Gastronomía checa, mucho por comer

Siempre que vamos a algún país extranjero de viaje, seguro que lo primero que nos pregunta nuestra madre cuando hablamos con ella es, ¿y que tal se come ahí?. Pues madres de todo el mundo, estar tranquilas si vuestros hijos van a la República Checa, que allí se come mucho y muy bien.

Gastronomía en República Checa
Pilsner Urquell

La gastronomía checa no es famosa a nivel internacional, pues no es tan variada y elaborada como la española o francesa, debido principalmente a la falta de mar, pero encontraremos bastantes platos que nos dejarán un buen sabor de boca. Lo que si es famoso de la República Checa es la cerveza, con la Pilsner Urquell a la cabeza.

Esta cerveza es la primera de tipo pilsner que se empezó a fabricar en el mundo, en 1842, y ha sido copiada por todas las tipo pilsner, aunque esta sigue siendo de las mejores. También podemos encontrar en casi todos los bares y restaurantes la Kozel y la Budweiser Budvar (en checo Budějovický Budvar), que no tiene nada que ver con la Budweiser americana, siendo mucho mejor la checha.

Aunque estas tres marcas sean las de mayor presencia, en casi todos los restaurantes suelen tener además otra marca de pequeña producción que se fabrica en alguna cervecería de la zona. Esta suele ser la mejor opción al pedirla, sobre todo si es de barril, ya que en general las cervezas checas suelen tener buen sabor y no hinchan el estómago, aunque se beben muy fácilmente.

Curiosamente, nunca están muy frías, según dicen los expertos, porque las buenas cervezas están igual de buenas calientes que frías.

Si queremos una bebida más fuerte, tenemos el famoso Becherovka, un licor de hierbas de 32º y cuya receta es más secreta que la de la Coca-Cola; solo la conocen dos personas. Ideal para combatir el frío.

Gastronomía en República Checa
Kozel con vela

A la hora de la comida, es típico empezar por una sopa, para combatir el frío que suele hacer. La verdad es que no soy un gran aficionado a las sopas, acostumbrado a la típica sopa de pollo que tanto abunda en España, pero los checos se las ingeniaron para tener una gran variedad de sopas muy sabrosas. Las más típicas son la de ajo y la de patata, que siempre apetecen. La de patata la pueden llegar a servir dentro de un bollo de pan, como se hacía antiguamente.

También podemos encontrar sopa de noodles (una especie de bolas de carne), dumplings (pan de leche), champiñones y huevos, salchichas, tallarines, tomate, etc. En todos los restaurantes suelen tener varias sopas diferentes para escoger, sin faltar nunca la de ajo y la de patata.

Tras probar tantas sopas, esta una de las cosas que más se llega a echar en falta al marchar de la República Checa.

Gastronomía en República Checa
Sopa de ajo (Oukrop)
Gastronomía en República Checa
Sopa de tomate

El plato principal suele estar basado en carne de ternera, cerdo o pato (si pato, aquí se come mucho), siempre servido con abundante salsa (de champiñones, tomate, gulash…) y acompañado de los clásicos dumplings. Se puede cambiar el acompañamiento por patatas fritas, croquetas (bolas de patata), verduras, arroz, etc.

Un plato típico es el Tartar, que consiste en carne cruda picada que se mezcla con huevo, ajo y cebolla, y se condimenta con pimentón, sal, orégano, mostaza o ketchup.

En cuanto al pan, hay que pedir que te lo sirvan, siendo del tipo hogaza de pueblo, no la barra de pan típica española.

Los platos suelen ser bastante fuertes y generosos, por lo que más vale ir con mucha hambre a los restaurantes.

Al ser la República Checa un país sin mar, es mejor ir olvidándose de mariscos y pescados, que son prohibitivos. El único pescado que veremos en las cartas es la carpa y el salmón, preparados de una forma bastante sencilla.

En cuanto a ensaladas y verduras, hay poca variedad, y suelen ponerlo de acompañamiento más que como un plato a parte.

Gastronomía en República Checa
Goulash con tortas de maíz
Gastronomía en República Checa
Tartar, carne cruda
Gastronomía en República Checa
Pato con dumplings

Si todavía tenemos un hueco en el estómago, con los postres ya no podremos levantarnos de la silla. El postre más típico es el pancake, un crepe (frixuelo en Asturias) relleno de helado o mermelada, y cubierto de nata, chocolate, caramelo, o cualquier otro dulce bajo en calorías.

En las fiestas encontraremos puestos que venden el Trdelník, un dulce que recuerda a las rosquillas, que se cuece sobre las brasas y se sirve caliente. Su forma tubular es ideal para agarrarlo metiendo la mano dentro. En otros puestos podemos encontrar vino caliente, zumo de manzana caliente, y Grog, la bebida de los piratas del Monkey Island, aunque no tan corrosiva.

Gastronomía en República Checa
Pastel con helado (Crepe o Frixuelo)
Gastronomía en República Checa
¿Quieres este?
Gastronomía en República Checa
Pastelería
Gastronomía en República Checa
Fabricando Trdelnik

Cuando llegue la cuenta, nos asombraremos de lo barato que es, pudiendo comer en pleno centro de Praga por unos 6-8 €. En un restaurante de categoría es difícil superar los 20 €, siempre que no pidamos pescado o marisco. Además, la magnífica cerveza está más barata que el agua, normalmente a 1€ los 50 cl. Con estos platos y precios, es difícil no engordar varios kilos en una visita a la República Checa.

Temas: ,
Sobre Víctor Gómez
¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

¡Déjame tu comentario! Me hace ilusión :D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Pingback: Invierno con nieve en Špindlerův Mlýn - machbel

  2. Pingback: Guía de Praga, la ciudad mágica - machbel

  3. Pingback: Praga a comienzo del invierno | Mochilero en Europa

  4. Lo primero la cerveza no es Kozen a Kozel (cabrón en traduccion) y la otra no es Budweiser, esto es la traduccion al aleman. Su nombre checo es Budějovický budvar.
    Como Chequia pertenecia en la epoca de Austro-Hungria aquí se hablava mucho aleman. El nombre Pilsner Urquel (mal pronunciado en Espaňa como Urkel y es Urküel) es tambien la traduccion alemana de Plzeňský prazdroj.
    Comparar la americana Budweiser con la checa es una gran ofensa para los Checos y para la propia cerveza. Allí se fabricaba la cerveza ya en el siglo 13., cuando todavia no existia la civilizacion en las tierras norteamericanas, solo los bizontes!

    • Hola Josef, gracias por las correcciones, ya he corregido el post.
      Pues sí, la cerveza checa es extraordinaria, nada que ver con la estadounidense, un saludo!