Los árboles fantasma de Las Médulas

Paseando por Las Médulas en pleno febrero hubo una cosa que me llamó mucho la atención. Los árboles. A parte de estar todos sin hojas, como es normal, no había ni uno recto. Castaños, robles, escobas, carqueixas, encinas, carrascas, todos tenían grandes agujeros en el tronco. Representaban extrañas formas animales, invitaban a seguir recorriendo los caminos de Las Médulas, o simplemente eran un marco único para los farallones que sobresalen.

Las Médulas, mina romana patrimonio de la humanidad. Ponferrada, Castilla y León, España
El árbol lagarto de Las Médulas
Las Médulas, mina romana patrimonio de la humanidad. Ponferrada, Castilla y León, España
Tocón de árbol
Las Médulas, mina romana patrimonio de la humanidad. Ponferrada, Castilla y León, España
Árbol misterioso
Las Médulas, mina romana patrimonio de la humanidad. Ponferrada, Castilla y León, España
Restos de árboles
Las Médulas, mina romana patrimonio de la humanidad. Ponferrada, Castilla y León, España
Caminando por las Médulas

Pesadillas extrañas a parte, a la luz del atardecer la imagen no podía ser más sugerente, con esas ramas desnudas alzándose al cielo y los vivos colores de Las Médulas iluminadas por el sol.

En invierno nos cuesta más salir de casa, y eso que hay lugares como Las Médulas que tienen una magia especial en esa época del año, aunque no se vea todo tan verde como en primavera o verano. Además, en invierno los atardeceres son más largos.

Más información:

Las Médulas, mina romana patrimonio de la humanidad. Ponferrada, Castilla y León, España
Árbol de invierno en Las Médulas
Las Médulas, mina romana patrimonio de la humanidad. Ponferrada, Castilla y León, España
Fila de ramas
Las Médulas, mina romana patrimonio de la humanidad. Ponferrada, Castilla y León, España
Silueta de ramas
Las Médulas, mina romana patrimonio de la humanidad. Ponferrada, Castilla y León, España
Asoman las formaciones de Las Médulas
Sobre Víctor Gómez
¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Según nos contó nuestra guía de allí tienen bautizados con distintos nombres los árboles y justo hay uno que es el árbol fantasma, la casa del duende, el búho…Menudas fotos te quedaron!!! Un abrazo. ;-)