Durmiendo en el faro de Buchan Ness, Escocia

¿Quién no ha querido nunca dormir en un faro? Pues en Escocia es posible alojarse en castillos, iglesias y por supuesto faros en funcionamiento, como el faro de Buchan Ness, cerca de la ciudad de Peterhead (a 45km de Aberdeen), al noreste del país. Pasar unas noches en este faro, que con sus 4* posiblemente sea el mejor alojamiento de la zona, es una experiencia única, no sólo por lo especial del lugar, sino también por lo acogedora que es la casa.

Durmiendo en el Faro de Buchan Ness en Peterhead, Escocia, Reino Unido
El faro de Buchan Ness, Peterhead

Tras cruzarlo, nos encontramos con la torre luminosa y dos casas anexas, en las que antiguamente vivía el farero con su familia, antes de la automatización del faro. Ambas casas fueron reconvertidas en alojamientos turístico del tipo self-catering, lo que significa que alquilamos toda la casa para nuestro uso, independientemente de cuántas personas se alojen, aunque tienen camas para 4.

Durmiendo en el Faro de Buchan Ness en Peterhead, Escocia, Reino Unido
Acceso al faro de Buchan Ness
Durmiendo en el Faro de Buchan Ness en Peterhead, Escocia, Reino Unido
Sala de estar con chimenea. Faro de Buchan Ness
Durmiendo en el Faro de Buchan Ness en Peterhead, Escocia, Reino Unido
Cuentos escoceses
Durmiendo en el Faro de Buchan Ness en Peterhead, Escocia, Reino Unido
Habitación con camas gemelas. Faro de Buchan Ness
Durmiendo en el Faro de Buchan Ness en Peterhead, Escocia, Reino Unido
Habitación matrimonial. Faro de Buchan Ness

Las dos casas son muy similares de tamaño, y básicamente se diferencian en la decoración y en que una tiene terraza. Lo primero que me llamó la atención tras cruzar la puerta es que no parece una casa turística, ya que está totalmente decorada y equipada (con muy buen gusto además), y tan sólo encontramos vacíos los cajones y armarios donde guardar nuestras pertenencias.

En cuanto a las dependencias, cada casa tiene un gran salón con chimenea (de verdad), varios sofás, juegos de mesa para toda la familia, una extensa colección de películas y libros (en inglés, por supuesto) y una buena televisión. Un lugar ideal para pasar la sobremesa.

Durmiendo en el Faro de Buchan Ness en Peterhead, Escocia, Reino Unido
Bombones, uno de tantos detalles del Faro de Buchan Ness
Durmiendo en el Faro de Buchan Ness en Peterhead, Escocia, Reino Unido
Mesa con lámpara de diseño. Faro de Buchan Ness
Durmiendo en el Faro de Buchan Ness en Peterhead, Escocia, Reino Unido
Pequeña biblioteca
Durmiendo en el Faro de Buchan Ness en Peterhead, Escocia, Reino Unido
Cocina totalmente equipada. Faro de Buchan Ness
Durmiendo en el Faro de Buchan Ness en Peterhead, Escocia, Reino Unido
El faro de Buchan Ness está en todas partes

Para dormir tenemos dos habitaciones: una con camas gemelas, muy cálida e ideal para niños; y otra con cama matrimonial y una romántica chimenea. No falta ningún detalle en ambas habitaciones, encontrando bonitos cuadros, muebles de diseño realizados con restos traídos por el mar, o incluso bolsas de agua de lo más peculiares.

La cocina es amplia y moderna, equipada con microondas, horno, tostadora y más útiles de cocina de los que conozco su uso. En la casa Skerry hay una bonita terraza a la que se accede desde la cocina, ideal para desayunar viendo al mar. Por último está el amplio baño, de aspecto clásico, equipado con bañera / ducha y donde todo funciona sin problemas.

Durmiendo en el Faro de Buchan Ness en Peterhead, Escocia, Reino Unido
Baño completo. Faro de Buchan Ness
Durmiendo en el Faro de Buchan Ness en Peterhead, Escocia, Reino Unido
Detalle de la bañera. Faro de Buchan Ness
Durmiendo en el Faro de Buchan Ness en Peterhead, Escocia, Reino Unido
Decoración de la casa
Durmiendo en el Faro de Buchan Ness en Peterhead, Escocia, Reino Unido
Libro de visitas y souvenirs. Faro de Buchan Ness
Durmiendo en el Faro de Buchan Ness en Peterhead, Escocia, Reino Unido
Terraza con vistas al mar del Norte desde el faro de Buchan Ness

Al lado de la costa puede hacer bastante frío, pero entre las gruesas paredes de las casas y que tienen calefacción, a parte de las chimeneas, estaremos la mar de a gusto por muy malo que esté fuera. La única pega que encontré es que no hay Internet ni por cable ni por wifi, y la cobertura del móvil es bastante escasa, pero tampoco se echa mucho de menos el estar un poco desconectado de la “civilización”.

Por lo demás, hay parking justo delante de la casa, la tranquilidad es absoluta (¡estamos en una isla!), el pueblo está cruzando el puente, y el precio es muy bueno, sobre todo si vamos 4 personas durante varios días y aprovechamos alguna de las ofertas.

Dormir en un faro es uno de esos caprichos que podemos cumplir en Escocia, y si además es en una casa tan acogedora como esta, de la que cuesta despedirse, la experiencia es inolvidable.

Resumen:

Sobre Víctor Gómez
¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. y las vistas exteriores? La sensación de ser envuelta por el viento y pertenecerle es mejor que un interior donde rodearse de tanto materialismo. las relaciones humanas son lo primero y la naturaleza sobretodo.

    • El exterior del faro es lo que se ve. El paisaje de alrededor no lucía mucho, porque estaba nublado, por eso me centré en la casa. Los alrededores tienen una costa bastante escarpada. Un saludo

  3. Dorminir en un faro?, la verdad núnca lo había pensado, pero si me gustaría dormir en el faro de Buchan Ness, ya que parese todo un hotel de 5 estrellas.
    La verdad creo que seria una buena experiencia.

  4. Pingback: Que me gustaría tener - machbel