Los monos de Sri Lanka. Galería de fotos

Cuando iba en el avión rumbo a Sri Lanka lo que más ganas tenía de ver del país eran los monos. Y los elefantes también, claro. Pero los monos me resultan más simpáticos. Son pequeños, siempre están haciendo trastadas, y quería ver si los monos de Sri Lanka también robaban a los turistas, como dicen que hacen en todo el sudesde asiático.

Mono oliendo flores

Igualito que en los documentales de la tele, pero delante de mis ojos

Estos macacos de Sri Lanka (Macaca Sinica es su nombre científico) campan a sus anchas por los templos, haciendo lo que les entra en gana, ya que son lugares santos donde no se rechaza a ningún ser vivo, ni siquiera a los perror sarnosos que dan muchísima pena, mirándonos con sus lastimosos ojos.

Posando para los turistas

Están acostumbrados a la gran cantidad de visitantes de los templos, por lo que los monos harán poco caso de nosotros mientras nos mantengamos a unos 2 o 3 metros de distancia.

Si nos acercamos más, algunos huirán. Los que tienen más cara de malotes, nos sacarán los dientes, y nos dejarán bien claro que esta es su casa y no quieren que nadie les moleste.

Viéndolos, uno se pone a pensar que ser mono tiene que ser de lo más estresante. Se pasan el día jugando, quitándose los piojos, o lo más cansado de todo, durmiendo.

De robar carteras a los turistas no vi nada, pero en cuanto a la comida, más vale andarse con cuidado, ¡siempre están hambrientos! Las mazorcas de maíz son su perdición, así que cuidado de ir comiendo una cerca de estos macacos.

Sesión de peluquería

En mi visita a Sri Lanka, en octubre, también vi muchas crías de mono agarradas a sus madres.

Son graciosas como ellas solas con sus tumbos al andar, y al igual que me pasa con las crías de aves, me pareció que tienen un aspecto horrendo. Su piel desnuda toda arrugada, sus grandes cabezas con ojos saltones y unas orejas más grandes que las de los elefantes, no ayudan a que las crías de macacos entren en la lista de los pequeñajos más adorables.

Menos mal que cuando les sale pelo ya son mucho más agradables a la vista, con esos simpáticos flequillos tan característicos y unas miradas que poco distan de las de los humanos.

Mirada de mono

Quién sabe, con eso de la reencarnación, igual tienen más de humano que de mono.

Sea como sea, los graciosos monos de Sri Lanka es uno de tantos buenos recuerdos que me traje de esta isla tan pintoresca, que algunos dicen que es como la India pero en limpio, pero otros, que no hemos estado en la India aún, sólo podemos decir que es un lugar donde se respira alegría, vitalidad y ganas de disfrutar.

Vamos, como lo que transmiten estos simpáticos monos al verlos.

Mirada pensativa

 

Comiendo maíz

 

Corriendo de la multitud

 

Macacos de Sri Lanka posando

 

Monos huyendo

 

Porque yo lo valgo

Info útil para visitar Sri Lanka

Este artículo es posible gracias al viaje que realicé con Club Marco Polo por la isla de Sri Lanka

Sobre Víctor Gómez
¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Un millón de gracias por tus consejos, tus fotos y hacernos la vida un poquito más agradable, ya con ver tus fotos parece que me siento allí, es una manera de matar el gusanillo de los viajes desde casa, cuando no se puede viajar en ese momento.
    Que tengas buena semana santa y una vida maravillosa, no dejes de descubrir lugares y mostrarnoslos, no tengas preocupación por ponernos los dientes largos o sacarnos envidia, a mi por lo menos me vale mucho para motivarme y esforzarme en seguir viajando.
    Un abrazo de luz

    • Muchas gracias por tus bonitas palabras Pilar, somos muchos bloggers a los que nos gusta compartir nuestras experiencias para mostrar lo bonito que es el mundo, y así viajar un poquito todos los días.
      Un abrazo!