Bérgamo, qué ver y hacer en una escapada de fin de semana

Esta pequeña ciudad a los pies de los Alpes es una de las grandes desconocidas de Italia. Eclipsada por el glamour de la capital de Lombardía, Milán, Bérgamo pasa desapercibida, aunque desde la ventanilla del avión de la aerolinea lowcost, su esbelta figura recortada contra las montañas acapara todas las miradas. Tres viajes necesité para conocer a fondo Bérgamo, una de mis ciudades favoritas de Italia para disfrutar de toda la historia, la cultura y el sabor de este apasionante país.

Vista general de Bérgamo al atardecer Italia Lombardia
Panorámica de Bérgamo

Muchos dicen que en un día se puede ver la ciudad, pero viajar es algo más que ver fachadas, así que para disfrutar plenamente de todo lo que nos ofrece Bérgamo (y te aseguro que es mucho), mejor ir un fin de semana, o un puente si queremos hacer escapadas por los alrededores, como por ejemplo al valle de Val Seriana, a una hora en autobús.

Libro e interior de la basílica iglesia de Santa María Maggiore
Interior de Santa María Maggiore

Breve Historia de Bérgamo

Antes de ponerme a listar los lugares de interés de Bérgamo, me gustaría contarte un poco de la agitada historia de la ciudad, ya que las guerras e invasiones que sufrió son las que modelaron su forma actual.

Sus orígenes se remontan a la ciudad romana de Bergomum, asentada en lo alto de la colina para aprovechar esta posición estratégica. Sin embargo, de poco le sirvió cuando llegó Atila (el Huno) en el siglo V y la destruyó.

Durante el siglo XII se sucedieron diversas guerras contra ciudades cercanas, como Brescia, terminando este oscuro periodo fundando la Liga Lombarda, y pasando posteriormente al control de Milán, la capital de esta unión de ciudades italianas.

En el siglo XV hubo un nuevo cambio de manos, pasando Bérgamo a ser controlada por la República de Venecia, que la fortalece (para proteger a los burgueses) con la construcción de las murallas venecianas que hoy en día rodean la ciudad alta.

Este periodo tuvo una fuerte influencia artística en Bérgamo, algo que podemos ver en la multitud de leones con alas que encontraremos en muchos escudos, emblema de la República de Venecia.

Muralla de Bérgamo y puerta de San Alessandro al atardecer
Puerta de San Alessandro y muro veneciano

Napoleón combulsionó Europa en el siglo XVIII, y Bérgamo no quedó fuera de su dominio imperial, poniendo fin a la influencia Veneciana.

La rápida caída de Napoleón hace que Bérgamo pase a ser parte de Austria durante unas pocas décadas, hasta que en 1859 Giuseppe Garibaldi entra en la ciudad por la puerta de San Lorenzo (actual puerta Garibaldi), poniendo fin al dominio austriaco y devolviéndola a Italia.

Actualmente Bérgamo está en la región de Lombardía, de la que es capital Milán.

Interior del Funicular de Bérgamo a la ciudad alta
Funicular a la ciudad alta

Qué ver en la ciudad alta de Bérgamo

Bérgamo es una de las pocas ciudades italianas en dos niveles: el de la ciudad alta (cittá alta), que corresponde al casco histórico de la etapa medieval, y el de la ciudad baja (cittá baxa), la zona más moderna.

La ciudad alta es la zona más bonita de Bérgamo, pero antes hay que llegar hasta aquí arriba

Una de las formas más rápidas es usar el funicular de la Città. En unos pocos minutos el vetusto vagón nos transporatá hasta la Piazza Mercato, punto de inicio de la Via Gombito, principal calle de tiendas y restaurantes de Bérgamo.

Pizza en una visita a bérgamo
Pizza en la ciudad alta

Pero como vamos con tiempo de sobra, recomendaría subir hasta la ciudad alta por la Via Salita della Scaletta, que se encuentra a un paso de la estación del funicular. Esta callejuela discurre por un agradable bosque, rodeado de algunas mansiones, y nos transmite la dificultad que entrañaba antaño llegar hasta el centro de Bérgamo.

La puerta de San Alessandro (Porta San Alessandro) será nuestra recompensa por el resfuerzo realizado, disfrutando de una de las mejores panorámicas de la ciudad entre las montañas.

Calle empedrada con hojas de otoño en Bérgamo
Via Salita della Scaletta en Bérgamo

Via Gombito y Piazza Vecchia

La ya mencionada Via Gombito será nuestra via para llegar a la Piazza Vecchia (Plaza Vieja), sorprendente plaza renacentista donde destaca por encima de todos los edificios el Campanone (o Torre Cívica). Dicen que esta es una de las plazas más bonitas de Italia, y no seré yo quien lleve la contraria a quien lo dice.

Subir al Campanone es más que recomendable

A 52 metros de altura admiraremos toda Bérgamo, las torres, y los cercanos Alpes, con valles como el de Val Seriana. Una auténtica maravilla, aunque cada media hora repiqueteen las campanas sobre nuestra cabeza.

Nada que ver con el festival campanero que ocurre todos los días a las 10 de la noche, donde suenan 100 veces las campanas para recordar la llamada a los campesinos. Originalmente sonaban 1008 veces, pero tuvieron que acortar la campanada para no molestar demasiado a los vecinos.

De nuevo en la Plaza Vieja (Piazza Vecchia), la anexa Piazza del Duomo nos llamará con fuerza. Si nos fijamos en el suelo entre las plazas veremos una curiosa Meridiana, un calendario celeste que funciona según la posición solar. Hay varios de estos calendarios repartidos por todo Bérgamo, mostrando el afán por medir el tiempo de los bergamascos.

Pareja besándose en una visita a Bérgamo
Pareja en la Plaza Vieja

Piazza del Duomo y Santa María Maggiore

En la Piazza del Duomo encontraremos la reglamentaria catedral, de Sant´Alessandro en este caso, en la que se encuentra la capilla en memoria del Papa Juan XXIII (nacido en la cercana Sotto id Monte), y la exuberante basílica de Santa Maria Maggiore, uno de los lugares de más interés de Bérgamo.

La basílica de Santa Maria Maggiore se merece una visita con calma, pues su historia es de lo más apasionante. Usada como iglesia, banco y mercado en la edad media, en sus paredes veremos frescos de lo más variados. Los ricos de la época compraban partes de la pared de la iglesia para mandar pintar a sus santos favoritos, buscando su favor.

También encontraremos la tumba del compositor bergamesco Gaetano Donizzetti, y en el exterior, anexa, la ostentosa tumba del Condotieri Bartolomeo Coleoni. Si nos fijamos en la valla de la iglesia veremos el escudo de armas de la familia Coleoni, desgastado de tanto tocar la zona en la que hay tres elementos repetidos. Dicen que tocarlo da suerte, pues son los tres “cuyoni” del Condotieri, famoso por su virilidad.

Interior de la basílica de Santa María Maggiore en Bérgamo
Fresco de santos en Santa María Maggiore
Vista aérea de Bérgamo desde el Campanone a la iglesia Santa Maria Maggiore
Santa María Maggiore de Bérgamo desde las alturas

La Rocca

Visitadas las iglesias más interesantes de Bérgamo, nuestro próximo destino es la Rocca, el antiguo castillo del centro de la ciudad reconvertido en parque, y que tiene unas, de nuevo, excelentes vistas a toda la ciudad.

Pequeño museo militar al aire libre, en la Rocca nos encontraremos con el Fiat más resistente de todos los tiempos: el tanque recordando la Segunda Guerra Mundial.

Plaza Vieja de Bérgamo desde las alturas
Vista aérea de la Plaza Vieja y Bérgamo

Castillo de San Vigilio

Para terminar el día de visita a Bérgamo, uno de mis lugares favoritos desde el que admirar el atardecer es el Castillo de San Vigilio, excelente mirador a la pequeña urbe y a las montañas circundantes.

Para llegar hasta el Castillo de San Vigilio hay otro funicular, el de San Vigilio, que nos acercará hasta la zona más burguesa de la ciudad, con románticos restaurantes y excelsas residencias.

De camino al funicular haría una parada en la heladería La Marianna, lugar de invención de la Stracciatella. Su sabor es único.

Y con un buen helado y las fantásticas vistas del castillo, no se me ocurre mejor manera de despedir el día.

Sol al atardecer sobre Bérgamo y el castillo san vigilio
Atardecer desde el castillo de San Vigilio

Qué ver en la ciudad baja de Bérgamo

De la medieval ciudad alta, con sus callejuelas estrechas y de orden caótico, pasamos a la zona baja de la ciudad, con alguna que otra gran avenida y estilo más moderno, aunque tampoco demasiado.

Estamos en Italia, aquí el buen gusto es evidente

En la ciudad baja de Bérgamo, la plaza de Dante Alighieri (Piazza Dante Alighieri) es la zona más monumental, con grandes construcciones neoclásicas que acogen la sede de la Banca Italiana, la Cámara de Comercio y el Palacio de Justicia, junto a pequeños jardines embutidos entre edificios.

Pero para mi gusto, el triángulo formado por las calles Pelabrocco, Pignolo y San Tomaso son las que guardan toda la esencia de la ciudad baja, con pequeños palacetes que esconden jardines en su interior, fachadas pintadas por frescos, y sorpresas como la importante pinacoteca de la Academia Carrara, de las más prestigiosas de Italia.

bicicleta vista en una visita a bérgamo
Ciclista de la ciudad baja

Qué hacer en Bérgamo, 10 imprescindibles de fin de semana

A pesar de su pequeño tamaño, hay muchas cosas típicas de Bérgamo que podemos hacer en una visita a esta gran ciudad:

  1. Probar la dulce polenta de Bérgamo, un postre del que la pastelería Nessi es su mayor exponente. También el Osei es típico de la ciudad
  2. Hablando de dulces, la Torta del Donizetti es otro clásico de la ciudad alta
  3. Subir al Campanone y “sufrir” el repiqueteo de las campanas sobre nuestra cabeza
  4. Ver el atardecer desde el Castillo de San Vigilio
  5. Beber un vino italiano en la cafetería de la estación superior del funicular de la Cittá mientras disfrutamos de las vistas
  6. Descubrir el Lavatoio medieval de la Piazzetta Luigi Angelini
  7. Degustar la receta original del helado de Stracciatella en la heladería La Marianna
  8. Tocar los “cuyoni” al Condotieri en la valla de la Basílica de María la Maggiore
  9. Buscar frescos en las fachadas de los palacios burgueses que hay por toda la ciudad
  10. Disfrutar perdiéndose por las callejuelas empedradas
Camarera típicamente italiana sonriendo en Bérgamo
Camarera italiana
Mujer escogiendo pizza italana en un restaurante de Bérgamo
Escogiendo una pizza
Vista general de la Piazza Viecha de Bérgamo
Plaza Vieja de Bérgamo

Información práctica para visitar Bérgamo:

  • Llegar a Bérgamo es muy sencillo y barato, pues el Aeropuerto de Bérgamo Orio al Serio es base de Ryanair, contando con vuelo directo desde muchas ciudades, como Madrid, Barcelona, Santander, Santigo de Compostela, Zaragoza y las islas.
  • Entre el aeropuerto de Bérgamo Orio al Serio y el centro de la ciudad, la zona baja, hay un autobús cada 20 minutos, el de la línea 1. Cuesta 2,20€ el trayecto, 5€ para usar autobuses y funiculares todo el día, y cuenta con wifi.
  • Toda la zona alta y parte de la zona baja de Bérgamo dispone de wifi gratuito, al que podemos conectarnos tras enviar un sms de tarifa estándar.
  • Turismo de Bérgamo

Dónde Comer en Bérgamo

Dónde dormir en Bérgamo

Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizas la compra de un producto aquí listado siguiendo este enlace machbel.com recibirá una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para ti y nos ayuda a seguir manteniendo el blog gratuito.

Sobre Víctor Gómez
¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Mi primo estuvo viviendo un tiempo allí y no pude ir a verlo. Con Ryanair, tenemos vuelo directo desde Zaragoza…. la verdad es que no tengo excusa para no acercarme a conocerlo. Tiene buena pinta!!

  2. Pingback: Italia - Lombardía. Visita a Brescia en un día - machbel

  3. Pingback: Comer en Roma: cómo encontrar buenos restaurantes y heladerías (con recomendaciones) - machbel