FAO Schwarz: recuerdo de la juguetería más famosa de Nueva York. Galería de fotos

La juguetería más famosa del mundo, cómo no, tenía que estar en Nueva York. Se trata de FAO Schwarz, la mítica tienda de juguetes con 145 años de historia, la del piano gigante en el que Tom Hanks bailaba junto a Robert Loggia en la película Big, la de Zoltar. F.A.O. es una gran juguetería, pero tuvo que cerrar sus puertas el 15 de julio de 2015 por los altos costes del alquiler de su local en la Quinta Avenida. Si no pudiste visitarla, en este artículo con galería de fotos te muestro cómo era la peculiar tienda de juguetes.

Bienvenido a FAO Schwarz Nueva York

Por qué FAO Schwarz fue tan importante. Breve historia

Para saber por qué esta juguetería era tan especial, hay que conocer un poco más de su historia y de dónde vino, yendo más allá de sus icónicos peluches, o de los lujosos juguetes que la caracterizaban, como el Telesketch con joyas por valor de $1.500, el futbolín Barbie de $25.000, o el mini Mercedes propulsado a gas de $15.000.

Sus orígenes se remontan a 1862, cuando el inmigrante alemán
Frederick August Otto Schwarz fundó en Baltimore (el mismo que en The Wire) la juguetería Toy Bazaar. Junto a sus hermanos, vendían juguetes de una tienda de lujo al por menor.

El éxito fue inmediato, abriendo tiendas en Filadelfia, Boston, y en 1870, ya abrían su primera tienda en Nueva York, en el 765 de Broadway, con el nombre de Schwarz Toy Bazaar.

Antes de la entrada en el nuevo siglo, la tienda de juguetes ya había cambiado cuatro veces de localización en la Gran Manzana; empezó a ser conocida como FAO Schwarz, ya que esta era la forma en que se nombraba en los anuncios de periódico; y en 1896 fue proclamada como la “Oficina de Santa Claus en Nueva York”.

El reloj de FAO

Con el nuevo siglo continuaron los cambios de local, hasta que en 1931 se trasladó al 745 de la Quinta Avenida, donde estuvo durante 55 años. Este largo periodo se estabilidad en cuanto al local, contrasta con los múltiples cambios de propietarios de FAO Schwarz, después de que la familia originaria vendiera sus acciones.

Así, pasó por cinco propietarios diferentes, llegando en 1986 a manos de Peter Harris (con la ayuda de Peter Morse). Trasladó la tienda al 767 de la Quinta Avenida con la calle 58, a los bajos del General Motors Building. FAO Schwarz estaba en el corazón de Nueva York, en su emplazamiento más conocido gracias a la película BIG (y otras que la usaron como plató, como Afrodita o The Muppets) y en el que se mantuvo hasta 2015.

En el cambio de milenio había 40 tiendas de FAO Schwarz por todo Estados Unidos, que fueron poco a poco cerrando sus puertas tras nuevos cambios de propietario y las bancarrotas que salpicaron a la marca en 2003.

Parecía que este era el golpe definitivo a la juguetería que había repartido ilusión durante más de 130 años, cuando en enero de 2004, cerró sus puertas la tienda de la Quinta Avenida.

El gran piano

En febrero volvió a abrirlas, tras un nuevo cambio de propietario (otro más), pero las cosas no fueron bien del todo, y en 2009, la multinacional Toys “R” Us se hizo con la marca juguetera, que incorporaba a su catálogo como la “sección boutique” de sus tiendas.

Parecía que, ahora sí, FAO Schwarz continuaría por muchos años, pero la gran multinacional juguetera no estaba dispuesta a pagar los grandes costes del alquiler en la zona más cara de Nueva York, justo al lado de la tienda de Apple y de las joyerías más prestigiosas.

Por eso, el 15 de julio de 2015 FAO Schwarz cerró las puertas de su última tienda, de la más emblemática, terminando con 145 años de tradición juguetera, de peluches de calidad, y de ilusionar a niños y mayores con sus preciados juguetes.

Ahora, podemos encontrar sus juguetes únicos en la web y en el rincón boutique de las tiendas Toys “R” Us. Pero no es lo mismo.

Guardián FAO en Lego

Cómo era visitar la juguetería más famosa de Nueva York

Tuve la suerte de poder visitar la juguetería en dos ocasiones, en 2008 y en 2014. Ambas me gustaron mucho, pues uno se quedaba “tonto” explorando los 3 pisos de peluches gigantes (y pequeños) de cualquier animal que se te pudiera ocurrir, de cualquier tipo de juguete Lego, Playmobil, Barbie o Scalextric que existiera, y sobre todo, visitando las zonas temáticas.

Harry Potter, El Señor de los Anillos, Hello Kitty, Los Muppets, y por supuesto, la incombustible Star Wars, tenían todas su zona específica en la que encontrarte cualquier cosa que pudieras imaginarte.

Varitas de mago de Harry Potter, Anillos Únicos de El Señor de los Anillos, cualquier objeto con la cara estampada de Hello Kitty, poder fabricarte tu propio Muppet, y los personajes de Star Wars en Lego, eran sólo algunas de las cosas que podías ver y hacer en FAO Schwarz.

Zona Harry Potter

Y por supuesto, el piano gigante, ese que tienes que tocar con tus pies, saltando de un lado a otro, emulando a Tom Hanks. En ambas ocasiones que estuve en la juguetería había cola para poder disfrutar de tu minuto de gloria sobre el piano gigante.

Más de 25 años después de la película, el piano seguía causando fascinación, incluso a niños que nunca habían oído hablar del largometraje. Los buenos juguetes nunca pasan de moda, y de eso FAO sabía mucho.

A mí me gustaba sobre todo perderme en la Schweetz, la tienda de chucherías de la juguetería, y por la zona de Playmobil, para ponerme los dientes largos con los nuevos “clics” que no había cuando era pequeño y que tanto me gustaban.

Además de los clásicos juguetes para los más pequeños, también tenían otros un poco más técnicos, relacionados con la ciencia o con la construcción, para que encontraras siempre lo que estabas buscando.

Eso sí, nada de videojuegos o videoconsolas. Nada de nada. Esto era una juguetería y aquí no había sitio para las pantallas. Sólo para niños corriendo de un lado para otro llenos de ilusión por tantos juguetes que podían compartir con sus amigos.

Zoltar el adivino

¿Va a volver a abrir FAO?

Según comunicó Toys “R” Us, están buscando otro local en Manhattan más asequible en el que volver a abrir las puertas de F.A.O.

Aún no se sabe nada sobre cuándo será posible volver a visitar este pequeño rincón lleno de ilusión que resistía al paso de los años en el corazón de Nueva York, pero estoy seguro de que tal es el legado de la marca alemana, que en unos años podremos volver a entrar en una tienda en la que nos den la bienvenida los legendarios guardianes de FAO.

Dónde estaba FAO Schwarz

Justo detrás de la tienda de Apple en la Quinta Avenida, en el cruce con la calle 58. Este cruce es también el de la esquina sureste de Central Park, pudiendo encontrar el lujoso Hotel Plaza en ella, y las tiendas más exclusivas de la Quinta Avenida, sobre todo joyerías y marcas de alta costura.

Si seguimos un poco calle arriba, llegamos al MET (Metropolitan Museum),

Galería de fotos de FAO Schwarz

Chuches en FAO Schweetz
Paymobil pirata
Rincón de los Muppets
Piruletas de colores
SpiderBear
Tigres de peluche
Protagonistas de Harry Potter en Lego
Darth Vader en Lego
R2-D2 en Lego
Zona Hello Kitty
Perritos de peluche
¡Epi!
Cuadros de cuento
Pasillo de peluches
Caramelos a montones

¿Tuviste la suerte de conocer la juguetería FAO de Nueva York? Cuéntame en los comentarios tus sensaciones visitando esta tienda de juguetes tan especial y si quieres volver a visitar un lugar con tanta magia.

Más información sobre FAO Schwarz

Temas: ,
Sobre Víctor Gómez
¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Excelentes crónicas de sus viajes. Me recuerda muchos lugares visitados y me entusiasma conocer a los que todavía no he ido.