Paseos a caballo, expeciencias y cómo hacer fotos

Una de las actividades que más nos gusta al hacer turismo rural son los paseos a caballo. Son una forma genial de conocer mejor el entorno en el que nos encontramos, de subir montañas sin cansarnos, y de disfrutar de la experiencia de montar a caballo. Durante mis viajes he realizado paseos a caballo en lugares tan dispares como Asturias, Menorca, Navarra e incluso Jordania. Todos ellos fueron muy diferentes, reflejo del lugar en que me encontraba.

Paseo a caballo en el Valle de Arán

Mi primera vez sobre un caballo fue en Navarra. Superados los nervios iniciales de ser la primera vez que me subía a un caballo, comenzamos la ruta por los alrededores del centro de hípica.

En fila, despacio (esto es un paseo, no una competición), intentando de forma inútil que el caballo no se parara a comer cuando le diera la gana, fuimos avanzando por el campo navarro.

Poco a poco me iba amoldando a los botes de cada paso del equino, y poco a poco él me hacía creer que seguía mis órdenes. Mera ilusión, ya que al mínimo brote verde apetitoso, se lanzaba a darle un bocado.

Cuando hubo que cruzar un riachuelo, el caballo me transmitió toda su seguridad de tener cuatro patas y no resbalarse en estos terrenos difíciles. Tú tan sólo tienes que agarrarte con fuerza y dejar que el caballo haga el trabajo duro.

Mi primera vez subiéndome a un caballo

Al final del recorrido, de una hora y algo, tocó la reglamentaria sesión de fotos (algo que nunca puede faltar en un paseo a caballo), y de despedirnos de nuestra montura durante este maravilloso paseo.

Después hice otro paseo a caballo en Cantabria, Asturias, Menorca, y en el Valle D´Arán hace y Jordania hace apenas unos meses.

Los mas tranquilos fueron los caballos de Asturias, así como los mas pequeños, al tratarse de caballos de montaña. También es cierto que esa era la cuarta vez e iba con más conocimiento, pero en Navarra, mi primera vez, el caballo se portó también muy bien, y eso que era por un terreno más abrupto.

En Menorca, donde había de raza menorquina y de raza española, eran bastante más grandes y nerviosos. Eran felices corriendo, e incluso alguno sabia ponerse a 2 patas, ya que eso hacen en las fiestas de Menorca.

Esquivando ramas en Cantabria

Los de Cantabria debían ser los mas traviesos, ya que al hacer la ruta de montaña por una zona con muchas ramas, el caballo iba directo hacia ellas para rascarse, sin tener en cuenta que encima iba yo y las ramas, bajas para él, ¡me daban directamente en la cabeza!

Mi última experiencia fue en Jordania. Tras la larga visita a Petra, de muchas horas bajo el sol, me subí un caballo para superar los últimos dos kilómetros del recorrido, más que nada para comprobar la experiencia (sí, estaba muy cansado también ;).

El caballo fue igual de manso que siempre, y se portó a las mil maravillas, aunque no puedo decir lo mismo del guía, que cómo siempre, intentó cobrar de más.

La experiencia en todos los lugares que probé fue sumamente satisfactoria, y aunque solo estés 1 ó 2 horas sobre el caballo, te acabas entendiendo con él a las mil maravillas.

Toda una experiencia sentir como el caballo atiende a las riendas, como va por su sitio y como intenta desobedecer e ir a comer a la mínima. Una forma ideal para recorrer la naturaleza, y que tiene que ser impresionante hacerse una ruta de varios días a caballo, como el Camín Real de la Mesa o el Camín de Cavalls (menorca).

Travesía a caballo por Asturias
Paseantes interesados en una ruta a caballo
Guía haciendo un caballito

 

Cómo hacer fotos en un paseo a caballo

Todos los paseos a caballo que hice siempre fueron con mi grande y pesada cámara a cuestas.

El instructor no pone demasiado problema, mientras sea bajo tu responsabilidad y asumas que si te caes o rompes la cámara, es todo culpa tuya (yo nunca me caí, sigo tocando madera. Toc toc)

La mejor forma de llevar la cámara en un paseo a caballo es colocársela cruzada en bandolera, sin llevar mochila ni nada, tan sólo la cámara reposando a un lado de tu cuerpo.

Si la cámara reposa sobre tu espalda, la sufrirás en todos los botes del caballo, y te aseguro que son muchos. Así que siempre a un lado.

Haciendo fotos desde el caballo

Para hacer fotos, al principio espera a que el caballo esté bien quieto, no vayas a perder el equilibro y caerte. Asienta bien los pies sobre los estribos, y coge la cámara con una mano, mientras en la otra tienes las riendas. Las riendas nunca se pueden soltar.

Si quieres hacer fotos en movimiento, entonces tienes que manejar la cámara con una sola mano (la derecha normalmente), mientras coges las riendas con la otra. Recuerda, riendas siempre cogidas, pies asegurados en el estribo.

En el Visa pour L´Image de Perpignan me dijeron que tenía mucha habilidad manejando la cámara con una sola mano. ¡Incluso muevo el zoom del objetivo sujetándola con una sola mano!

Practica antes de salir al campo a llegar y cambiar los controles básicos de tu cámara con una sola mano. Tienes que poder cambiar la apertura, velocidad, iso y zoom.

Parando al caballo
A caballo por Menorca
Paseo a caballo para llegar a Petra

Cómo configurar la cámara para hacer fotos en un paseo a caballo

Configuramos la cámara en autofocus, con prioridad a la velocidad (Tv o S) a una velocidad un poco alta, sobre 1/400 o 1/500 para que no salga la foto movida, ISO suficiente para que la foto salga bien expuesta, y a disfrutar.

Puedes probar a ir cambiando la velocidad para conseguir diferentes efectos, como barridos y sensación de movimiento. Como el caballo bota mucho, seguro que tendrás que hacer muchas pruebas, pero no te desanimes, seguro que alguna sale bien.

Muchas de las fotos las haremos apenas mirando por el visor, así que no tengas mucho miedo en hacer fotos de más. El recorrido dura un ahora, no te va a dar tiempo a pasarte demasiado.

Eso sí, súbete al caballo con la tarjeta vacía y mucho espacio en ella, que cambiar la tarjeta sobre un caballo no es nada fácil. Te lo aseguro, que en una ocasión tuve que cambiarla, y por supuesto se me calló al suelo. Menos mal que el guía me la acercó.

Al llegar al lugar más bonito de la ruta, una buena idea es que alguien que sepa montar a caballo, o el propio guía, pose para poder hacerle una buena foto en ese entorno. Acuérdate de que también te hagan una a ti, que los que vamos con cámara tenemos muy pocas fotos nuestras.

Por último, tan sólo te queda disfrutar del paseo y buscar encuadres sugerentes que muestren que estás pasándolo bien, o por lo menos lo parezca.

¿Te animas a dar un paseo a caballo y fotografiarlo?

Al galope a caballo por Jordania
Ojo de caballo

Vive esta experiencia:

Sobre Víctor Gómez

¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Jajaja que buenos los trucos para hacer fotos!, no me lo imaginaba, yo siempre pedía que me las hicieran, porque soy una patosa y me daba cosa tirar la cámara, muchas gracias por el aporte a buen seguro los haré, al menos lo intento!

  2. Creo que lo que más influye a la hora de dejar un blog de lado pronto es marcarse objetivos excesivamente difíciles y, sobre todo, en demasiado poco tiempo. Mi meta más importante es precisamente que dentro de un año siga publicando las 3 entradas semanales que hago ahora. Con eso me conformo. Luego tengo otros objetivos algo más ambiciosos pero con los que no me obsesiono pero que me sirven de motivación para el corto plazo, como llegar para finales de año a las 100 visitas diarias de promedio.