Consejos para viajar a Alemania por libre

Viajar por Alemania, como en cualquier país de la Unión Europea, es muy fácil. Las comunicaciones son buenas, todo funciona a la perfección (y más en un país tan eficiente como Alemania) y el grado de seguridad es máxima, pero hay ciertas cosas que conviene saber antes de viajar por el país, para que así lo disfrutes aún más y no te lleves ninguna sorpresa.

Ayuntamiento antiguo de Frankfurt
Ayuntamiento antiguo de Frankfurt

Viajar de roadtrip o en transporte público

Alemania es un país ideal para viajar en modo roadtrip, alquilándote un coche y perdiéndote por sus buenas carreteras y autopistas sin límite de velocidad. Fuera de las ciudades es donde encontrarás el auténtico espíritu germano, y como te conté en este otro artículo sobre mi roadtrip entre Frankfurt y Berlín, con lugares preciosos.

Otra forma de viajar por Alemania es en transporte público, ya sea autobús o trenes. En cuanto a los autobuses, hay líneas entre todas las grandes ciudades y mayoría de pueblos, aunque las frecuencias quizás no sean las mejores para aprovechar al máximo el día.

En cuanto al tren, están los regionales, que son lentos y van parando en todos los pueblos, y los de alta velocidad (ICE, InterCityExpress), que te llevan en un suspiro y cómodamente a la próxima gran ciudad.

Los regionales son los que se toman con un pase de Interrail estándar, y son una buena forma de ir descubriendo pueblecitos de la campiña alemana. Son trenes cómodos y que permiten llevar bicicleta, pero como ya he dicho, son muy lentos y hacen muchas paradas.

Brockenbhan, el tren a vapor
Brockenbhan, el tren a vapor

 

Cómo alquilar un buen coche en Alemania

Mi forma preferida de viajar por Alemania es alquilar un coche entre varios amigos (el número ideal es 4 en total) y lanzarse al asfalto.

Alemania es uno de los pocos países sin límites de velocidad en las autopistas, y eso significa que si vas a conducir largas distancias, puedes recorrerlas en muy poco tiempo, a expensas de gastar mucha más gasolina.

Por este motivo te aconsejo alquilar un buen coche (mejor si es de un fabricante alemán), ya que irás mucho más cómodo y seguro por las AutoBahn. En el resto de carreteras los límites de velocidad son de 70 0 90km/h, así que si vas a conducir mayormente por este tipo de carreteras, puedes alquilar un coche más básico.

En Alemania encontrarás las típicas empresas de alquiler de coches, como Avis, Hertz, Alamo o Europcar, siendo Sixt una de las empresas nacionales que ofrece vehículos de mejor calidad (incluso descapotables).

Showcase de coches alemanes en la fábrica de Dresde
Showcase de coches alemanes en la fábrica de Dresde

 

Cómo es conducir por Alemania

La conducción en Alemania es muy sencilla, pues todo el mundo respeta las señales escrupulosamente (incluso los límites a 80km/h en las autopistas sin límite de velocidad). De ahí viene en parte el éxito de estas autopistas, pues tienes que seguir las indicaciones ante posibles peligros como túneles, puentes o curvas cerradas.

Como recomendación al conducir por las Autobahn, es que mires mucho por el retrovisor, ya que te puede parecer que conduciendo a 180km/h por la autopista vas muy rápido, pero recuerda que este es el país de los Porsche y los BMW serie M, así que es fácil que aparezca alguien a 250km/h por detrás y es mejor dejarle el carril libre que estar molestando innecesariamente. Siempre, conduce por el carril más a la derecha que esté libre.

Los conductores son respetuosos y ponen intermitentes, así que acuérdate de usarlos si no estás acostumbrado.

Lo único malo de las carreteras alemanas es que siempre están en obras, así que añádele algo de tiempo extra a tu viaje sobre el tiempo que te diga Google Maps o el GPS, ya que te encontrarás seguramente con alguna obra que te demore un poco.

Parece alucinante que estando tan bien las carreteras siempre haya obras, pero igual ese es el secreto: no esperan a que se deterioren, las arreglan al más mínimo fallo.

Pájaros volando
Pájaros volando

 

Cómo son los alemanes

Generalizar cómo es la población de todo un país en unas pocas líneas es imposible, ya que hay personas de todo tipo y te puedes encontrar con gente muy diversa, pero a grandes rasgos, diría que los alemanes son muy cívicos, respetando las normas sociales para el buen funcionamiento de la comunidad.

Con el turista son agradables, y muchos hablan inglés, así que es fácil tener indicaciones de cómo ir a un lugar o encontrar un buen restaurante.

A primer contacto pueden parecer algo distantes, pero hay que tener en cuenta que los Españoles y latinos somos de lo más cercano que hay, así que no es que sean distantes, es que nosotros nos acercamos mucho. Conviene tener esto en cuenta, y no acercarse demasiado en primeros contactos, ya que pueden sentirse intimidados.

Niños jugando con pompas en la plaza Römerberg
Niños jugando con pompas en la plaza Römerberg

 

El dinero (euros)

En Alemania se usa como moneda el EURO, como en muchos otros países europeos como Francia, España o Italia. Puedes obtener moneda en las casas de cambio de los aeropuertos, o sacar directamente dinero de los cajeros automáticos. Tu banco hará el cambio con la divisas en la que tengas la cuenta bancaria, aunque quizás no a tan buen cambio como en las casas de cambio.

En todos los pueblos de Alemania encontrarás cajeros automáticos, siendo fácil disponer de efectivo (a no ser que te bloqueen la tarjeta, como me paso a mí, por posible duplicado ilícito). Por eso recomiendo siempre viajar con al menos dos tarjetas de crédito o débito por lo menos, ya que si una falla, tenemos la otra. Estos cajeros aceptan VISA y Mastercard sin problema. Con American Express igual hay problemas en algunos.

Una cosa curiosa con los pagos son los restaurantes, ya que muy pocos tienen TPV (terminal para tarjetas de crédito) o solicitan un importe mínimo para pagar con tarjeta. Ten esto en cuenta, ya que te puedes quedar sin efectivo muy rápido al tener que pagar en los restaurantes con dinero contante y sonante.

 

El idioma

En Alemania se habla alemán, un idioma que de primeras causa bastante miedo, sobre todo por las palabras tan largas que se pueden llegar a formar y por lo amenazador que estamos acostumbrados a oírlo en las películas.

Después, cuando llegas a Alemania y oyes a personas normales hablarlo, notas que es un idioma mucho más suave y con cierto ritmo que hasta suena bien. Es muy diferente escuchar alemán en una película de guerra que en el día a día.

En cuanto a las palabras largas e impronunciables, no te preocupes, el poco vocabulario que es bueno saber por cortesía (hola, hasta luego, buenos días, gracias, etc.) es de palabras breves y fáciles de pronunciar que puedes aprender en un par de horas.

Sobre los topónimos, te recomiendo que los consultes en alemán y no en las extrañas conversiones que se hacen al castellano, ya que aunque suene muy parecido el lugar, escrito es muy diferente, y eso puede dar lugar a que te pierdas con las señales de tráfico.

Por lo demás, la gente que empieza a estudiar alemán dice que es un idioma muy lógico y donde casi todo encaja. Igual de ahí les viene la tradición ingeniera.

El inglés tiene palabras muy parecidas al alemán
El inglés tiene palabras muy parecidas al alemán

 

La comida alemana

La gastronomía alemana es algo más que salchichas y cerveza. Vale, que es lo más típico, pero en cualquier restaurante te encontrarás varios tipos de carne, sobre todo cerdo y ternera, alguna de pescado (como trucha), y algunos platos vegetarianos.

Es recomendable tener a mano el traductor de Google o una lista de palabras gastronómicas típicas para por lo menos poder averiguar cuáles son los ingredientes base del plato, ya que en pocos restaurantes encontrarás la carta en inglés.

El concepto de menú del día no se lleva mucho, siendo lo habitual pedir un plato principal con acompañante (patatas asadas, verdura, etc.) y una bebida (aquí si, cerveza es de lo mejor que encontrarás, aunque también hay buenos vinos). Si quedas con ganas de más, los contundentes postres como tarta de manzana o de chocolate te saciarán al completo.

En cuanto a precios, los platos principales normales suelen estar entre 10€-15€ en un restaurante normal, llegando hasta 25€ los platos más especiales, como un pescado o una parrillada de carnes. Los acompañantes están por unos 3€-4€, y los postres sobre 5€-7€.

Lo más barato es la bebida, con pintas de cerveza (0,5L) a unos 3€-4€.

Comida alemana regada con buen vino
Comida alemana regada con buen vino

 

Hacer fotografías a personas y monumentos

A la hora de hacer fotografías, tan solo hay que tener cuidado al hacer fotos cercanas a personas sin pedirles permiso, ya que muchas se enfadarán. Pidiendo permiso, es muy probable que te permitan hacerles una foto, sobre todo si muestras una amplia sonrisa.

También recomiendo pedir permiso al hacer fotografías a productos en mercadillos y escaparates de tiendas, ya que los alemanes son muy celosos de su intimidad, y también puede haber conflictos.

En cuanto a fotografiar monumentos y lugares públicos, no hay problema mientras seas un particular. Si eres profesional, posiblemente tendrás que pedir permiso para poder sacar rendimiento económico de las fotografías.

Creo que pone no hacer fotos
Creo que pone no hacer fotos

 

Los horarios en Alemania

Alemania es el país con los horarios más europeos. Se desayuna, se come y se cena muy pronto.

A modo orientativo, el desayuno en los hoteles suele ser de 6:30 a 9, hasta las 10 los fines de semana. En cuanto a la hora del almuerzo, entre las 12 y las 2 son las horas en las que encontraremos los restaurantes abiertos. Ir más tarde de las 2:30 o 3 puede que te encuentres con la cocina cerrada y no puedan antenderte, aunque también hay restaurantes que no hacen parón de tarde, enlazando con la cena.

La hora de la cena suele ser entre las 7 y las 9. Tradicionalmente las cenas suelen ser ligeras, aunque al ir de restaurante, te encontrarás de todo menos algo ligero. La comida alemana es contundente.

Un restaurante típico en Dresde
Un restaurante típico en Dresde

 

El seguro de viaje

Siempre que se viaja al extranjero recomiendo usar seguro de viaje, ya que mejor ir protegido ante eventualidades. Si eres ciudadano español, puedes viajar con la tarjeta sanitaria europea, que es gratis y te incluye cualquier asistencia sanitaria de urgencia que necesites en Alemania. El estado español corre con los gastos.

Si no eres ciudadano europeo, entonces lo mejor es que te hagas un seguro médico de viaje privado que te cubra cualquier cosa que pueda pasarte, y así estarás totalmente protegido. Recomiendo el seguro de IATI, ya que tiene muy buen precio y te adelantan cualquier gasto para que tú no tengas que pagar por anticipado.

 

Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizas la compra de un producto aquí listado siguiendo este enlace machbel.com recibirá una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para ti y nos ayuda a seguir manteniendo el blog gratuito.

Sobre Víctor Gómez
¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.