Visita al Parque Nacional de Doñana

En Andalucía podemos visitar la mayor reserva ecológica de Europa, formada por el Parque Nacional de Doñana y el Parque Natural de Doñana. En total, unas 100.000 hectáreas de marismas protegidas donde podemos observar más de 300 especies de aves, 900 especies de plantas, 20 especies de peces, y el felino más amenazado del planeta, el Lince Ibérico.

Parque Nacional de Doñana
Garza imperial

Si queremos visitar el parque de Doñana por nuestra cuenta, podemos ir a alguno de los centros de visitantes que se encuentran a lo largo de la carretera A-483, que comunica el bonito pueblo de El Rocío con el desastre urbanístico de Matalascañas.

Parque Nacional de Doñana
Visitantes del parque
Parque Nacional de Doñana
Interior de choza rociera
Vistas a la marisma la rociera desde el observatorio de aves
Desde el observatorio
Una pareja de saltamontes apareandose
Saltamontes montados

El más cercano al pueblo de el Rocío es el centro de visitantes de La Rocina. Aquí podemos visitar una recreación de una choza rociera, la casa típica de las marismas, así como cuatro puntos de observación de aves, que nos permiten ver el arroyo de la Rocina en una ruta de 3,5km.

Estos observatorios están bastante bien, pero depende bastante de la fecha, las condiciones climáticas y del ruido que hagan los otros visitantes que haya más o menos aves en las charcas. Con unos prismáticos o un teleobjetivo superior a 300mm podemos captar alguna escena de la vida natural, aunque tampoco nos esperamos grandes maravillas, que las aves están más lejos de lo deseado.

El siguiente centro a visitar es el Palacio del Acebrón. Este palacio construido en los años 60 como lugar de residencia y pabellón de caza, es actualmente un museo donde podemos aprender como evolucionó el Parque Nacional de Doñana con la influencia humana.

En el museo veremos distintos animales disecados, entre los que se encuentra el Lince Ibérico, y en el piso superior disfrutaremos de unas bonitas vistas a todo el pinar de Doñana.

En este centro de visitantes podemos recorrer el sendero del Charco del Acebrón, de 1,5km de recorrido. Este sendero me gustó bastante, ya que caminas por el interior de distintos tipos de bosque, e incluso cruzas unos puentes por encima de la laguna, con un túnel de árboles que me recordó a los Everglades de Florida.

Parque Nacional de Doñana
Palacio del Acebrón
Camino de madera sobre la marisma, entre un bosque de árboles
Camino por Doñana
Parque Nacional de Doñana
Bosque de pinos
Cinco aves se esconden entre las ramas de la marisma
Aves en las ramas

El Acebuche es el último centro de visitantes de esta parte de Doñana. El Acebuche es el centro de visitantes más grande, contando con tienda de recuerdos, cafetería, distintas salas de exposiciones, y dos sendas peatonales repletas de observatorios, el de la Laguna del Acebuche (1,5 km) y el de Lagunas del Huerto y las Pajas (3,5 km).

Tan solo pude conocer la senda de la Laguna del Acebuche, ya que empezó a diluviar al poco tiempo de llegar y no tenía más tiempo para la visita.

En los observatorios de este sendero pude ver bastantes más aves que en el centro de visitantes de La Rocina, y además en un entorno más bonito, aunque como siempre influye los gritos de la gente que visita el parque, que espantan bastante a las aves.

Si queremos visitar el Parque Nacional de Doñana sin pagar una excursión, recomiendo recorrer los senderos de El Acebuche, y el del Palacio del Acebrón. En La Rocina, la parte que me pareció más interesante fue la casa rociera.

Parque Nacional de Doñana
Lince ibérico
Cámara de fotos antigua y fotos de la romería de El Rocío
Exposición en el palacio del Acebrón
Parque Nacional de Doñana
Bosque de pinos
Tormenta sobre la marisma en el Parque Nacional de Doñana
Llega la tormenta

Eso si, observar aves requiere paciencia, y pasarnos un tiempo sentados en silencio dentro del observatorio. A veces incluso veremos más vida en la marisma de El Rocío.

En cuanto a paisajes de Doñana, en esta parte veremos sobre todo el gran pinar y pequeñas lagunas. La visita a las dunas y marismas principales hay que hacerlas en una visita guiada, aunque hay playas del Parque Natural que podemos visitar, y que son muy bonitas. De esta parte ya hablaré otro día, que es realmente espectacular.

Sobre Víctor Gómez

¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Una visita interesante que me encantaría hacer aunque siempre que he bajado al sur me he dedicado más a ciudades, queda pendiente para la próxima!!! Unas fotos preciosas!!! Un abrazo. ;-)

  3. Jose Carlos DS, tienes que volver con la digital, que seguro que le darás mucho uso, es un entorno precioso

    Babyboom, las ciudades están muy bien, Córdoba me encanta, pero me gusta respirar aire puro y ver muchos árboles ;)

  4. Pingback: Playas del Parque Natural de Doñana - machbel

  5. Pingback: Recorrido por Faro, capital del Algarve Portugués - machbel

  6. Pingback: Purasangres en la bajamar, las carreras de caballos de Sanlúcar de Barrameda - machbel