Qué ver en Liubliana en un día

¿Es posible visitar una capital europea en un único día? Si es tan pequeña y fácil de caminar como Liubliana, la capital de Eslovenia, entonces la respuesta es sí.

Hay gente que dice que la ciudad es tan poquita cosa que nos la podemos saltar en un viaje por Eslovenia, pero a mi eso me parece un error, pues Liubliana tiene encanto de sobra para pasar un bonito día conociendo más sobre la cultura eslovena.

Su ambiente de ciudad pequeña de un país pequeño es de lo más agradable, y la noche de los viernes y sábados están repletas de fiesta, a la altura de otras grandes capitales. Además, es considerada una capital ecológica, con mucho apego por la naturaleza, y eso se nota a cada paso, pues es un placer perderse por sus callejuelas hasta que te encuentras con un dragón.

Así que vamos allá, ¿qué hay que ver en un día en Liubliana?

Tomándose un selfie sobre el río
Tomándose un selfie sobre el río

Los 7 lugares más bonitos de Liubliana

El castillo

Este es el monumento que más llama la atención, una robusta fortaleza en lo alto de la colina que domina todo el centro de Liubliana. Es más impresionante visto desde afuera que una vez dentro, pues es bastante chiquitito, y no llega a ser tan bonito como otros castillos eslovenos, como el de Bled o Predjama, pero aún así, tiene su encanto.

Igual es porque puedes subir hasta el castillo en un funicular que parte desde la plaza de Krekov, o porque desde lo alto de la torre, ves media Eslovenia. ¡En días claros se ven hasta los Alpes julianos desde aquí!

La visita al castillo incluye unas salas expositivas, entrada a la cárcel, subir a la torre, y dar una vuelta por algunas galerías. También hay un restaurante, que dicen que está muy bien, y una cafetería para coger fuerzas. Con calma, el castillo se puede visitar en una hora.

Vistas a la ciudad desde el castillo
Vistas a la ciudad desde el castillo
Vistas de Liubliana desde el Castillo
Vistas de Liubliana desde el Castillo


El centro y la plaza Prěsernov

El centro de Liubliana es muy fácil de recorrer, ya que se compone básicamente de tres calles peatonales en las que se ven los principales monumentos históricos de la ciudad, como es el ayuntamiento, la Catedral de San Nicolás, y el centro neurálgico de Liubliana, la plaza Prěsernov.

Esta plaza, presidida por la estatua del poeta romántico France Prešeren, es donde se juntan varias calles comerciales y el extraño puente doble de Tromostovje, coronado por los emblemáticos dragones de Liubliana.

Lo mejor es darse un largo paseo por estas calles, pues al ser una ciudad tan pequeña, en el momento en que empieces a ver menos gente, es que estás saliendo del centro, por lo que vuelves por otra calle y listo. A tu paso encontrarás edificios muy bonitos de arquitectura eslava, algún pequeño museo, y muchas tiendas y restaurantes donde hacer un alto.

Pequeñas plazas del centro de Liubliana
Pequeñas plazas del centro de Liubliana
Terrazas a la vera del río
Terrazas a la vera del río


Paseo por el río Ljubljanica

¡Y también está el río! Una de las visitas más bonitas a la ciudad dicen que es recorrer el río Ljubjanica en barco. Yo no pude hacerlo por falta de tiempo, pero me quedé con las ganas de pasar por debajo de todos los puentes y ver la ciudad desde otra perspectiva.

Lo que sí hice, fue caminar por ambas veras del río, algo también muy recomendable, sobre todo en las noches de los fines de semana, ya que da igual el frío que haga, con los calentadores y las mantas, los habitantes de Liubliana se atreven a tomarse sus copas al aire libre disfrutando del frío helador.

Río de Liubliana e iglesia de la Anunciación
Río de Liubliana e iglesia de la Anunciación

Mercado del centro

Me encantan los mercados, ya sean al aire libre o dentro de un edificio. Y en Liubliana tenemos ambas opciones. Todos los días, excepto domingos y festivos, se instala el mercado de verduras y frutas entre las plazas Vodnikov y Pogačarnev (justo al lado de la catedral).

El colorido y la explosión de olores bien merece darse un paseo entre los puestos, a ver que cosas desconocidas encuentras. Y puede que tengas suerte y haya alguna celebración especial, con puestos solo de chocolate, o de flores, o de cualquier otro producto típico esloveno.

En cuanto al mercado interior, es un edificio diseñado por el arquitecto Jože Plečnik entre 1940 y 1944. Es muy pequeño, pero aún así alberga todo lo necesario para hacer la compra: puestos de carne, embutidos locales, quesos, dulces y pescados.

Además, los viernes entre mediados de marzo y finales de octubre se celebra el Open Kitchen (Odprta kuhna), donde la plaza Pogačar alberga un mercado de comida donde cocineros de toda eslovenia preparan platos de todo el mundo. En caso de mal tiempo, cierra, así que hay que tenerlo en cuenta. ¿Hay mejor plan que un poco de comida callejera en plena Eslovenia?

Mercado de frutas y verduras
Mercado de frutas y verduras


Ver atardecer en el rascacielos Nebotičnik

Llamar rascacielos a un edificio de 13 plantas que apenas se eleva 70 metros puede parecer una exageración, pero esto es Eslovenia y aquí este es un edificio muy alto, sobre todo en el centro de Liubliana, donde la mayoría de construcciones son de 4 a 6 plantas.

En lo alto del Nebotičnik se encuentra un restaurante con unas excelentes vistas a todo el centro de la ciudad, con el castillo como telón de fondo. Son sobre todo bonitas las vistas al atardecer, cuando el cielo puede que se ponga más espectacular y así disfrutemos aún más de la experiencia.

Y si te gusta el sitio, puedes cenar a la luz de las estrellas en la terraza.

Restaurante en el rascacielos


Noche en Metelkova mesto

Liubliana es una ciudad moderna, alegre y divertida, y aunque el centro pueda parecer algo clásico, a poco más de 10 minutos andando llegarás a uno de los sitios underground más divertidos del país.

Se trata de la plaza Metelkova, un lugar donde artistas callejeros y grafiteros han dado rienda suelta a su imaginación para crear un lugar de lo más impactante visualmente, donde hay varios bares donde pasar la noche saltando y bailando al ritmo de la música hardcore.

Si te gusta salir de noche, tienes que pasarte por aquí.

Graffiti en Metelkova

Union Experience

En Liubliana se pueden visitar algunos museos pequeños, como el de Historia Natural o el de Historia Eslovena, pero en cuanto a espacios museísticos, me quedo con el de la cervecería Union, la principal marca cervecera del país.

En la visita guiada, de unas dos horas de duración, te explican cómo surgió la fábrica local justo en ese lugar (la historia tiene que ver con dragones, al más puro estilo Juego de Tronos), cómo luchaban contra la otra marca cervecera más importante en el país, y cómo han llegado a pertenecer al grupo Heineken, uno de los más importantes a nivel europeo.

La visita es muy divertida, así que si te gusta la cerveza, te lo recomiendo encarecidamente. (Durante la visita dan a probar varias cervezas, así que sed no vas a pasar)

Visita a la fábrica de cerveza Union
Visita a la fábrica de cerveza Union


Cuándo ir a Liubliana

Liubliana es una ciudad que se puede visitar durante todo el año, pero está mucho más bonita en los meses de primavera y otoño, cuando el tiempo acompaña para estar al aire libre y no está demasiado llena.

En verano el turismo todavía no es masivo, pero si se nota la ciudad más llena, siendo más difícil conseguir sitio en el restaurante que queremos.

Símbolo de Liubliana
Símbolo de Liubliana


¿Me conviene usar la CityCard?

Liubliana dispone de CityCard por 24, 48 y 72 horas. Entre sus beneficios, se encuentra acceso al transporte público, entrada a más de 20 atracciones entre las que se incluyen el Castillo y casi todos los museos de la ciudad, así como Wifi gratis, visita guiada por el centro, entrada a la Union Experience y el paseo en barco por el río.

En mi caso, visité la ciudad con la tarjeta, así entré en museos en los que no habría entrado a priori, como el de Historia Natural, el Museo Nacional o el de las ilusiones. Fueron visitas breves, pues son lugares pequeños, y me permitieron conocer más sobre la historia de Eslovenia, aunque tampoco fueron nada del otro mundo.

Te recomendaría que echaras cuentas con los lugares a los que quieres entrar, y así veas si te compensa adquirirla. Si te alojas cerca del centro, el transporte público no es muy necesario, pues se puede ir a todos los lugares andando.

Más información:

Qué hacer

Dónde comer

  • Second Violin, Stari trg 21. Restaurante bonito con platos típicos
  • Gostilna Sokol, Ciril-Metodov trg 18. Restaurante muy típico donde probar productos locales

Dónde dormir

 

Turismo de Liubliana

 

Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizas la compra de un producto aquí listado siguiendo este enlace machbel.com recibirá una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para ti y nos ayuda a seguir manteniendo el blog gratuito.

Sobre Víctor Gómez
¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Liubliana como bien dices es tan pequeña que un edificio de 13 plantas es un rascacielos, pero supongo que es ese el motivo por el que se hace tan agradable de visitar. De todas maneras a nosotros de Eslovenia lo que más nos gustó con diferencia fue el lago de Bled. Lamentablemente por falta de tiempo solo pudimos visitar el castillo, no fue posible ir a la isla que hay en el centro del lago, pero desde el castillo había unas vistas estupendas de la iglesia que hay en la isla. Predjama no lo incluimos en la ruta porque nos teníamos que desviar demasiado y por las fotos que habíamos visto daba un poco de mal rollo 😂.

    • Hola! Sí, es una ciudad muy cómoda para visitar. El lago de Bled me encantó, y Predjama es un castillo de película, muy bonito para visitar. Te lo recomiendo para un próximo viaje.