Coimbra, donde las paredes hablan

Desde hace un tiempo, me gusta más visitar pequeñas ciudades y pueblos que grandes ciudades. Las partes interesantes son más fáciles de ver, se puede ver todo andando, y te evitas el ver bloques y bloques de pisos sin personalidad ninguna, que tanto abundan en las grandes ciudades. Vamos, que son todo ventajas. A esta conclusión llegué en Coimbra, una de las ciudades más bonitas, y sobre todo más animadas, de Portugal.

Claustro de la Universidad de Coimbra
Edificio de estudiantes
Afán por colgar
3 portales en 1
Portales
Street Photography
Robot de Star Wars

Tantos estudiantes en el barrio se nota, y mucho. Así, en cualquier pared o señal de la zona alta encontraremos simpáticas muestras de arte callejero, graffitis reivindicativos, y plantillas que se repiten hasta en los lugares más insospechados. Vamos, que el barrio alto de Coimbra es una especie de museo callejero al aire libre, repleto de edificios emblemáticos como la fortaleza románica que es la Catedral Vieja, el Arco de Almedina o alguno de los múltiples museos. Por muchas cuestas que halla en el barrio, y por muy ruinoso que se vean los edificios, con semejante galería querremos conocer todos los rincones de este laberinto árabe.

Street Photography
Polla larga
La subida
Buzón que espera
Requisitos de los políticos
Zona femenína
Amigos de los adultos

La inmensa Universidad de Coimbra, prestigioso templo del saber en Portugal, domina la ciudad desde su elevada posición en lo alto de Coimbra. Aunque sea un poco cansado llegar hasta la universidad, ya sea subiendo por la infinita escalera, también repleta de graffitis, como por las enrevesadas calles, es una visita imprescindible. Alrededor del gran Patio das Escolas está la Vieja Universidad, presidida por un campanario, y de la que podemos visitar la Biblioteca Joanina y varias estancias, como la solemne Sala dos Capelos, previo paso por taquilla. Estas salas siguen en uso, al igual que el resto del edificio, al que se puede entrar libremente para echar un vistazo a las aulas y al claustro, aunque no esté muy bien visto. Seguramente nos encontraremos con estudiantes vestidos de negro y con una gran capa, el llamado praxe, y que es desde siempre la indumentaria clásica de los estudiantes. Aunque parezca raro, es una práctica que se está poniendo de moda, y está muy bien visto.

Antigua Universidad de Coimbra
Facultad de letras
Escaleras reivindicativas
Pensa
Calles

La otra parte de Coimbra, más formal, la encontramos en la Baixa, zona de comercio y artesanos, de casas altas y burguesas, donde las arboladas calles del siglo pasado son mucho más espaciosas y dan lugar a grandes plazas, como la Plaça do Comércio o la Plaça da República, donde me encontré a unas cuantas estudiantes de 1º de derecho disfrazadas de conejitos, y es que las novatadas son costumbre diaria.

Ironías portuguesas
Buscando toallas de Portugal
Parque de Santa Cruz, Jardim da Sereia
Durmiendo la siesta

Al lado de la Plaça da República está el bonito parque de Santa Cruz, donde un frondoso bosque rodea a la gran fuente que preside la entrada al parque. Todo un remanso de paz en una ciudad que no tiene ajetreo ninguno, más allá del llegar tarde a clase tras estar toda la noche entre cervezas.

Más información:

Sobre Víctor Gómez

¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Tiene que estar guapo el Portugal dos Pequeninos, que me han hablado bien del sitio. Entre que no tenía tiempo, y no me di cuenta de que estaba en Coimbra, no lo pude visitar. Para la próxima seguro que voy

  3. Pingback: Salamanca, la ciudad por la que no pasa el tiempo - machbel