A Rapa das Bestas, peluquería de caballos en Sabucedo, Galicia

A Rapa das Bestas es una de esas fiestas que debido a su espectacularidad, desde hace unos años está teniendo un gran auge. La rapa das bestas es una actividad típica en Galicia, donde se recogen los caballos salvajes que viven en los montes cercanos para cortarles las crines y la cola, desparasitarlos y marcarlos. La de Sabucedo, que se celebra el primer fin de semana y lunes de julio, es la más famosa, pues no se usan cuerdas, palos o aparatos para reducir al animal, tan sólo la fuerza de los aloitadores, que se juegan el tipo saltando y derribando a los caballos salvajes.

Rapa das Bestas 2012, Sabucedo, Galicia, España
El baile del caballo

La fiesta de la Rapa das Bestas empieza el viernes con la tradicional misa a San Lorenzo, patrón de Sabucedo, para rogarle que no haya ninguna desgracia durante las fiestas y todo transcurra con normalidad. Después empieza la Baixa, donde los vecinos de Sabucedo, acompañados de muchos visitantes, van a la sierra a buscar los caballos. Estos montes son un espacio natural de 45 km2 donde los caballos viven en total libertad el resto del año, y ofrecen unos paisajes típicamente gallegos con pequeños riachuelos, bosques de pinos, carballeras y suaves montañas.

Rapa das Bestas 2012, Sabucedo, Galicia, España
Camino al curro
Rapa das Bestas 2012, Sabucedo, Galicia, España
El curro
Rapa das Bestas 2012, Sabucedo, Galicia, España
Caballos salvajes entrando en el curro
Rapa das Bestas 2012, Sabucedo, Galicia, España
Curro lleno de caballos salvajes

Antes de empezar la rapa en sí, los caballos descansan y se tranquilizan en unos cercados próximos al pueblo, a los que llegan tras cruzar por el medio del pueblo, los puestos de pulpo a feria y las tiendas de campaña. Como en toda fiesta gallega, el comer bien es algo indispensable, por lo que durante estos días Sabucedo se llena de puestos de pulpo, churrasco y carne a la parrilla que hacen las delicias de los visitantes. El pulpo a la gallega sabe mucho mejor en estos puestos que en cualquier restaurante.

Rapa das Bestas 2012, Sabucedo, Galicia, España
Sonrisa gingival
Rapa das Bestas 2012, Sabucedo, Galicia, España
Niños cogiendo un potro salvaje
Rapa das Bestas 2012, Sabucedo, Galicia, España
Caballo antes de ser rapado
Rapa das Bestas 2012, Sabucedo, Galicia, España
Aloitadores lanzándose sobre el caballo

El sábado sobre las 7 de la tarde empieza la primera rapa del fin de semana en el curro, un recinto tipo anfiteatro donde se lleva a los caballos para raparlos. El curro tiene asientos para unos 2000 espectadores que quieren ver la fiesta, pero con la gran afluencia de público se llena rápidamente, por lo que es aconsejable comprar la entrada (10€ adultos, 5€ niños) lo antes posible, así como coger sitio nada más abrir las puertas.

Rapa das Bestas 2012, Sabucedo, Galicia, España
Aloitadores lanzándose sobre el caballo
Rapa das Bestas 2012, Sabucedo, Galicia, España
Caída del caballo de un aloitador
Rapa das Bestas 2012, Sabucedo, Galicia, España
Aloitador cabalgando
Rapa das Bestas 2012, Sabucedo, Galicia, España
Aloitadora cabalgando

Y llega el gran momento. Las puertas del curro se abren, y cientos de caballos salvajes gallegos entran corriendo en el curro hasta que ya no entra ni un alfiler. La primera parte de la rapa consiste en llevar a los potros en un recinto anexo, para que no sufran ningún daño debido al nerviosismo de los caballos. Para ello, los niños, ayudados por adultos, los cogen por las orejas y los separan del resto de la manada.

Rapa das Bestas 2012, Sabucedo, Galicia, España
Todos al suelo
Rapa das Bestas 2012, Sabucedo, Galicia, España
Caballo en posición de rapa
Rapa das Bestas 2012, Sabucedo, Galicia, España
Manos sobre el caballo
Rapa das Bestas 2012, Sabucedo, Galicia, España
Rapando al caballo

Después, es el turno de los aloitadores, los encargados de saltar sobre los caballos y reducirlos usando tan solo la fuerza de sus brazos, aplicando técnicas con siglos de antigüedad. Un aloitador salta sobre el caballo para taparle los ojos y así desorientarlo, otro lo coge por el cuello para pararlo, y un tercero lo agarra por el rabo para intentar desestabilizarlo. El jinete tiene que bajar del caballo deslizándose alrededor de su cuello, y una vez inmovilizada a la bestia de pie o tumbada, según la fuerza del animal, se le corta la crin, la cola y se le administra antibiótico.

Rapa das Bestas 2012, Sabucedo, Galicia, España
Rapando al caballo
Rapa das Bestas 2012, Sabucedo, Galicia, España
Cara a cara
Rapa das Bestas 2012, Sabucedo, Galicia, España
Coces
Rapa das Bestas 2012, Sabucedo, Galicia, España
Aloitador esperando su turno

Así, hasta llegar a rapar más de 600 caballos durante los 3 días de fiesta, en un espectáculo que conjuga fuerza, maña y mucho valor. Los caballos son salvajes y no están acostumbrados a estar encerrados, por lo que dentro del curro hay muchas peleas entre los machos y con los aloitadores que intentan subirse encima de ellos. Aunque la fiesta parezca muy salvaje, los organizadores aseguran que el animal no sufre ningún daño, más allá del estrés de estar todos agrupados, pero que se compensa con la mejor higiene con la que vuelven a su hogar en en monte.

Rapa das Bestas 2012, Sabucedo, Galicia, España
Caballos gallegos salvajes
Rapa das Bestas 2012, Sabucedo, Galicia, España
Caballo burlón
Rapa das Bestas 2012, Sabucedo, Galicia, España
Fin de la rapa
Rapa das Bestas 2012, Sabucedo, Galicia, España
Contento por el trabajo

De los aloitadores no se puede decir lo mismo, pues es fácil que alguno se rompa un brazo, sufra contusiones y pase dolorido varios días, pero la recompensa del trabajo bien hecho y el haberse enfrentado con estas bestas es pago suficiente para repetir la hazaña año tras año.

A Rapa das Bestas es una de esas fiestas que hay que ver para comprender lo que significan tanto para Sabucedo como para los 30.000 visitantes que tiene cada año, que además de ver el espectáculo de la rapa, disfrutan de unos días de acampada con conciertos en plena naturaleza gallega.

Más información:

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Impresionantes imágenes las que nos traes de una fiesta que, como dices, se está haciendo un hueco entre las más conocidas por derecho propio.
    Algún día habrá que acercarse.. pero mejor ir con el pelo bien recortadito no vayan a coger velocidad los aloitadores y la liemos ;-)

  3. Magnífico reportaje, me encantan las fotos (y el texto). Te felicito.
    Tengo pendiente acercarme hasta allí un año… qué envidia!

    Saludos.

    Jota.

  4. Pingback: A Rapa das Bestas | Víctor Gómez

  5. soia unos animales haciendo eso a estos pobres caballos, sois unos cabrones de mierda y encima disfrutais haciendoles esto a estos caballos

    • porque son unos cabrones ,que sabras tu,los caballos hay que cortarles las crines porque en medio de los toxos no pueden correr y se yenan de las puntas de estos enredadas las cuales se llenan de parasitos y se infectan,al igual que tu cabeza al comentar sin saber.

    • te apoyo aun que digan que es un bien no es la forma mas bien se asustan los pobres animales

  6. Pingback: Balance del 2012 ante un año interesante - machbel

  7. fiesta estupida dejen a los animales libres como siempre el humano abusa solo por divercion pateticos no les basta con cazarlo comerlos turturalos tambien privarle su libertad que poca tienen por que le quitamos sus tierras humanos egoistas

  8. puede ser q siempre a los españoles les encante molestar a los animales!!! por diosssssssssssssssssssssssssss

    bastaaa, se q es algo de todo el mundo.. pero basta con estas fiestas ridiculassssssssssssssss… a ver si los meten a ustedes ahi adentroo!!! a ver si les gustaaa, estar en pesimas condiciones, q los saquen de su libertad, y los rapen, POR Q A OTRO SE LE CANTE!!!

    DEJEN A LOS ANIMALES LIBRES…

    • Deixen vivir os cabalos salvaxes en paz,estuveron sempre nos nosos montes e agora stadelos matando sen motivo ningun.

  9. Para gente que no lo sepa, y que se podía informar en google, por ejemplo…esta fiesta tiene origen siglos atrás. Ya a principios del siglo XVIII se tienen noticias de la primera celebración festiva de la bajada de las bestas del monte, su posterior rapa y el marcado de los potros jóvenes. Aún así se cree, y algunos estudiosos como Manuel Cabada lo recogieron en sus libros, que la tradición es mucho más antigua e incluso podría ser preromana puesto que se encontraron diversos petróglifos en la zona, donde se representan a hombres sobre caballos. En 1963 la fiesta fue declarada de Interés Turístico Nacional, y recientemente fue declarada en el año 2007 de Interés Turístico Internacional, quedando así entre las cuatro que tienen este galardón en Galicia. Los caballos se reúnen y rapan para mantenerlos limpios de parásitos y que las crines y las colas no se enreden en el monte bajo que puebla esa zona de mi tierra. Soy bien conocedora de esta fiesta y sé hasta qué punto se respeta y se venera a estos animales. No se puede hablar si no se tiene un conocimiento más profundo. Yo soy antitaurina..eso sí es una salvajada…no hay palabras…pero no permito que se ponga a la misma altura….
    Viva A Rapa das Bestas de Sabucedo…!!!

  10. A orixe de sta festa e sanear os animais non maltratalos e ainda asi facemos festa con eles,disfrutamos deles,son os nosos mellores amigos e logo GODEMOLOS.

  11. Co tema dos microchips stase acabando cos cabalos salvaxes sobre todo,cos particulares tamen hai problemas,xa non hai quen se aclare o final moitos o non saber q facer optan polo mais cobarde mandalos o MATADEIRO,EN ESA MESMA SITUACION QUISERA EU MIRAR A MOITA XENTE.

  12. son ganas de molestar a los caballos… ellos sufren i vosotros os divertiis igual que que los toros.
    I la sesibilidad e inteligencia donde esta???
    os cuesta encontrarla eehhh

  13. Impresionante!! La cercanía, la nitidez y los colores de las imágenes son muy llamativos. Por lo que hemos ido leyendo y escuchando A Rapa das Bestas viene de una leyenda que habla sobre una peste que asolaba la parroquia de Sabucedo, dos hermanas ofrecieron al patrón dos de sus caballos para que cesase la peste, cumplieron su ofrenda y entregaron los dos caballos al párroco; éste los liberó en el monte y con el paso del tiempo, estos se multiplicaron.