Vamos a Grado de rally lluvioso

Continúa la temporada rallyera por Asturias tras la semana santa (algún día pondré fotos del viaje), y el fin de semana pasado toco el rally de Grado, en tierras mosconas.

Este es un rally que lleva pocos años, con tramos compartidos con el rally de Avilés aunque realizados en sentido contrario, y que es muy delicado y difícil, como todos los rallyes de estas zonas. Por la mañana parecía que el día sería bueno, pero pasado el mediodía empezó a llover y los tramos se convirtieron en un barrizal resbaladizo dignos del mejor rally de tierra. Ya se sabe, el tiempo cambia de un momento a otro.

Rally de Grado 2010, Asturias, España
Castrillo en el salto

Debido a compromisos que tenía más tarde, coincidiendo con el último día de liga, solo pude estar en dos tramos del rally, aunque bien merecieron la pena. Por la mañana descubrí el salto de Villandás, donde saltaron bastantes coches y el espectáculo fue bueno, y por la tarde el cruce de Otero, famosa curva del rally de Avilés que se hace al revés.

El cruce también fue muy interesante, ya que en días anteriores estuvieron serrando madera y la carretera resbalaba muchísimo, siendo muy dificil controlar el coche como querían los pilotos, por lo que había bastantes cruzadas y trompos, aunque sin lamentar ningún daño a parte de la pérdida de segundos.

Rally de Grado 2010, Asturias, España
Suarez Saltando
Rally de Grado 2010, Asturias, España
Citroen Saxo volador
Rally de Grado 2010, Asturias, España
Citroen C2 deslizándose
Rally de Grado 2010, Asturias, España
BMW saliendo de la curva

Poco más puedo contar de las curvas vistas, y en cuanto al rally en si, gran batalla entre Jonathan Pérez y José Antonio Súarez, que durante todo el rally estuvieron muy cerca uno del otro. En general hubo un buen nivel, aunque la dificultad de los tramos y las inclemencias meteorológicas se notaron bastante en los tiempos. Nuestro equipo, el Aramburu Racing, hicieron un buen rally, muy regular, terminando cuartos de la Challenge Hankook y doceavos generales, por delante de pilotos muy rápidos en estos tramos.

Mención a parte merece el público, y es que hay algunos que parece que fueron cazados a lazo. No es ni medio normal tirar un petardo a la carretera de la que esta pasando un coche compitiendo, o pelearse con la organización cuando les piden que se coloquen en zonas más seguras.

Las peleas con las organización, que te dicen que te cambies de sitio 5 minutos antes del paso del primero son normales, y es que a nadie le gusta que le muevan de su sitio cuando lleva bastante tiempo esperando. En este punto un tirón de orejas para los organizadores, que tendrían que haber puesto antes las cintas de prohibido público y controlado algo al público, sobre todo en zonas donde hay muchísima gente.

Eso si, dentro de lo malo los aficionados a los rallyes son gente muy cívica y respetuosa con el prójimo que pasan el sábado disfrutando de la naturaleza y de un bonito espectáculo. En el fútbol si que estan salvajes, pero esa es otra historia…

El resto de las fotos del rally, en Hisparally.

Sobre Víctor Gómez

¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.