Visita a las calas de Mallorca

Tras el diluvio del día anterior, el martes amaneció bastante bueno, por lo menos para unos asturianos, así que agarramos la furgoneta y marchamos en busca de las famosas calas de Mallorca, a ver si tenian el agua tan transparente como la gente decía y eran tan maravillosas como se comenta.

La primera parada fue un faro que encontramos por el sur de la isla, desde donde se veia mucha costa. Todo acantilados, y ni rastro de ninguna playa, así que agarramos la lista de calas bonitas y buscamos la más cercana.

Tocaba Cala Pí, una pequeña cala en un pueblo más pequeño todavía, con algunos chalets bastante curiosos, un hotel y un restaurante que parecía muy caro. Comimos en la playa, y el agua parecía que estaba bastante fría, sobre todo cuando empezó a llover y nos tuvimos que marchar a otro sitio. Por ahora ninguna playa del otro mundo, la arena bastante sucia, el agua transparente pero porque no hay olas. Van ganando las playas de Llanes.

Calas de Mallorca, Islas Baleares
Cala Pi

La arena por fin es fina y limpia, aunque el mar está bastante revuelto, para ser el Mediterráneo, por lo que un paseito y a otro sitio.

Calas de Mallorca, Islas Baleares
Barcas en Es Trenc
Calas de Mallorca, Islas Baleares
Casas okupas
Calas de Mallorca, Islas Baleares
Playa Es Trenc

Próxima parada, Cala Es Moro, al final de una carretera que serpentea por un pueblo que parece bastante caro. La carretera termina en una cala como las que se ven en todos los catálogos de las islas, encerrada entre barrancos, con aguas transparentes y que cubren poco, las sombrillas de palma, y el gran charco de las lluvias recientes y que la arena todavía no pudo drenar. Esto de hacer las playas con cemento es lo que tiene.

Buen paisaje con muchos acantilados alrededor de la cala, así como un ojo vigilante y unas casitas metidas en la piedra, aunque sigue sin llegar al nivel de las mejores de la costa cantábrica.

Seguiamos sin creernos que las playas aquí fueran de un nivel tan bajo, o estuvieramos acostumbrados a verdaderas joyas, por lo que el siguiente destino fue Cala Mondragó. Esta vez había que entrar en un parque natural, aparcar a 1km de la playa y andar por un camino costero hasta encontrarla. El encontrar un par de restaurantes en la playa anterior en la arena no trajo buenos presagios, aunque estuvieramos en un parque natural, pero cala Mondragó no defaudó, y ya tenía las aguas transparentes y las arenas blancas, aunque la lluvia nos volvió a cazar y tuvimos que marchar rápidamente sin poder disfrutarla más tiempo, además de que empezaba a hacer frío.
Aún así, esta playa no llega al nivel de Borizu, Barro o la Vega, que ni siquiera están en parques naturales, pero tienen un aspecto mucho más exhuberante.

Calas de Mallorca, Islas Baleares
Cala Es Moro
Calas de Mallorca, Islas Baleares
Cala Es Moro
Calas de Mallorca, Islas Baleares
Cala Es Moro a tope
Calas de Mallorca, Islas Baleares
Playa Mondragó

Ya anochece, así que vuelta al hotel y otro día más en esta isla, donde lo más entretenido es la fiesta y la gente que hay.

Sí todavía te quedan ganas de ver más fotos, un timeslapse nocturno impresionante, y fotos sueltas de cómo se hizo.

El resto de las fotos, en la galería de Flickr.

Sobre Víctor Gómez

¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. En la semana del peor temporal de Mallorca solo tres hombres lucharon contra la lluvia, los rayos, la tempestad… y en definitiva contra su destino.

    Solo tres hombres desafiaron a las tinieblas en busca de su Rey Dorado.

    Si tiene suerte y los encuentra, tal vez tenga un Buen Dia.

    SunHunters ;)