El Rocío, el pueblo blanco a orillas de la marisma

Los lugares de peregrinación religiosa, como la ermita del Rocío, muchas veces son conocidos tan solo por la festividad religiosa, dejándose de lado la belleza innata del lugar, algo que en el Rocío destaca a simple vista, y es que esta pequeña aldea de Andalucía es una de las entradas al Parque Nacional de Doñana.

Reflejo de la Ermita del Rocío en una noche de luna llena
El Rocío y Doñana

Si visitamos el Rocío cuando no hay romería, con qué nos encontraremos?. Pues en primer lugar con la ermita del Rocío, que sobresale por encima de todo el pueblo, y cuyo interior tiene una luz especial.

Esto no es que lo diga yo, lo decía el fotómetro de mi cámara, cuando me indicaba que en el interior del Rocío había luz de sobra para hacer fotos, algo muy poco habitual en otras iglesias. Por supuesto también está la Virgen del Rocío, en su altar profusamente decorado, y unas pequeñas capillas. Sin embargo, lo mejor es el propio pueblo en sí.

Dos personas caminando a la sombra de la ermita
La ermita del Rocío por la mañana
Un niño mira asombrado a la cámara en el interior de la ermita de El Rocío, Andalucía
Alucinando
Cartel con el texto incorrecto Paseos Arquiler, en El Rocío, Andalucia
Paseos Arquiler
Varios jinetes cabalgan por la carretera. Visto desde el interior de un coche. El Rocío, Andalucia
Ceda el paso

Todas las calles del Rocío son de tierra, ya que aquí el medio de transporte más usado es el caballo y los carros. Además, todas las casas son de una o dos plantas, lo que le da un aire a oeste americano muy simpático al pueblo. Incluso podemos comprar sombreros de cowboy y botas de montar.

Y por supuesto tenemos el Parque Nacional de Doñana, que empieza en la marisma donde se refleja la ermita. Es todo un espectáculo pasear por la orilla de la marisma mientras vemos cientos de flamencos y otras aves haciendo su vida.

Podemos observarlos fácilmente con unos prismáticos, pues están muy cerca de la orilla y no se asustan fácilmente.

Durante mi visita pude ver más aves en esta marisma que en el resto de miradores abiertos al público de Doñana.

Botas, zapatos y sombreros de cowboy en una tienda de El Rocío, Andalucia
Tienda rociera
Tres jinetes se ven reflejados en un charco de agua delante de la Ermita de El Rocío, Andalucia
Paseando a caballo
Cinco flamencos volando junto a una nube
Flamencos volando
Flamencos en el agua de la laguna del Parque Nacional de Doñana, Andalucia
Flamencos comiendo

Así, el Rocío es más que una romería, y aconsejo visitarlo un domingo soleado de primavera o algún día festivo, donde la gente aprovecha a sacar los caballos a pasear por el pueblo.

Sobre Víctor Gómez
¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Un lugar curioso y con mucha tradición, la verdad es que siempre me llama la atención cuando celebran la Romería ya que tiene que ser increíble vivirlo, quizás algún año me anime!!! Un abrazo. ;-)

  2. Pingback: Visita al Parque Nacional de Doñana - machbel

  3. Pingback: Los sitios más bonitos cerca de Málaga en la Costa del Sol - machbel