Ryanair ha matado el Interrail

Estoy seguro de que viajar en Interrail tuvo que ser una experiencia apasionante. Lo vi en la película Antes del amanecer. Lo veo en el brillo que resplandece en los ojos de grandes viajeros cuando rememoran aquellos primeros viajes por Europa. Si son tantos a los que les gusta viajar en tren, tiene que ser por algo. A mi nunca me gustó mucho el ferrocarril, soy más de coches, así que cuando me regalaron los billetes de Interrail para usarlos durante un mes creía que iba a ser mi momento para resarcirme con este vetusto modo de transporte.

Interrail o Ryanair para viajar por Europa
Interrail o Ryanair para viajar por Europa

Me equivocaba.

Todavía no había cogido ningún tren, y ya odiaba el moderno sistema de Interrail.

Tenía que comprobar qué trenes cobraban suplemento y cuales no, que horarios tenían, y lo más importante, si había trayecto entre una ciudad y otra, que por mucho que haya una raya de tren pintada en el mapa, después ese maravilloso trayecto no existe ni en la web de reservas ni en la flamante App de Interrail.

Que esa es otra, del simple horario en papel que mirabas en la guía de viaje o en la estación, hemos pasado a la modernidad mal entendida.

Así que para reservar viajes en Interrail, tenemos tanto la web como la App especial para móviles y tablets, y cada una nos muestra unos resultados diferentes. Una dice que hay tren y la otra no. Los trenes con reserva con suplemento solo puedo verlos en la App. En la web es la única forma de ver los sobrecostes de las líneas rápidas. Vamos, un despropósito que hace complicadísimo algo tan sencillo como saber a qué hora pasa el tren y si tienes que pagar un extra a parte del billete de Interrail. ¡Yo sólo quiero coger un tren!

Viajando por Bélgica en tren con mi poder de expansión al límite.
Viajando por Bélgica en tren con mi poder de expansión al límite.

Y más si pensamos que mi flamante billete en 1ª clase tiene un valor de 836€. ¡836€! Lo mismo que un vuelo al otro lado del planeta, o más de 15 vuelos con nuestra amada y odiada Ryanair. Incluso alquilar un coche resulta mucho más económico, y ahí si que puedes visitar lo que quieras con total libertad, sin preocuparte de horarios, paradas, suplementos ni demás zarandajas. Libertad total.

Con lo que llegamos al quid de la cuestión. ¿Para qué voy a hacer trayectos en tren interminables, con cambios, cargando con la maleta, cuando puedo llegar rápidamente en avión?

Vale, me pierdo los pintorescos pueblos (que no son más que una mancha desdibujada desde la ventanilla del vagón) y las conversaciones con otros viajeros (con su nariz pegada al móvil dudo mucho de que hubiera charla ninguna), pero tengo más días para disfrutar de lo que realmente quiero: el destino al que viajo.

Con un precio competitivo, facilidades para usar todos los trenes (incluidos los de alta velocidad, que son los interesantes) y un sistema fácil de entender (encontré más revisores de tren en Bélgica e Italia que nunca habían visto un pase de Interrail que los que sí), el Interrail podría tener un futuro, pero con vuelos de Ryanair a 40€ de media, poca luz al final del túnel le veo a este sistema tan desfasado.

Revisor comprobando el billete de Interrail (y sí, era la primera vez que lo veía)
Revisor comprobando el billete de Interrail (y sí, era la primera vez que lo veía)

Por eso terminé usando mi flamante pase de Interrail de 1ª clase para ir del aeropuerto al centro de la ciudad y vuelta. La cara de los revisores al mostrarles mi pase era todo un poema. ¿836€ de pase para ir del aeropuerto a Roma? Sí, es gratis.

Porque yo quiero vivir buenas experiencias en Bruselas, en Roma, en Nápoles, y no pasarme 10 horas en el tren pendiente de en qué estación tengo que cambiarme o de si esta es mi parada.

El Interrail tuvo mucho éxito hace años entre los menores de 26 años porque permitía recorrerse media Europa por muy poco dinero (unos 150€ para viajar dos semanas), pero los precios no han hecho más que subir, y ahora tiene un coste de artículo de lujo por un servicio difícil de usar y poco práctico, por lo que alternativas como las aerolíneas lowcost o el carpooling (BlaBlaCar) son mejores: más cómodas, más rápidas y más baratas.

Escribiendo en el tren, una de las cosas buenas que tiene
Escribiendo en el tren, una de las cosas buenas que tiene

Los vuelos en Ryanair serán incómodos (cada vez menos, todo sea dicho), pero prefiero 1 hora de incomodidad a 10 horas de agónico trayecto en tren, y además a mucho menor precio.

Ya tendré tiempo de ver cosas bonitas al llegar.

Eso seguro.

¿Has hecho alguna vez el Interrail? Me gustaría conocer tu experiencia y cómo la ves en la actualidad.

Más información:

  • Esta reflexión se basa en mi viaje en Interrail por Bélgica e Italia durante 2016, a raíz de los pases de 1ª clase que me regaló la propia empresa. El plan inicial era ir desde Bélgica hasta Roma en tren atravesando Alemania y Austria, pero el coste de los trenes rápidos ascendía a unos 300€ por persona, y si íbamos en los trenes regionales el viaje se alargaba tanto que al final sólo daba tiempo a dormir en la ciudad, sin visitar nada. La solución, recorrer Bélgica con el pase Interrail (es mucho más económico contratar el Belgium Rail Pass por 10 viajes) e ir en avión desde Bélgica hasta Roma por 40€ y visitar durante más tiempo la capital Italiana.
  • Vuelos en Ryanair
  • Pases de Interrail
Temas: , ,
Sobre Víctor Gómez
¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Víctor coincido contigo en algunas ideas que expones sobre las ventajas que tienen las aerolíneas “low cost” frente al famoso pase de Interraíl, por el tema de horarios y el sobre coste que tienen determinadas líneas de tren frente a los horarios fijos de los aviones y los precios tan asequibles. Pero lo cierto es que quizás resulte más cómodo estar viajando un mes completo (lo digo por experiencia) de mochilero de tren en tren, antes que de avión en avión, con el inconveniente de facturar cada vez que embarcas (doy por hecho que no se viaja por Europa con una maleta de mano). Con esto quiero decir que el perfil de turista que contrata un viaje de Interraíl es distinto al perfil de turista que viajaría en avión. Los que apuestan por el tren suelen ser jóvenes con ganas de vivir aventuras, con una mochila de quince kilos a la espalda, a los que no les importa mucho la comodidad sino pasarlo bien y vivir la experiencia, de ahí que el Interraíl sea lo que mejor se ajusta a lo que buscan. Hablo desde mi experiencia hace unos años, tuve la oportunidad de estar viajando un mes entero por Europa y afirmo que, de haberlo hecho en avión, habría perdido la esencia del tipo de viaje que yo estaba buscando, y afirmo también que hubiera acabado desquiciado al tener que pasar controles de seguridad cada dos días, por no hablar de la clavada de facturar las mochilas. A día de hoy sí me planteo un viaje en avión que se asemeje al Interraíl, y como es obvio, Ryanair será mi mejor opción.

    Un saludo Víctor, te felicito por tu blog!

    • La cosa es que un viaje tipo mochilero a la aventura, con los precios que tiene el pase interrail, y teniendo que usar trenes regionales, hace que salga mejor comprar un bono de varias semanas en un país, y después pagar cada trayecto por separado, porque al final no te vas a pasar en el tren todos los días.
      El avión tampoco lo coges para visitar una ciudad en 2 días. Yo por ejemplo, en mi viaje, estaba 1 semana por ciudad, de ahí que un pase de interrail tuviera menos sentido aún.
      Un saludo y gracias!

  2. Muy en línea con tu artículo iría una empresa que conocí hace relativamente poco y aprovecha precisamente eso, rapidez, comodidad y precio con respecto al pase interrail. Si no la has conocido quizá te interese echarle un vistazo, proponen hacer un interrail en avión y se llaman Airhopping. Me parece la alternativa más exacta de lo que hablas en el artículo.

    Me ha parecido un post llenito de verdad! Llevo tiempo pensando en hacer un interrail y valorando todas las opciones, y en uno de esos ratos encontré la web que te comento. (Y también así te encontré a ti!)

    Un saludo y gracias por el artículo!