Los Monegros, el desierto olvidado de España

En la península ibérica hay una gran variedad de paisajes, y entre ellos hay uno que me llama poderosamente la atención, los desiertos. No se si sera porque me recuerdan a mi tierra natal, la isla de Gran Canaria, o porque son totalmente diferentes al paisaje que suelo ver a diario en Asturias, pero para mí es todo un placer vagar por estos terrenos áridos, donde apenas sobreviven algunos arbustos.

En los Monegros, a un paso de la ciudad de Zaragoza, te encuentras con un desierto espectacular en el que han creado su propia forma de vida. Viaja conmigo para saber qué visitar en este lugar tan fascinante.

Desierto de los Monegros. Zaragoza, Aragón, España
Suelo ariado por la sequía en Monegros

El desierto de los Monegros, que a muchos os sonará por el festival de música que se celebra en verano, es uno de estos lugares que tenía ganas de recorrer, para ver que encontraba. En realidad el clima es semi-desértico, con sequías crónicas, por lo que no es un desierto al estilo del Sáhara, si no más bien algo como las Bardenas Reales, que se encuentran muy cerca, a unas dos horas en coche.

No en vano dicen que los Monegros son unas Bardenas Reales más antiguas, y por tanto, más erosinadas. En unos cuantos siglos las Bardenas Reales tendrán un aspecto similar al de los Monegros. Algo lógico debido a su proximidad ya que comparten una morfología similar.

Lo más curioso de Monegros es que hace unos cuantos siglos no existía como desierto, como nos explica su nombre, Monte Negro, que hace referencia a lo negros que se veían los montes al estar cubiertos de pinos. La deforestación causada por el hombre para obtener madera, unida a los fuertes vientos de la zona y las escasas precipitaciones, hicieron que el terreno perdiera cualquier oportunidad de regenerarse, convirtiéndose en el desierto que vemos hoy en día, aunque haya algunos pequeños reductos que conservan los pinos de antaño.

Desierto de los Monegros. Zaragoza, Aragón, España
Vistas desde el Santuario de Magallón. Al fondo está la sierra de Alcubierre
Desierto de los Monegros. Zaragoza, Aragón, España
Búnker de la guerra civil española
Desierto de los Monegros. Zaragoza, Aragón, España
Se Vende casa
Desierto de los Monegros. Zaragoza, Aragón, España
Carteles de las iglesias

Mi viaje por Monegros empezó en Leciñena, pequeño pueblo donde pasé la noche, empezando bien temprano el día con la visita al Santuario de Magallón, un santuario cercano que es también albergue, y que al estar en lo alto de un monte ofrece unas espectaculares vistas. Tras la toma de contacto inicial, la siguiente parada era Lanaja.

En el camino vi varios búnkers y asentamientos de la guerra civil española, esa que ocurrió tan cerca pero de la que hay tan pocos restos para visitar. Estos búnkers fueron restaurados hace poco, y cuentan con paneles informativos con recortes de periódicos de la época, por lo que su visita es bastante instructiva.

El búnker más completo y mejor conservado es el llamado búnker de George Orwell (Autor de Rebelión en la Granja y 1984), ya que fue aquí donde el célebre escritor británico sirvió como miliciano hasta que recibió un tiro en el cuello que le obligó a retirarse del frente.

Desierto de los Monegros. Zaragoza, Aragón, España
El pastor con sus ovejas en el campo
Desierto de los Monegros. Zaragoza, Aragón, España
Cultivos en Monegros
Desierto de los Monegros. Zaragoza, Aragón, España
Desierto de Monegros
Desierto de los Monegros. Zaragoza, Aragón, España
Casa abandonada en el desierto

Seguí el camino hasta llegar a Lanaja, donde aún no encuentro ninguna de las formaciones rocosas típicas de Monegros, llamadas tozales. Viendo que por la carretera general no iba a encontrarlas, me meto por una pequeña carretera que termina siendo una pista de tierra, hasta que llego al pueblo de Castejón de Monegros, donde hay un castillo en lo alto rodeado de andamios. Desde aquí hay muy buena panorámica a los alrededores.

Todavía no hay ni rastro de los tozales, aunque según el mapa deberían de estar cerca. Para colmo, el cielo está bastante oscuro y caen algunas gotas. Solo podía pasarme a mí. Visitar durante un día el desierto de Monegros y que me lloviera, algo que solo debe ocurrir un par de veces al año.

Como todavía había bastante día por delante, me dirijo a Sariñena, la capital de la comarca de Monegros, y bastante más grande que los anteriores pueblos. Parece que aquí el tiempo es un poco más respetuoso, aunque la laguna de Sariñena no luce tan bonita bajo tantas nubes.

Los tozales están cerca, según el mapa, así que conduzco por la carretera dirección Sena y me desvió donde parece que empieza la ruta Jubierre. Toda la zona está cubierta de cultivos de cereal, regados por los trasvases del Ebro, por lo que hay un montón de caminos de tierra usados para el trabajo del campo, y que no son la ruta Jubierre propiamente dicha.

Hay que tener cuidado para no perderse hasta llegar a la Ermita de San Miguel, punto inequívoco de que vamos por el buen camino.

Desierto de los Monegros. Zaragoza, Aragón, España
I ♥ curves
Desierto de los Monegros. Zaragoza, Aragón, España
Tozal de Colasico
Desierto de los Monegros. Zaragoza, Aragón, España
Tozal de Colasico
Desierto de los Monegros. Zaragoza, Aragón, España
Hundimiento en el desierto

Según una indicación, cerca de esta ermita está el tozal de la Cobeta, pero debido a un gran vado de agua, me es imposible seguir en coche por el camino, y no tengo el tiempo suficiente para llegar andando, por lo que continúo por el camino principal. El paisaje cada vez recuerda más a las películas de vaqueros, hasta que por fin llego al tozal de Colasico, uno de los más grandes y de acceso más fácil.

Ante mí se encuentra el primer tozal que veo de Monegros, y posiblemente el último si no me doy prisa en visitar alguno de los tozales cercanos, ya que el sol está empezando a desaparecer.

Intento llegar hasta los tozales de los pedregales y el tozal solitario, pero lo que en el mapa parece tan cerca, en realidad supone un paseo de media hora hasta llegar a la base del tozal, por lo que viendo que el día está a punto de terminar, prefiero continuar el camino y que no me pille la noche en medio de Monegros.

Así, terminó el día en el mirador Occidental, desde el que se ve una inmensidad de pinos, testigo de lo que fue Monegros en un pasado no tan lejano.

Desierto de los Monegros. Zaragoza, Aragón, España
Atardecer en Monegros desde le mirador occidental
Desierto de los Monegros. Zaragoza, Aragón, España
Tozal de Colasico
Desierto de los Monegros. Zaragoza, Aragón, España
Llanura de Monegros
Desierto de los Monegros. Zaragoza, Aragón, España
Ovejas mañas

Tras pasar el día en este peculiar desierto, la parte que más me gustó fue la ruta Jubierre. La falta de información sobre Monegros hizo que no me decidiera en primer lugar por hacer este recorrido, que al final resultó ser el más auténtico y el más alejado de la influencia humana, a pesar de que esté tan cerca de la capital, Sariñena.

Estando tan cerca de Zaragoza, es asombroso comprobar lo desconocido que es este desierto y la poca información que hay sobre Monegros, aunque su diversidad biológica sea única en Europa y esté en trámites de convertirse en una reserva natural.

Información para viajar al desierto de los Monegros:

Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizas la compra de un producto aquí listado siguiendo este enlace machbel.com recibirá una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para ti y nos ayuda a seguir manteniendo el blog gratuito.

Sobre Víctor Gómez
¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Paseando con raquetas de nieve por Puerto Ventana, Teverga - machbel

  3. Pingback: Motivos para viajar: festivales de música - machbel

  4. Buen artículo y preciosas imágenes. Monegros puede ofrecer mucho más, la aridez de Castelflorite y el monte de Cajal, las llanuras de Bujaraloz con sus lagunas saladas, los torrollones de Alberuela de Tubo, la sierra de Alcubierre… Tienes buenas excusas para repetir el viaje por los monegros.

    Un saludo.

    • Gracias! Pues sí, Monegros me sorprendió gratamente, a parte de por ver llover en un desierto, por todo lo que hay para ver. Espero volver pronto con más tiempo :D

  5. gracias por la información ofrecida.
    Yo tengo pensado viajar este mes a los monegros. En viaje por libre y dormiendo al aire libre. Algún consejo??

    Saludos. Toni

    • Dormir al aire libre no se si estará permitido, informate bien. Tampoco recuerdo ningún camping por la zona, pero los hostales son muy baratos. Sea como sea, buen viaje y disfruta de los Monegros!

  6. Se puede rodar, o se tiene que pedir algun permiso. Somos un grupo de estudiantes de una escuela de cine que está buscando un lugar ideal como los Monegros!

  7. Pingback: Refranes médicos (XI) | franciscojaviertostado.com

  8. Enhorabuena por el artículo, creo que has plasmado muy bien la riqueza de Monegros y también la falta de información y de promoción turística. Con 4 técnicos de turismo que hay en la comarca, bien podría haber más iniciativa a la hora de dar a conocer la región.

    • Gracias, me alegro de que haya sido de ayuda el artículo. La verdad es que para lo curiosa que es la zona la tienen muy poco anunciada, como ocurre con Bardenas Reales.

  9. La zona por excelencia de los tozales o torrollones está en la provincia de Huesca, en el extremo norte donde Los Monegros (tradicionalmente con artículo determinado plural, modernamente se ha puesto de moda sin artículo) lindan con la Hoya de Huesca. Para ello, hay que salir de Sariñena en dirección Huesca, pasamos el cruce de Capdesaso (donde hay el primer encinar viniendo del sur) y al llegar al cruce de la Venta Ballerías, desviamos hacia Alberuela de Tubo y luego tomamos el desvío hacia Marcén. Esa es la zona de los tozales.