Ferrari Land de Port Aventura, ¿compensa su visita?

Me encanta Ferrari y todos los valores de competición y buen hacer que implica este nombre. Después de haber visitado los museos oficiales de Maranello y Módena en un par de ocasiones, y de conocer bastante bien su historia, casi se me podría considerar un tifosi. De ahí que tuviera muchas ganas de visitar su parque de atracciones en Port Aventura, Ferrari Land, aunque no las tenía todas conmigo.

Entrada a Ferrari Land
Entrada a Ferrari Land

No sabía hasta que punto podían haber pervertido a la gran marca del cavallino rampante para adaptarla a los gustos de un parque de atracciones para toda la familia, y cuánto darían de si las carreras de Fórmula 1 para hacer un parque temático alrededor de este mundo tan competitivo.

Ferrari Land es el primer parque europeo creado por la marca Ferrari, supongo que después del éxito que ha cosechado el parque de Emiratos Árabes Unidos. El parque europeo está anexo a Port Aventura World, el gran parque de atracciones del que ya os hablé otro día y que cada vez más es un referente de los que buscan emociones fuertes.

Nada más entrar en Ferrari Land, me embargó una sensación similar a la de los museos de Ferrari. Se nota el gusto italiano en cada rincón, en cada música que suena, y en cada detalle en el que nos fijemos. Sí, Ferrari Land es un parque de atracciones bonito, con un fuerte sabor italiano, donde encontraremos réplicas en miniatura del Coliseo Romano, de la Torre de Venecia e incluso del David de Miguel Ángel.

Restaurantes con estilo italiano
Restaurantes con estilo italiano
Copia de la estatua del David
Copia de la estatua del David
Cartel con indicaciones
Cartel con indicaciones

Todo ello aderezado por edificios importantes en la historia de Ferrari, como es la Officina Meccanica Alfredo Ferrari y la casa natal de Enzo Ferrari, así como unos cuantos restaurantes de estilo italiano, recordando totalmente a los museos automovilísticos de Módena y Maranello.

Primera prueba superada, el parque en sí es muy bonito y está muy bien adaptado al gusto italiano y a lo que transmite la marca Ferrari.

Pero esto es un parque de atracciones, así que lo importante son los ingenios mecánicos en los que podemos soltar adrenalina, y aquí las cosas no pintan tan bien.

En Ferrari Land Port Aventura encontraremos cuatro atracciones para adultos: la montaña rusa de Red Force (es brutal en primera fila, muy recomendable), los pistones de Thrill Towers, los simuladores de Fórmula 1 y de coches Ferrari Racing Legends y Flying Dreams (de los dos, mucho mejor este último), y poco más para adultos. Queda otra atracción, Maranello Grand Race, pero es tan sumamente lenta y poco atractiva que la consideraría más para niños que para adultos.

Red Force, Thrill Towers y decorado de Ferrari Land
Red Force, Thrill Towers y decorado de Ferrari Land
Carteles indicadores de los servicios
Carteles indicadores de los servicios
Rincón de Ferrari Land
Rincón de Ferrari Land

En total sólo cuatro atracciones para adultos, que con calma se pueden disfrutar en poco menos de 2 horas, visitando también todos los rincones del parque.

Me parece demasiado poco tiempo para el coste de la entrada, así que por mi parte, sólo recomendaría Ferrari Land para los auténticos fanáticos de Ferrari que quieran subirse varias veces a las atracciones más potentes (lo bueno de ser tan pequeño es que hay poca gente), o para los curiosos que no se fien de lo que cuento.

Cuando el parque tenga dos o tres atracciones más para adultos, entonces ya empezará a ser interesante su visita, pues por ahora, es poco más que otro “mundo” dentro de Port Aventura World. Hasta tengo miedo que el área de Far West sea incluso más grande que todo Ferrari Land.

Salida lanzada de la atracción Red Force
Salida lanzada de la atracción Red Force
Pequeño fallo técnico en la atracción Red Force
Pequeño fallo técnico en la atracción Red Force
Atracción para niños Maranello Grand Race
Atracción para niños Maranello Grand Race

Se me olvidaba comentar que también hay unos simuladores de Fórmula 1 semejantes a los que usan los pilotos, pero con un coste de 25€ para unas pocas vueltas, me parece algo excesivo, sobre todo con la poca oferta que hay en todo el parque, y porque son casi idénticos a cualquier buen videojuego de carreras de coches.

En resumen, la idea del parque de atracciones me parece muy buena y por ahora han sabido captar la esencia Ferrari en lo que es la ambientación del recinto, pero para ser un parque de atracciones está muy escasa de eso mismo, atracciones, por lo que habrá que esperar un tiempo a que añadan más atracciones y así sea un parque donde poder estar más de un par de horas, ya que hoy por hoy, sabe a demasiado poco, sobre todo teniendo al lado un magnífico parque como es Port Aventura World, con mucha más variedad, y también mucha más afluencia de público (lo que se refleja en las largas colas para algunas atracciones).

Espectáculo de baile a la entrada de Ferrari Land
Espectáculo de baile a la entrada de Ferrari Land
Ferrari futurista a la entrada de Flying dreams
Ferrari futurista a la entrada de Flying dreams

Más información:

Sobre Víctor Gómez

¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Totalmente de acuerdo. El mes pasado lo visitamos y nos llevamos una sensación agridulce. No hay que verlo como un parque más, sino un mundo más del resto de Port Aventura. Tendrán que cambiar algunas cosas. Por cierto, muy buen post. Un abrazo!

  2. Exacto. Debería ser incorporado como parte de Port Aventura, porque para el precio que tiene….es un poco poco.

    Quizás es que yo sea muy fan de las montañas rusas y con una “no me da”. Además, parece mucho cartón piedra. Totalmente de acuerdo, Victor. Gran post!

    Un saludo,

    Pablo A.