Viajar para conocer sitios, o amores

Viajar, ya sea unos pocos días o durante muchos meses, nos permite descubrir nuevos sitios, nuevas culturas, y si viajamos solteros, por supuesto, nuevos amores. Al viajar, desconectamos de nuestra rutina diaria, usamos todos los minutos del día para hacer lo que realmente nos gusta (excepto al esperar colas), y esto creo que se nota tanto en nuestro ánimo como en nuestra forma de relacionarnos con el mundo.

Pareja besándose al lado de un telescopio del mirador de la torre Eiffel, Paris, Francia
Amor en París

Estamos mucho más libres, somos mucho más nosotros mismos, por lo que somos más transparentes hacia los demás, y como sabemos que no estaremos para siempre en ese sitio, dejamos de hablar del clima para hablar de temas más interesantes.

Entonces la magia surge cuando encontramos a una persona en una situación similar, llegamos a conectar, y empieza a surgir eso que llaman amor.

Un lugar desconocido donde todo nos asombra es el escenario ideal para empezar cualquier historia romántica. No hay horarios que cumplir, tan solo el transporte de vuelta marca el tiempo que durará la aventura. El bolsillo siempre está lleno para ir a los restaurantes, ahora no hay que madrugar para llenarlo cada día.

Disfrutamos de la compañía en cada momento, nuestro único trabajo es ser felices y creemos ser especiales. Hasta que llega el último día. Ese en que cogeremos el avión o tren de vuelta. Ahora hay Internet, nos mantendremos en contacto, dices evitando terminar con esta realidad. Pero al final, el viaje siempre termina, y para que el viaje continúe, tendremos que convertirlo en nuestra casa.

Menos mal que siempre nos quedará París. O Viena. O incluso Praga.

Y tú, ¿has vivido alguna historia como la de la película?

Sobre Víctor Gómez

¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Quizá de viaje somos como realmente queremos ser… y vivimos otra realidad.
    Si surge algo va a ser especial porque estará ligado a un lugar que hemos elegido.
    Eso siempre le pone magia.

  3. esto es como la película de antes del amanecer…
    elena y yo la veíamos y echábamos suspiritos, jejejeje
    Lo bueno de cuando te suceden estas cosas, es que recuerdas de una forma especial el lugar dónde te ocurrió.