Terras de Pontevedra, descubriendo un gran secreto de Galicia

En plenas rías baixas gallegas se encuentra la mancomunidad de las Terras de Pontevedra que, como un oasis entre tantas playas de veraneo, rebosa naturaleza, cultura y buena gastronomía para agasajar al visitante que va buscando una Galicia auténtica que se mantiene fiel a su sabor único.

Brindando al atardecer en la playa de Mogor
Brindando al atardecer en la playa de Mogor

Una buena visita a Terras de Pontevedra empieza, evidentemente, por la ciudad de Pontevedra, una pequeña joya a la sombra de las grandes ciudades gallegas como son Santiago de Compostela o Vigo, pero que, silenciosa, poco a poco, ha sabido situarse como una de las ciudades más interesantes del norte peninsular.

Para conseguirlo ha hecho dos cosas muy sencillas: eliminar gran parte del tráfico rodado del centro histórico y devolver la ciudad a sus habitantes, llenándola de espacios verdes, centros culturales y restaurando el casco histórico con ciertos toques modernos que le dan un aspecto muy actual manteniendo toda su esencia.

Caminando por Pontevedra
Caminando por Pontevedra

Así, hoy en día, Pontevedra es una de las ciudades más amables para pasear disfrutando de sus añejas piedras y de su intensa vida social. Venir a Pontevedra y no pararse a tomar algo en alguna de sus numerosas plazas se podría considerar un pecado capital.

Una vez conocida la bonita Pontevedra, nuestro viaje puede proseguir por la cercana villa de Poio (está tan cerca que se puede ir andando), donde visitar su monumental Monasterio y la que, según ellos, es la Casa Natal de Cristóbal Colón. Curiosa cuanto menos.

Nuestra próxima parada es uno de los pueblos más bonitos de Galicia, y también de los más curiosos. Se trata de Combarro, donde los hórreos de piedra saludan al mar, pues están en primera fila. Tienen esta peculiar situación porque, en vez de usarse solo para guardar el grano, como en el resto de la comunidad, en estos hórreos se guardaban los aparejos de pesca. Así, al estar en primera línea de mar, era más fácil acceder a ellos. Combarro es un lugar imprescindible a visitar en Galicia, donde también se puede comer muy bien.

Hórreo gallego en Combarro
Hórreo gallego en Combarro
Hórreos gallegos de Combarro
Hórreos gallegos de Combarro
Delfines jugando en la travesía a la isla de Ons
Delfines jugando en la travesía a la isla de Ons

Desde aquí sale el barco hasta las islas de Ons (de las que os hablé en este otro artículo), otro lugar de esos que, si no has estado, tienes que visitar.

Cambiando de orilla de la ría vamos hasta Marín, pueblo conocido por la Escuela Naval Militar, por lo que no es extraño encontrarse a oficiales de la armada totalmente vestidos de blanco paseando por la villa. Aquí, dos de los lugares más bonitos a visitar son el parque de los Sentidos (ideal si viajas con niños), y el imponente Pazo de Lourizán.

Justo al lado de Marín se encuentra la playa de Mogor donde, aparte de disfrutar del atardecer y de la terraza bajo las parras, podemos visitar los petroglifos de Mogor, que sorprenden por sus laberintos de forma circular. La entrada es libre y siempre está bien empaparse de la historia ancestral de los lugares.

Playa de Mogor al atardecer
Playa de Mogor al atardecer
Mar de la ría de Pontevedra
Mar de la ría de Pontevedra
Oficiales de la marina paseando en Marín
Oficiales de la marina paseando en Marín
Petroglifos en forma de laberinto de Mogor
Petroglifos en forma de laberinto de Mogor

Hablando de petroglifos, el yacimiento más importante de Terras de Pontevedra, y también a nivel europeo, es el de Campo Lameiro, en el interior de la provincia. Aquí podemos observar más de diez grandes piedras, de hasta 50m², con grabados de la edad del Bronce, entre las que hay ciervos, caballos, artes de caza y otros motivos que descubriremos durante la visita por libre. Eso sí, la mejor hora para ver los grabados es al atardecer o de noche, momentos en los que se hacen visitas guiadas varios días de la semana.

Para terminar este recorrido por Terras de Pontevedra vamos a visitar una playa con bandera azul, pero no una cualquiera, sino la que baña el río Verdugo, en la conocida como playa fluvial da Calzada. En esta playa, además de tomar el sol y darnos un baño, podemos hacer una pequeña ruta a orillas del río, cruzándolo en diferentes pasos de piedra como si fuéramos un concursante de Humor Amarillo (Takeshi´s castle).

Playa fluvial da Calzada
Playa fluvial da Calzada
Parque de los sentidos de Marín
Parque de los sentidos de Marín
Robles de la carballeira de San Xusto
Robles de la carballeira de San Xusto

Terras de Pontevedra es una zona geográfica con muchos atractivos que ofrecer al visitante y, si bien te he nombrado los principales, me he dejado en la memoria del ordenador lugares como la carballeira de San Xusto, Cuspedriños o las salinas de Ulló.

Porque está bien inspirarte a visitar nuevos lugares, pero también hay que dejar lugar para la improvisación y la sorpresa, algo que es muy fácil que ocurra en Terras de Pontevedra.

Información útil para visitar Terras de Pontevedra

  • Dónde comer
    • Padal da Santiña. Av Santa María, 20, Pontevedra. Excelente restaurante en el centro de Pontevedra
    • TintaNegra. Av. Francisco Regalado, 44, Combarro. Buen menú del día con platos muy suculentos.
    • Loaira, Praza da Leña, 1, Pontevedra. Tapas sorprendentes con preparaciones únicas.
  • Dónde dormir
  • Web oficial
  • Este reportaje ha sido posible gracias a la colaboración de Terras de Pontevedra y al viaje de prensa que han realizado para conocer este rincón de Galicia.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.