A Rapa das Bestas 2017, la lucha entre el hombre y al animal

Fuerza y honor. Antes de emprender la lucha contra los caballos salvajes de Sabucedo, estas palabras flotan en el ambiente del curro. Los caballos aparecerán de un momento a otro por la puerta de la pequeña plaza, mientras el público se acomoda en sus sitios y los aloitadores, verdaderos héroes de esta tradición milenaria, extinguen su miedo ante la incertidumbre con la ayuda de sus compañeros. El primero de los caballos asoma por la puerta; la lucha está a punto de comenzar.

Aloitador saltando sobre un caballo salvaje

Cuando se completa esta primera etapa, los niños salen del curro y el primero de los aloitadores se prepara para la pequeña hazaña que tiene por delante, nada menos que saltar sobre un caballo salvaje para, con ayuda de un par de compañeros, tumbarlo sobre la arena para cortarle las, otrora, preciadas crines.

Hoy en día puede más el impulso conservacionista de cuidar a las manadas salvajes de caballos que el rendimiento económico que supuso hasta hace décadas para Sabucedo las crines de caballos salvajes.

Curro con los caballos salvajes
Curro con los caballos salvajes
Mirada de caballo salvaje
Mirada de caballo salvaje
Aloitadores tratando de detener un caballo
Aloitadores tratando de detener un caballo
Aloitador sobre un caballo salvaje
Aloitador sobre un caballo salvaje

1800 almas observan en silencio los movimientos del aloitador que, con sumo cuidado, escoge cuál va a ser la primera “bestia” con la que se encare; a ser posible, una grande y fuerte, para aumentar las dimensiones de la gesta que está a punto de ocurrir.

Cuando la mayor bestia del curro entra en el campo visual del aloitador, este sabe que ya ha encontrado a un rival digno de la proeza, y con paso decidido corre para saltar sobre el caballo, sujetándose únicamente con una mano a sus crines, mientras cabalga sin rumbo entre la manada. Son segundos de gloria alentados por el aplauso y los ánimos de todos los asistentes a la Rapa das Bestas, que miran con expectación esta intensa lucha entre el hombre y el animal que ocurre a pocos metros de sus ojos.

Los compañeros del aloitador logran sujetar a la bestia salvaje. Uno por el rabo, otro por el cuello, y nuestro intrépido jinete, en una demostración de agilidad, salta de la bestia mientras rodea con sus fuertes brazos la cabeza del animal. De esta forma, al cubrir sus ojos, logran desorientarla y tranquilizarla, momento que aprovechan los aloitadores para derrumbarla sobre la arena y así poder cortarle las crines con mayor tranquilidad. Además, también le suministran antibiótico para evitar que las enfermedades se propaguen por la manada.

Corte de crines en A Rapa das Bestas
Corte de crines en A Rapa das Bestas
Detalle del corte de las crines
Detalle del corte de las crines
Aloitadores cortando las crines de un caballo
Aloitadores cortando las crines de un caballo
Aloitadores tranquilizando un caballo abatido sobre el suelo
Aloitadores tranquilizando un caballo abatido sobre el suelo

Este épico momento, que tan sólo dura unos minutos, se repite asíduamente durante las casi dos horas que dura un curro de A Rapa das Bestas, en el que diferentes grupos de aloitadores se van turnando para enfrentarse a las bestias y asegurar así su supervivencia en las montañas gallegas.

La fuerza y el honor de los aloitadores, así como la de estos caballos gallegos salvajes, es legendaria, pero los saltos y acrobacias inesperadas que ocurren durante el curro no son las únicas proezas que tienen lugar durante el fin de semana de A Rapa das Bestas.

El jueves empieza la acción con la salida al monte para recoger a estos caballos que viven en libertad en las montañas que circundan a Sabucedo. Son horas y horas de caminar entre bosques y matojos para encontrar a estas manadas salvajes, rodearlas, e irlas conduciendo a los lugares designados para su custodia durante el fin de semana. En este 2017, las tareas de recoger a los caballos se alargaron durante más de 12 horas. Y en estos trabajos participan, además de los vecinos del pueblo, los mismos aloitadores que días después van a tener que doblegar a las bestias, creando un fuerte lazo de unión entre el hombre y el animal.

Recogiendo los caballos salvajes en el monte
Recogiendo los caballos salvajes en el monte
Recorrido de los caballos salvajes por las calles de Sabucedo
Recorrido de los caballos salvajes por las calles de Sabucedo
Entrada de los caballos en Sabucedo
Entrada de los caballos en Sabucedo
Aloitador saltando para coger un caballo salvaje
Aloitador saltando para coger un caballo salvaje

A Rapa das Bestas es una de las tradiciones milenarias más pintorescas de Galicia, no sólo por su fuerte espectacularidad, si no por su inmenso respeto hacia el animal, que no sufre más daños que el agobio del momento, y por el arte que han desarrollado para lograr domar durante unos minutos a estas bestias salvajes.

Seguro que hay formas mucho más sencillas de cortar las crines de los caballos, pero dudo que haya ninguna que precise de más coraje por parte del ser humano para completar su cometido. Por eso, durante el primer fin de semana de julio, Sabucedo es la capital de la fuerza y del honor.

Caballos salvajes por los montes de Sabucedo
Caballos salvajes por los montes de Sabucedo
Caballo salvaje cantando
Caballo salvaje cantando
Aloitadores agradeciéndose el esfuerzo realizado
Aloitadores agradeciéndose el esfuerzo realizado

Información para vivir A Rapa das Bestas:

  • A Rapa das Bestas se celebra en la pequeña localidad de Sabucedo a principios de julio. El jueves y viernes se realizan las salidas al monte para recoger a los caballos, mientras que el sábado por la tarde, el domingo por la mañana y el lunes por la mañana se celebran los tres curros en los que se corta el pelo a estos animales.
    Las entradas se ponen a la venta en internet con varios meses de antelación, y normalmente se venden todas rápidamente, sin quedar entradas para la venta en taquilla.
    Durante todo el fin de semana Sabucedo se convierte en una gran fiesta ante este evento declarado de interés turístico internacional, por lo que hay conciertos y espectáculos hasta altas horas de la madrugada.
    En cuanto a los alojamientos, se puede hacer acampada en diferentes prados cerca del curro y de Sabucedo, o buscar hoteles en pueblos cercanos como A Estrada o incluso Santiago de Compostela.
  • Hoteles cerca de Sabucedo
  • Web oficial
Sobre Víctor Gómez

¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Pingback: Rapa das Bestas de Sabucedo. Un evento único y singular.