Visita al Templo de Oro de Dambulla en Sri Lanka

Los templos budistas de Sri Lanka son de lo más variados. Nos podemos encontrar grandes budas en la cima de montañas, ciudades ya abandonadas como la de Polonnaruwa, o decenas de estatuas de Buda en cuevas en la montaña, como ocurre en este Templo de Oro de Dambulla, uno de los lugares más impactantes y que más me gustaron de Sri Lanka por lo especial que es, además de ser Patrimonio de la Humanidad.

Buda del Templo de Oro de Dambulla con Peregrina
Buda y peregrina

No le falta detalle para ser una de las mayores horteradas que te puedes encontrar en Sri Lanka.

Menos mal que esto es sólo una modernidad de mal gusto, y los verdaderos templos Patrimonio de la Humanidad están un poco más lejos. Lo justo para no ver nada de esta construcción.

Entrada al templo de Oro de Dambulla con turistas
Entrada al templo de Oro con el gran Buda

Las cuevas sagradas están en lo alto de esta peculiar montaña que se eleva 160 metros sobre la llanura, por lo que hay que dar un paseo cuesta arriba para llegar a las cuevas. No se por qué, siempre hay que sufrir un poco para llegar a los lugares sagrados. Da igual de que religión sean.

El camino es de lo más entretenido

Entre los coloridos peregrinos, los vendedores de snacks de mango y de grandes flores púrpura (una bonita ofrenda para los Budas), y los simpáticos monos que encontraremos en todos los templos de Sri Lanka, no hay tiempo para aburrirse en la subida.

Antes de entrar en el templo de Oro de Dambulla hay que descalzarse (como en todos los templos budistas e hinduistas del país), y cubrirse rodillas y hombros.

Con mis relucientes calcetines blancos, a juego con las paredes exteriores del templo, estaba listo para descubrir estas cinco cuevas de las alrededor de ochenta cavidades que se han documentado cerca de Dambulla.

Vendedora de flores en el Templo de Oro de Dambulla
Vendedora de flores
Panoramica del Templo de Oro de Dambulla bajo la roca
Monasterio bajo la gran roca

Las 5 cuevas del Templo de oro de Dambulla

La primera cueva del templo de oro de Dambulla es la del Divino Rey (Dev Raja Viharaya), una pequeña cavidad con un gran buda tumbado dentro de ella. El espacio es tan reducido y la cantidad de peregrinos tan grande que el ambiente es asfixiante, muy húmedo, pero poco nos importa a los visitantes, que nos quedamos atónitos por la profusión de pinturas de las paredes.

Hasta el más mínimo rincón de la cueva está decorado con budas, motivos geométricos y vibrantes colores, predominando el rojo. Las flores púrpuras, a modo de ofrenda, le dan el toque natural a la cueva e intentan suavizar el ambiente cargado.

La segunda cueva, la de los grandes reyes (Maha Raja Viharaya), es la más grande. 52 metros de ancho, 23 de fondo y 7 de altura en los que encontraremos 50 estatuas de Buda en su posición favorita, en postura de loto. Aquí las pinturas son totalmente diferente, con representaciones de la vida de Buda y eventos importantes en la historia de Sri Lanka. Sin duda un lugar sobrecogedor.

Pies y estatua de Buda en el Templo de Oro de Dambulla
Pies de Buda en la primera cueva

La tercera cueva, el Gran nuevo Monasterio (Maha Aluth Viharaya) es mucho más íntima gracias a su reducido tamaño, lo que no es impedimento para las 50 pequeñas estatuas de Buda que alberga la cavidad. Aquí lo llamativo es el techo, con cientos de budas pintados en una sucesión infinita.

La cuarta (Pascima Viharaya) y quinta cueva (Devana Alut Viharaya) ya no impresionan tanto como las otras tres, ya que repiten un poco el mismo patrón de estatuas de Buda y coloridas pinturas. Al estar menos masificadas en ellas encontraremos a más personas adorando a Buda.

En total en el Templo de Oro de Dambulla hay 153 estatuas de Buda, 3 estatuas de reyes srilanqueses y 4 estatuas de dioses hinduistas, todo ello rodeado de 2100 metros cuadrados de pinturas sobre las paredes de las cuevas.

Unos números alucinantes teniendo el cuenta el reducido tamaño de la mayoría de las cuevas.

La cueva más grande del Templo de Oro de Dambulla
Jugando en la segunda cueva
Mujer visitando el Templo de Oro de Dambulla
Acceso a la primera cueva

Breve historia del Templo de Oro de Dambulla

Este templo es uno de los lugares más impresionantes de Sri Lanka, con sus budas y pinturas, pero, ¿cómo surgió este lugar?

Estas cuevas ya fueron usadas como asentamientos prehistóricos, como revelan los restos encontrado, pero hasta el siglo I no empezaron a tener una connotación religiosa. El rey Valagambahu de Anuradhapura construyó el primer templo para agradecer a las deidades el haber sobrevivido a los invasores del sur de la India, al haberse refugiado en estas cuevas.

Los sucesivos reyes fueron haciendo sus aportaciones a las cuevas, hasta que en el siglo XI el lugar se convirtió en un gran centro religioso, llegando a vivir en ellas monjes durante algunas épocas.

En el siglo XVIII las cuevas fueron restauradas y pintadas por el reino de Kandy, dando forma al templo que visitamos hoy en día.

Budas gigantes en la cueva más grande del Templo de Oro de Dambulla
Buda tumbado de la segunda cueva
Mujer visitando el Templo de Oro de Dambulla con vestido al aire
Alto de la montaña

Cómo es la visita al Templo de Oro de Dambulla

La visita a estos templos es muy agradable, pues el entorno natural y la espiritualidad del lugar se nota a cada paso.

La subida se hace en unos 10 minutos, pero se puede hacer un poco larga con el calor de las horas centrales del día, por lo que es recomendable subir a primera o última hora del día. En todo momento hay vendedores ofreciendo snacks de mango fresco, recuerdos y flores para ofrendas.

Dentro de las cuevas, sobre todo de la primera, hace mucho calor, por lo que hay que tener cuidado con los golpes de calor y la alta humedad que aquí se concentra.

Todo el complejo se puede visitar en 1 o 2 horas, según lo que te entretengas con las fotos y mirando los detalles. Otro templo muy espectacular, el de Sigiriya, está cerca, por lo que se pueden ver ambos en el mismo día.

Pareja de ancianos subiendo al Templo de Oro de Dambulla en Sri Lanka
Subiendo al templo de Oro

Que hacer y que no se puede hacer en el Templo de oro de Dambulla

Como en todos los templos budistas de Sri Lanka, en las cuevas de Dambulla hay que entrar descalzo, por lo que es aconsejable llevar calcetines para evitar clavarse los pequeños guijarros y para no quemarse con el abrasador suelo de piedra. Tras la visita al templo los calcetines quedan sucísimos.

En cuanto a la ropa, hay que ir con las rodillas y los hombros cubiertos. Es buena idea llevar un pareo con el que cubrirse el cuerpo dentro de los templos, o unos pantalones piratas, que son permitidos y te mantienen fresco.

Las fotos, sin flash, están permitidas, pero no podemos hacernos fotos con una estatua de Buda detrás de nosotros, ya que le estaríamos dando la espalda en la imagen y no está bien considerado. Antes de enfadarlos está bien saberlo.

En los demás lugares del templo podemos hacernos fotos sin problema, así como a los monos, que son muy monos.

Señor descalzo delante de la tienda de guardar zapatos en el Templo de Oro de Dambulla en Sri Lanka
Puesto para dejar el calzado
Mono y turista en el Templo de Oro de Dambulla en Sri Lanka
Mono juguetón

Información práctica:

Dónde dormir en Dambulla

Para mochileros:

Para presupuestos medios

Para los que buscan lujo

 

Este artículo es posible gracias al viaje que realicé con Club Marco Polo por la isla de Sri Lanka

Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizas la compra de un producto aquí listado siguiendo este enlace machbel.com recibirá una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para ti y nos ayuda a seguir manteniendo el blog gratuito.

Sobre Víctor Gómez
¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    • Gracias por el comentario. Lo de las pinturas lo comento al final de su historia, que se han repintado a finales del siglo XVIII, así tienen esos colores tan brillantes a pesar de la humedad.
      Un saludo!

  1. Sí, lo vi, lo que quería añadir era que no solo en el siglo XVIII, que esa fue una restauración a gran escala, pero antes y después se han estado constantemente restaurando. Me acuerdo porque al leer de este sitio como patrimonio de la humanidad me llamó la atención que la UNESCO, que normalmente controla mucho el tema de las restauraciones, en el templo de oro considera las restauraciones continuas (y a veces no fieles con el pasado, como dicta el manual del buen restaurador) parte de la idiosincrasia del templo en sí y así lo entiende la UNESCO. Mira, así lo cuenta ICOMOS en la web de la UNESCO:

    “One of the site’s distinguishing characteristics is the regular renewal of decorated surfaces over time; conservation measures devoted to stripping back layers of later painting on wall surfaces or sculpture to reveal earlier images, would be ignoring the worth of the ongoing tradition which has regularly ensured complete repainting of surfaces. ”

    Me pareció curioso :-)

    • Muchas gracias por la aclaración, realmente es muy curioso que sigan pintando las cuevas según los gustos del momento, haciendo que el lugar siga vigente a pesar de su larga historia. Un saludo y gracias de nuevo :D

    • Exacto, uno se espera algo más añejo que ese cartón piedra de bienvenido. Menos mal que las cuevas tienen historia para aburrir y están muy chulas :D

  2. Pingback: Los monos de Sri Lanka. Galería de fotos - machbel

  3. Es un buen país para cualquier turista. Tiene un abanico de oportunidades para aventurarse como, templos antiguos, playas desérticas, poderosos ríos, bosques remotos… Camboya ha resurgido de sus cenizas tras décadas de guerra y aislamiento. Sin duda una tierra mágica, de Dioses.