La Fidelísima Villa de Perpiñán

Perpiñán, o Perpignan en Francés, es una de esas pequeñas ciudades que a todos nos suena que está cerca de España porque durante el franquismo era donde iban los catalanes a ver películas prohibidas por el régimen, pero no tiene mucho más que nos haga acordarnos de ella, excepto a los fotógrafos que les sonará por el festival de fotoperiodismo Visa pour L´Image. Aprovechando dicho festival, me acerqué hasta aquí, y aunque el objetivo principal era disfrutar de las exposiciones, Perpignan me causó una impresión muy grata, siendo uno de esos lugares a los que siempre apetece volver.

Recorrido por la ciudad de Perpignan, al sur de Francia
Perro juguetón

Pasear por la zona vieja es disfrutar conociendo una pequeña ciudad o un gran pueblo, ya que cuenta con poco más de 100.000 habitantes. Al lado del río podemos comenzar este recorrido, con una rivera que parece sacada de cuento, con setos y flores que le dan un colorido especial. Aquí encontraremos El Castillet, la única construcción defensiva que se ve en la villa. Encontraremos pequeñas y grandes plazas abarrotadas de cafés y restaurantes, donde disfrutar del sol y de la tranquilidad de la vida en Perpignan.

Recorrido por la ciudad de Perpignan, al sur de Francia
Callejón de los restaurantes
Recorrido por la ciudad de Perpignan, al sur de Francia
Le Castillet de Perpignan
Recorrido por la ciudad de Perpignan, al sur de Francia
Balcones
Recorrido por la ciudad de Perpignan, al sur de Francia
Plaza

Lo que más me gusta hacer en cualquier ciudad que no conozco es pasear sin rumbo, descubriendo rincones y sin saber muy bien lo que me voy a encontrar. Así, acabé llegando a sitios como el callejón de los restaurantes, una estrecha calle llena de restaurantes típicamente franceses, con acordeonista y todo, o a la calle gitana, donde el estilo francés cambia drásticamente para dar paso a un par de calles donde la mayoría es población gitana. Como era verano estaban fuera de casa tomando el fresco, y así fue como me hice amigos de ellos, y de parte les hice unas fotos. Muy majos ellos, como toda la gente que conocí por Perpignan, y es que además de chapurrear español o catalán muchos de ellos, a todos les encantaba encontrarse con extranjeros visitando su ciudad. Se nota que celebrar un festival internacional durante tantos años atrae a muchos visitantes, y es un buen motor para Perpignan.

Recorrido por la ciudad de Perpignan, al sur de Francia
Familia gitana
Recorrido por la ciudad de Perpignan, al sur de Francia
Niño intimidador
Recorrido por la ciudad de Perpignan, al sur de Francia
Multicolorido
Recorrido por la ciudad de Perpignan, al sur de Francia
Terraza de verano

En unas pocas horas podemos dar una vuelta por Perpignan que seguro que nos encantará, siendo un buen punto para parar en el camino. El ambiente es muy bueno, y es muy fácil aparcar cerca del centro. El único pero es que comer de restaurante es bastante caro, y es que ya se sabe que comer fuera de casa en Francia es caro, menos mal que el precio de los productos en los supermercados es similar a los de aquí, e incluso más barato en algunos productos.

Estando tan cerca, Perpignan es una buena introducción para ir conociendo Francia.

Más información:

Sobre Víctor Gómez

¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Paseando por el sur de Francia, Narbonne y Gruissan - machbel

  3. Pingback: Torreilles-Plage inaugura una nueva sección sobre playas - machbel

  4. Pingback: Feliz 2012, a ver que nos depara - machbel

  5. Pingback: Eus, uno de los pueblos más bonitos de Francia - machbel