¿Cuando ha sido la última vez que has viajado a un sitio como Chipiona?

Imagínate que viajas a un lugar donde la buena vida está presente en todo momento, donde la hora de comer es una gran excusa para juntarte con los amigos a compartir risas, donde los días son tan agradables que te da igual no haber visitado todos los monumentos que tenías en tu lista. En definitiva, imagínate que viajas a un sitio para disfrutar de la vida tranquila, donde llegas por la noche a la cama con una gran sonrisa en la cara.

Atardecer en la playa de Regla

Chipiona es un pequeño pueblo de Andalucía donde puedes viajar a sentir esta forma de vida. Lejos de los agobios de las grandes ciudades, de los circuitos turísticos, de los hoteles de sol y playa, Chipiona es un pueblo donde ir a vivir bien.

¿Y qué es esto de la buena vida? El poder ir en bicicleta a todos los lugares sin preocuparte por el tráfico, tener la paz del océano siempre a tu lado, ir a comprar al mercado y saludar a Luisa, comer de lujo de una forma sostenible, conocer a las personas por su nombre y poder compartir con ellos unas cuantas cervezas a la luz del atardecer, mientras te cuentan su vida; e incluso, visitar unos cuantos monumentos, que nuestra cámara de fotos, o mejor dicho, nuestra cuenta de Instagram, nos reclama publicar fotografías de lugares bonitos para que nuestros seguidores se mueran de sana envidia.

Lo mejor es que en pueblos como Chipiona, donde sus gentes hacen que la vida sea tranquila, donde uno realmente va a descansar y a conocer cómo es el día a día allí, nos vamos a olvidar del Instagram, del estrés diario y de todas esas ideas raras que nos han metido en esta sociedad tan preocupada por el postureo y por la hiper productividad. Y es que qué mejor postureo hay que ser feliz en un sitio donde te sientes realmente acogido.

El faro de Chipiona
La más grande, Rocío Jurado

Para los más inquietos, que tienen que estar siempre en movimiento viendo nuevos sitios, recibiendo más estímulos, un lugar como Chipiona les puede parecer un pueblo que se ve, como mucho, en una mañana. Subir al faro; ver la estatua y la tumba de la más grande, Rocío Jurado; entrar rápidamente al santuario Virgen de la Regla; y comer en el paseo de la playa. Listo. Otro pueblo más para la lista de los conocidos en profundidad, en los que has visto todo lo importante.

Craso error.

Chipiona, y muchísimos otros lugares del mundo con magia, no se pueden visitar cual mera gymkana turística. Así solo te quedas con la fachada, pero no con su alma.

Y si de algo puede presumir Chipiona, es de que tiene alma, o duende, cómo también se dice por mi querida Andalucía.

Fray Juanjo enseñando algunos de los libros más importantes de la biblioteca
Paseando en el interior del Santuario de Virgen de Regla

Por poner solo unos ejemplos de actividades atractivas a hacer en un pueblo que en principio «se ve en una mañana», están cosas como el ir a la subasta de la fruta, y conocer de primera mano cómo venden los agricultores el resultado de su esfuerzo para que nosotros podamos consumirlo. Una experiencia alucinante de lo ágil que resulta la subasta y del lío controlado que ocurre en la gran nave. Además, a diferencia de otras subastas, como la de pescado, no tienes que madrugar y está abierta a todo el mundo.

Más cosas que puedes hacer, a parte de pasear dejándote atrapar por tu curiosidad, encontrando rinconcitos con encanto en las calles de Chipiona, es, por supuesto, subir a lo alto del faro, el más alto de España. Este faro es la señal de identidad de Chipiona, con permiso de la Jurado. Ya sea por el día, o mejor aún, al atardecer, el faro va mostrando diferentes caras en cada momento, así que no te conformes con verlo una única vez. Nunca sabes cómo te va a sorprender.

Subasta de fruta y verdura
Barcos pesqueros en el puerto

A un paso del faro están los corrales, una especie de grandes cetáreas donde se captura el pescado que queda atrapado entre estos pequeños muros cuando baja la marea. Desde el paseo los puedes ver, pero lo divertido es calzarse unas cangrejeras y que un paisano como Andrés, cuyo rostro ha sido cincelado por los años pescando en estos corrales, te vaya mostrando el arte de esta forma de vida.

Hablando de arte, estando en Andalucía, ha llegado el momento de cantar, y si es junto a una chirigota, mucho más divertido. Las chirigotas son grupos de amigos que durante el carnaval cantan canciones humorísticas sobre algún tema de actualidad, sacándole punta a todo. Si te acercas por Chipiona, o por Cádiz, no pierdas la oportunidad de escuchar a unas cuantas chirigotas.

Vista de Chipiona y los corrales desde lo alto del faro
Pescando en los corrales

A un paso de Chipiona está el cordón dunar, donde de buena mañana puedes ver camaleones entre la vegetación, y el resto del día, disfrutar del paisaje dunar y de la gran playa prístina. Aquí la especulación inmobiliaria no ha estropeado el paisaje gracias a la acción de grupos ecologistas como CANS, que ya desde los años 80 apreciaron el gran valor de la zona y han trabajado desde entonces para conservarla. Hoy, se agradece el esfuerzo que han realizado, pues es un pequeño paraíso.

Como ves, una mañana igual se te queda corta para visitar Chipiona, y eso que hay muchas más cosas para hacer, como actividades en el mar (paseo en barco o motos de agua, por ejemplo), acercarte al Parque Nacional de Doñana desde el barco que parte de Sanlúcar de Barrameda, visitar el castillo, o tener unas horas para ti contemplando la vida pasar, a ver cómo te sorprende.

Cada vez me gusta más viajar sin tener planes, siguiendo la motivación de cada momento, y Chipiona me ha sorprendido por ser un gran sitio para dejar de lado la loca vida sin sentido que nos engulle en el día a día y encontrarte contigo mismo y con la alegría de vivir. ¿Es posible hacerlo en una mañana? Lo dudo mucho.

Tapeo en Chipiona
Noche de copas en Chipiona

Lugares para disfrutar en Chipiona

Dónde comer muy bien

  • Awa Beach Club. Comida local con toques asiáticos en plena playa
  • Restaurante tapería Periky. Calle Padre Lerchundi, 3. Tapas de gran calidad para disfrutar de una buena cena.
  • Gastrotasca Sin Bulli. Calle Padre Lerchundi, 26. Pequeña tasca donde empaparse de la gastronomía local hecha con cariño.
  • Restaurante Hotel Agaró. Av. de la Cruz Roja, 38. Platos modernos a buen precio.
  • Restaurante Hotel Monterrey Costa. Paseo Costa de la Luz, 55. Platos de excelente elaboración con sorpresas como el bacalao negro.

Cosas a hacer

  • Subir al faro de Chipiona. Atención a los horarios.
  • Visita por libre o guiada al santuario de Regla
  • Visita guiada a los corrales de pesca
  • Alquiler de velero o motos de agua por la costa de Chipiona con Triman Nautic

Para dormir

  • Hotel Agaró 4*. Av. de la Cruz Roja, 38. Hotel moderno con excelente desayuno en pleno paseo de la playa.
  • Hotel Monterrey Costa 3*. Paseo Costa de la Luz, 55. Alojamiento correcto a un precio contenido.

 

 

Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizas la compra de un producto aquí listado siguiendo este enlace machbel.com recibirá una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para ti y nos ayuda a seguir manteniendo el blog gratuito.

Sobre Víctor Gómez
¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.