Catedral de San Vito, en lo alto de Praga

En lo alto de Malá Strana (“ciudad pequeña”), la parte más monumental y conocida de Praga, se encuentra el Castillo de Praga, y en su interior la magnífica Catedral de San Vito, también dedicada a San Wenceslao y San Vojtech.

Esta catedral es la más antigua de Europa del estilo gótico, y posiblemente la que más tiempo tardaron en construirla. Empezaron en 1344 y terminaron en 1929, casi 600 años después, tras varios saqueos, restauraciones, y unos 200 años con las obras paradas. Menos mal que en 1929 terminaron las obras, abriéndose al público, aunque hay obras de restauración cada poco, como la de la fachada sur en los años 80.

Visita a la Catedral de Praga, República Checa
Parte sur

Sin embargo, es la fachada sur, puerta principal a la catedral durante muchos años, la que me pareció más bonita e interesante. En esta parte hay una tercera torre, de 99 metros de altura, y la Puerta Dorada, restaurada recientemente y a la que hay que acercarse para admirar todo el arte que hay en ella. Además, esta es la parte del patio real, habiendo mucho espacio para tomar fotos tranquilamente.

Visita a la Catedral de Praga, República Checa
Fachada principal de Catedral de San Vito
Visita a la Catedral de Praga, República Checa
Parte sur de la Catedral de San Vito
Visita a la Catedral de Praga, República Checa
León asustado
Visita a la Catedral de Praga, República Checa
Sirena de oro
Visita a la Catedral de Praga, República Checa
Interior de la Catedral de San Vito

La parte oeste y norte tienen un aspecto más antiguo. Lucen mucho menos por estar tan cerca de los edificios, y debido a la humedad, tienen ese aspecto negruzco tan típico de Praga, junto a musgo.

Al interior de la Catedral de San Vito se puede entrar gratis, pero para recorrer la planta baja hay que pagar la entrada, por lo que es recomendable coger el ticket para recorrer todo el castillo y la catedral por dentro.

Por dentro la catedral es bastante curiosa, ya que si bien es muy bonita, con las grandes vidrieras y las naves tan altas, esta demasiado llena para mi gusto. Se nota que hubo mucha historia en su construcción, por lo que a cada paso encontramos una tumba, capilla, estatua o lugar especial. Menos mal que hay carteles en inglés indicando que es cada cosa y contando un poco de su historia. En el interior se pueden hacer fotos, pero por supuesto sin flash.

Visita a la Catedral de Praga, República Checa
Altar mayor
Visita a la Catedral de Praga, República Checa
Altar
Visita a la Catedral de Praga, República Checa
Rosetón
Visita a la Catedral de Praga, República Checa
Tumba en la Catedral de San Vito
Visita a la Catedral de Praga, República Checa
Interior de la Catedral de San Vito
Visita a la Catedral de Praga, República Checa
Vidriera

Para visitar la catedral, recomiendo ir muy temprano. Las fotos del interior son de un martes de Noviembre sobre las 10 de la mañana, hora en la que solo hay japoneses con sus cámaras. A las 9 abren las puertas, pudiendo ir bastante temprano. En Semana Santa al mediodía, la cola para entrar podía llegar a la hora fácilmente. Este es un lugar imprescindible en cualquier visita a Praga, como todo el castillo, así que merece la pena perder poco tiempo con las colas.

Más información:

Sobre Víctor Gómez

¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Castillo de Praga, el más grande « machbel blog

  3. Pingback: Guía de Praga, la ciudad mágica - machbel