que se representan en el Teatro Campoamor.

Estatua del Viajero
Estatua del Viajero
Catedral de Oviedo
Catedral de Oviedo
Interior de la catedral
Interior de la catedral
Plaza del Ayuntamiento
Plaza del Ayuntamiento

Tercer día. Domingo

Último día en Oviedo, y como en muchas ciudades españolas, el domingo es el día en que se celebra el rastro. En Oviedo se sitúa entre los Jardines del Campillín y la plaza del Fontán, por si quieres echarle un vistazo, aunque hay planes mucho más apetecibles.

Por ejemplo, visitar el excelente museo de Bellas Artes de Oviedo. Se considera el cuarto en importancia de España en cuanto a calidad de obras expuestas, pues hay obras de todos los artistas españoles de renombre. La visita a este museo puede durar tanto como quieras, pues es mucho más grande de lo que parece, además de contar con aproximadamente 850 obras expuestas (imposible verlas todas en un día).

Otro museo que tampoco tienes que perderte en Oviedo es el Museo Arqueológico, que recorre desde la prehistoria hasta la edad media, con piezas originales descubiertas por toda Asturias.

Un buen colofón por este viaje tan lleno de cultura y de lugares únicos en el mundo, acompañado de una excelente gastronomía y de todo el cariño que derrochan los asturianos para que los visitantes se sientan como en casa.

Museo de Bellas Artes
Museo de Bellas Artes
Museo arqueológico
Museo arqueológico
Plaza del Ayuntamiento
Plaza del Ayuntamiento
Camino primitivo o camino de la costa
Camino primitivo o camino de la costa

Más información

Dónde comer

  • Casa Fermín. Un histórico en Oviedo, para disfrutar de la alta cocina.
  • Casa Amparo. Muy buen restaurante tradicional.
  • Casa Ramón. Un clásico en el Fontán.
  • Vinoteo. Especialista en cachopos y carne.
  • Cocina Cabal. Un concepto de restaurante muy cabal.
  • Umami. Cocina japonesa en directo para tan solo 8 personas.
  • La Finca gastrobar. Asturiano rústico.
  • Sidrería Alterna. Típica sidrería asturiana.
  • Kaizen. Posiblemente el mejor japonés de Asturias.
  • Restaurante El Ferroviario. Sidrería de Gascona con buena cocina.
  • Tablas del Campillín. Especialista en comida típica.
  • Aramburu. Tienda de productos gourmet como quesos.

Dónde dormir

Qué visitar y hacer

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.