Guía de Lisboa: cómo llegar a Lisboa

La capital lusa está bien comunicada con el resto de Europa, y sobre todo con España. La forma más rápida y barata de llegar a Lisboa es en avión, pues el Aeropuerto de Lisboa Portela (LIS) está muy cerca del centro y así no tendremos que preocuparnos por el coche, además de que hay varias aerolíneas low-cost que ofrecen vuelos realmente económicos. Desde A Coruña (LCG), Asturias (OVD), Barcelona (BCN), Bilbao (BIO), Gran Canaria (LPA), Madrid (MAD) y Málaga (AGP) hay vuelos directos, por lo que es relativamente fácil encontrar uno que nos quede cerca de casa.

Cómo llegar a Lisboa, Portugal- by machbel
Crucero atracado en el puerto

La opción más barata para llegar del aeropuerto de Lisboa al centro es el metro (1,40€), que con la nueva parada Metro Aeroporto en la Terminal 1, de la línea roja, nos permite estar en pleno centro en unos 40 minutos, aunque haya que realizar algún transbordo.

Otra opción es la línea de autobús regular 745 (1,85€), que también nos deja en el centro, pero es un viaje mucho más lento debido a la gran cantidad de paradas y al tráfico, por lo que creo que es la menos recomendable. Si vamos varias personas, el taxi puede ser una buena opción, sobre todo si vamos a un lugar mal comunicado mediante transporte público. Eso sí, atención a lo que nos quieran cobrar y, ante la duda, solicitar factura.

Cómo llegar a Lisboa, Portugal- by machbel
Peaje del puente 25 de Abril
Circulando en coche por Portugal
Cruzando el puente 25 de Abril de Lisboa
Cómo llegar a Lisboa, Portugal- by machbel
Atasco en el centro de Lisboa

Otra opción es llegar a Lisboa por carretera, una vía interesante si vivimos en alguna provincia cercana a Portugal, o si queremos ir visitando otros lugares durante el camino. Desde Madrid hay unos 650 km, todos de autovía, pero hay que tener en cuenta los peajes de las autopistas portuguesas, los de los puentes de entrada a Lisboa (25 de Abril y Vasco da Gama), así como dónde aparcaremos el coche en la capital lusa, una ciudad donde hay muy poco sitio libre y nos obligará a alojarnos en barrios alejados del centro (Belém por ejemplo) o en hoteles con parking.

Muchas veces nos será más económico llegar en avión y alquilar un coche (son realmente baratos), y así hacer un par de escapadas por los alrededores.

El tren, así como el autobús, son otras formas de llegar a Lisboa, pero su lentitud y alto precio comparado con los vuelos low-cost hace que sean opciones a considerar sólo en casos puntuales. En tranvía, para pesar de muchos, no se puede llegar a Lisboa, aunque sin duda sería estupendo entrar en la ciudad a bordo de un Carris amarillo.

Y por último, una de las maneras más originales de llegar a Lisboa: el barco. Hay muchos cruceros por el Atlántico que hacen escala en la ciudad, y también trasatlánticos que cruzan el océano para llegar a Brasil, antigua colonia portuguesa. El puerto para estos grandes barcos está cerca del centro, por lo que si vamos en un crucero que hace escala en la capital, nos será muy fácil recorrer la parte más interesante de Lisboa en un día.

Sobre Víctor Gómez

¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Pingback: Bitacoras.com