21 lugares recomendados por fotógrafos para visitar en primavera

¡Ya estamos en primavera! Y al igual que en el pasado otoño me he animado a preguntar a algunos de los mejores fotógrafos y bloggers de viajes de España por su lugar favorito en el mundo a visitar en estas fechas tan coloridas, mostrándonos con su arte fotográfico lo maravilloso que es. Aquí el resultado, da muchas ganas de viajar.

Comarca de Omaña, León. Por Antonio Liébana

La primavera: aunque en Omaña es algo tardía, cualquier rincón es bueno para visitar, el verde inunda la comarca y un viaje de dos días se nos antoja corto ante la desbordante exuberancia. La estrella son los bosques de ribera y los prados de pasto donde encontraremos gran cantidad de flora como las orquídeas, aguileñas, etc …, las laderas desnudas por la acción ganadera se tiñen de amarillo y morado de las retamas y de la urz. Más información

Antonio Liébana fotografiando la Comarca de Omaña

 

Lago de Banyoles, Cataluña. Por Tino Soriano

No es por casualidad que algunos de los mejores fotógrafos del mundo (entre los que no me incluyo), además de pintores, escritores, escultores, cineastas, músicos, poetas, etc, han venido a vivir a Banyoles. Un lago como este es capaz de inspirar incluso a los patos, las fochas y las gaviotas que flotan ajenas a casi todo, cualquiera que sea la condición del tiempo. Uno de los lugares más mágicos que conozco. Y por eso me instalé aquí (bueno, fuera del agua).

Artista no, pero tonto, tampoco.

Lago de Banyoles por Tino Soriano
Lago de Banyoles por Tino Soriano

 

Desierto de Tozeur, Túnez. Por Miguel Ángel Muñóz

Al Desierto de Tozeur en Túnez lo llaman las puertas del Sahara, este destino es un buen comienzo para adentrarse en el mundo islámico, aunque la foto es del desierto, todo el país te regala amabilidad.

Si no has dormido en el desierto, nunca has visto las estrellas.

Desierto de Tozeur por Miguel A. Muñoz Romero
Desierto de Tozeur por Miguel A. Muñoz Romero

 

Delta del Okabango, Botswana. Por Kique Ruíz

En esta ocasión te voy a hacer una propuesta fuera de lo común: que viajes en primavera a un lugar en el que es otoño. Por qué hago esto te preguntarás. Pues porque considero que es la mejor época del año para fotografiar la joya del Kalahari, en el interior del África virgen y a cientos de kilómetros de la civilización.

Cuando veas y fotografíes un atardecer en el Delta del Okabango (Botswana), sabrás que el viaje ha merecido la pena. Aunque hay que hacerlo bien, subido a un mokoro mientras surcas las aguas del delta. Después de esto, ya podrás decir que has visto la
verdadera luz que todos los fotógrafos buscamos. Es una experiencia diferente en la que podrás disfrutar de un lugar único y de cientos de especies de animales salvajes.

Delta del Okabango por Kique Ruiz
Delta del Okabango por Kique Ruiz

Encartaciones, Bizkaia. Por Rafa Irusta

Las Encartaciones están ubicadas en la parte más occidental de la provincia de Bizkaia. A pesar de ser una zona no demasiado conocida, reúne lugares de gran belleza que nos permiten sumergirnos en plena naturaleza.

Es indudable, que el hecho de haber nacido en Trucíos, uno de los valles que forman parte de esta comarca, es uno de los motivos que me empujan de manera recurrente a visitarla. Pero no es el único. Me encanta recorrer sus pueblos, bosques, arroyos, praderas, cuevas y espectaculares amaneceres como el que podéis ver en el Valle de Karrantza, completamente cubierto por un mar de nubes.

Sierra de las Encartaciones por Rafa Irusta
Valle de Karrantza, Encartaciones por Rafa Irusta

 

Menorca, Islas Baleares. Por Eduardo Blanco Mendizabal

Me encanta la alegría que emana la primavera en Menorca. La explosión de vida se puede apreciar fácilmente en sus prados, donde la floración es realmente intensa. La he visitado en un par de ocasiones a finales de marzo y disfruto de la isla antes de que lleguen la mayoría de los turistas.

Menorca por Eduardo Blanco Mendizabal
Menorca por Eduardo Blanco Mendizabal

 

Costa de Gipuzkoa. Por Iñaki Caperochipi

Llega la primavera y con ella las temperaturas se suavizan y apetece darte unos paseos con vistas al mar. Aquí, muy cerquita de mi casa en Zarautz, tengo una atalaya desde la que se divisa parte de la Cornisa Cantábrica, desde la isla de Mollarri, hasta el faro de Igeldo en San Sebastián y en último plano el Monte Jaizkíbel.

Para llegar hasta aquí sólo hay que seguir la calzada que une Zarautz con Getaria, que forma parte del Camino de Santiago. No hay que tener prisa. Una vez superada la exigente rampa inicial, la naturaleza nos va a brindar unas vistas increíbles, desde los manzanos en flor, el azul del mar y a unos pasos mas, los viñedos de txakoli de Getaria. Un espectáculo en toda regla que merece la pena degustar.

Espero veros por aquí….

Costa de Gipuzkoa por Iñaki Caperochipi
Costa de Gipuzkoa por Iñaki Caperochipi

 

Trondheim, Noruega. Por Gonzalo Azumendi

Dentro de los muchos destinos apetecibles para primavera, elijo Noruega. Las horas de luz comienzan una escalada imparable, hasta hacer los días interminables. ¡Explota la energía!.

Es un gran momento para sus luminosas ciudades y sus grandes paisajes, donde las montañas aún conservan la nieve. Y como en esta postal de Trondheim, su cercanía al mar nos obsequia con continuos cambios de luces…un gran regalo para los fotógrafos!

Arco Íris sobre Trondheim, por Gonzalo Azumendi
Arco Íris sobre Trondheim, por Gonzalo Azumendi

 

Acantilados de Reynisfjall, Islandia. Por Alberto Ojembarrena

Pese a que Islandia no suele ser un destino al que mucha gente se plantea viajar durante la época estival, visitar la isla ártica en primavera es una experiencia única.
La isla de Julio Verne, tras un largo invierno ve los primeros rayos de sol ascendiendo cada vez más en el cielo y derritiendo los últimos resquicios de la gélida estación.

Es en esta época cuando la hierba vuelve a crecer y la lava recubierta del gris musgo va tornando progresivamente a los tonos verdes. Y es con este cambio de temperaturas cuando regresa a los acantilados la fauna marina migratoria.

Esto ocurre en los acantilados de Reynisfjall, a muy poca distancia de la pequeña población de Vík í Mýrdal, en el sur de la Islandia. Ascendiendo por las verdes paredes que se elevan sobre formaciones basálticas en las playas colindantes, podremos alcanzar la parte superior de la meseta desde la que se observan de forma casi cenital los Reynisdrangar -los trolls petrificados- y aún más importante, tendremos una vista realmente cercana de los pequeños frailecillos que acaban de regresar para la época de apareamiento.

Frailecillo de Islandia por Alberto Ojembarrena
Frailecillo de Islandia por Alberto Ojembarrena

 

Parque Natural Els Aiguamolls de l’ Empordà, Cataluña. Por Oriol Alamany

Aunque como fotógrafo de naturaleza soy un fan absoluto de los Pirineos, mi
recomendación para primavera es radicalmente distinta. El Parque natural que
engloba varias zonas de las marismas que cubren el litoral de la comarca
catalana del Empordá es un paraíso en esta época del año. En abril y mayo
las lagunas están llenas de agua, grupos de preciosos lirios amarillos
proporcionan una brillante nota de color al llano paisaje, las cigüeñas
blancas crotorean desde lo alto de sus nidos en las “closes” (nombre local
dado a los prados cerrados por acequias y bordeados por líneas de árboles de
ribera), las aves acuáticas se encuentran en plenos devaneos de amor, y
quizás nos topemos con un grupo de gamos o de caballos de Camarga trotando
por la marisma. Todo ello con el telón de fondo de la cordillera pirenaica,
algunas veces, aún con nieve.

La luz a primera y última hora del día suele ser magnífica y el parque
dispone de todo tipo de servicios para el visitante. Los Aiguamolls són
punto de peregrinación obligada para los fotógrafos y amantes de la
naturaleza catalanes, pero son poco conocidos fuera de Catalunya. En las
décadas de los 70 y 80 del siglo XX, la lucha por su preservación ante las
amenazas de desecado y urbanización significó el nacimiento de un gran
movimiento conservacionista en Catalunya.

Parque Natural Els Aiguamolls de l' Emporda, por Oriol Alamany
Parque Natural Els Aiguamolls de l’Empordá, por Oriol Alamany

 

Keukenhof, Holanda. Por Ainara García

Desde que descubrí la existencia de Keukenhof, se convirtió en mi objetivo a visitar con la cámara alguna primavera. Bien es cierto que es muy (o quizás demasiado) turístico, pero sus más de 7 millones de tulipanes dan mucho juego y posibilidades a la hora de hacer fotos. Tanto el parque como las inmediaciones están repletas de campos de tulipanes y jacintos.

Es una pena que esté abierto tan solo 2 meses al año, pero posiblemente esa exclusividad lo convierte un lugar tan especial.

Keukenhof por Ainara García
Keukenhof por Ainara García

 

Cinque Terre, Italia. Por Tragaviajes

¿Un destino idóneo para la época primaveral? A todo el mundo se le vendrá a la cabeza: bosques, campos floridos, ríos caudalosos tras el deshielo. Pero algunos destinos se convierten en una alternativa excelente en esta estación del año, lugares que en cualquier otra época pierden parte de su esencia, ya sea por encontrase atestados de turistas, como sucede en verano, o bien, por no poder exprimirlos al máximo debido al clima adverso, como sucede en invierno.

Uno de estos destinos, perfectos para primavera, es el parque nacional de la Cinque Terre, al noroeste de la bella Italia. Formado por cinco coloridos pueblos, algunos de ellos colgando en escarpados acantilados y todos ellos bañados por el mar Mediterráneo. La Cinque Terre forma parte del conjunto de imágenes, de postal, que tenemos grabadas en nuestra retina cuando oímos hablar de Italia.

Con el inicio de la primavera se pone en marcha la posibilidad de visitar los cinco pueblos en barco, una opción muy aconsejable, y con un punto de vista muy diferente a recorrerlo en tren. Además de disfrutar de unos colores espectaculares, el punto fuerte, en esta estación del año, es sin duda la menor afluencia de turistas que en la época estival.

Por todo esto y por mucho más te recomendamos el parque nacional de la Cinque Terre durante esta primavera.

Cinque Terre por Tragaviajes
Cinque Terre por Tragaviajes

Parque Natural de Redes. Por Jose Ramón García

Siendo una de las 6 Reservas de la Biosfera de Asturias, el Parque Natural de Redes es un gran desconocido para muchos de los que disfrutan de la fotografía y la montaña. El Parque comprende los concejos de Caso y Sobrescobio, se ubica en el centro-oriental de la Cordillera Cantábrica, al sur de Asturias, y ocupa una superficie de unos 37.803 hectáreas.

En esta extensión se puede disfrutar de rutas para todos los públicos y niveles. Desde la llana y tan famosa Ruta del Alba, hasta los más de 1.000 metros de desnivel de subida al Tiatordos, Meciédome o Cantu´l Oso, entre otros.

El Parque Natural de Redes nunca decepciona. No dejes de visitarlo.

Reserva de la Biosfera de Redes en Asturias. Por Jose Ramón García

Jardín Botánico de Madrid. Por Víctor Ferrando

Aunque muchas veces no nos percatemos de ello, siempre he pensado que las ciudades son buenos lugares para fotografiar la llegada de la primavera. Parques, jardines y muchas calles con árboles o plantas pasan del marrón apagado de los troncos que perdieron sus hojas en el otoño al verde de los nuevos brotes, o a casi cualquier color con sus flores.

Un buen ejemplo de lugar primaveral en el centro de una gran ciudad es el Real Jardín Botánico de Madrid, uno de los lugares más bonitos de la capital aunque injustamente ignorado por la mayoría de turistas y frecuentado por algunos locales que acuden a él en busca de un lugar para desconectar del frenético ritmo de las grandes avenidas que lo rodean. En cualquier época del año los contrastes y colores que ofrece el Jardín Botánico son fascinantes para cualquier visitante y fotógrafo, pero especialmente en primavera hay una auténtica explosión de color con la floración de los tulipanes, y otros cientos de especies que con el buen tiempo nos muestran su cara más alegre y fotogénica.

Jardín Botánico de Madrid por Víctor Ferrando
Jardín Botánico de Madrid por Víctor Ferrando

 

Playa de la Concha, Euskadi. Por Se hace camino al andar

Uno de los lugares que, además de recomendar visitar, lo frecuento mucho más en primavera que en el resto del año, es el paseo de La Concha de San Sebastián. Puede no tener los árboles en flor, ni verdín en las rocas, ni más agua que el resto del año pero, para los gipuzkoanos, empezar a sentir el sol en la cara tras un invierno lluvioso y poder disfrutar con esa sombra que poco a poco se empieza a alargar es un placer orgásmico.

Playa de la Concha por Se hace camino al andar
Playa de la Concha por Se hace camino al andar

Emiratos Árabes Unidos, por Inma Gregorio

Visitar los Emiratos Árabes Unidos al menos una vez en la vida debería ser obligatorio por el mundo tan diferente al que dan entrada.

Y ya que estamos, si puede hacerse en primavera mejor que mejor. Las temperaturas, ya en el lado de lo muy agradable son más llevaderas que el resto del año y los millones de expatriados y locales que pueblan las principales urbes se dejan ver más que de costumbre al ser posible permanecer en el exterior durante más de 5 minutos para así disfrutar de las mil y una experiencias diferentes que ofrece Dubai.

Lo dicho, en primavera, a UAE!

Gran Mezquita Sheikh Zayed por Inma Gregorio
Gran Mezquita Sheikh Zayed por Inma Gregorio

 

Parque de las Tullerías de París, Francia. Por Jesús Pérez Pacheco

París en primavera está esplendido y pasear por sus parques y jardines con la temperatura calidad primaveral es una gozada, los parisinos suelen escaparse en cuanto sale el sol para resarcirse en estos lugares y el jardín de las Tullerías es toda una referencia para disfrutar del cálido sol parisino, el verde de sus praderas de césped con el Louvre como telón de fondo, allí se puede disfrutar viendo los barcos de vela en su estanque o tomando un crepe de chocolate en una de sus cafeterías, una bonita propuesta primaveral en el centro de una de las mayores urbes de Europa.

París por Fotonazos
París por Fotonazos

 

Jerusalén, Israel. Por Joan Vendrell

Supongo que hablar de primavera y encontrar una imagen en blanco y negro no es lo que todos esperamos, pero me gustaría compartir esta imagen de Jerusalén, el sepulcro de María en el Monte de los Olivos al lado de los jardines de Getsemaní.

Viajé a Jerusalén un mes de abril, el cielo era azul y las golondrinas volaban atolondradas. Más allá de políticas y religiones es una ciudad impresionante, un viaje a tiempos antiguos con unas oportunidades fotográficas sin igual. Cultura, historia y miles de rincones muy especiales, un libro de historia en movimiento, una de las ciudades más impresionantes que he podido recorrer.

Jerusalén por Joan Vendrell
Jerusalén por Joan Vendrell

Wadi Rum, Jordania. Por Los viajes de Ali

Viajar a un desierto de arena y roca en primavera puede sonar a ejercicio estéril porque esta época del año la asociamos, creo yo, a exuberancia de flores y vegetación, y todos “sabemos” que en el desierto de eso no hay.

Sin embargo, en el desierto también hay primavera. En cuanto llueva un poco las dunas se cubren de hierba y flores, y seguramente te encontrarás con los rebaños de camellos y cabras ramoneando junto a sus crías, en lo que supones es el banquete del año para ellos ;-)

Así me encontré yo Wadi Rum, uno de los desiertos más bonitos que he conocido, en la fantástica Jordania. En el desierto puedes aprender a apreciar muchísimo más los colores de una flor o el verde de la hierba, que parece más intenso de lo que es. Además, en primavera las temperaturas son todavía amables incluso de día.

No hay excusa, vaya.

Desierto de Wadi Rum por Alicia
Desierto de Wadi Rum por Alicia

Hanami primaveral, Japón. Pon Antonio Quinzán

Camino bajo un cielo blanco formado por millones de flores de cerezo. A mi lado centenares de personas hechizadas miran hacia arriba admirando la belleza del manto florido que cubre la avenida principal del Parque Ueno en Tokio. Ya está aquí el Hanami, la fiesta de la primavera que entre marzo y abril cubre Japón de flores.

En la ciudad de Fukuoka en la isla sur de Kyushu el parque Ōhori-kōen está rodeado de flores blancas y violetas. Bajo los árboles en flor familias y grupos de amigos se reúnen para festejar la belleza de la primavera bajo el influjo mágico de la masiva floración. Porque el Hanami es una celebración para compartir y el motivo por el cual la vida en este país súper industrializado parece detenerse.

En Osaka los almendros, melocotoneros y cerezos de los jardines que rodean su castillo atraen a miles de visitantes. En Kyoto sus famosos jardines y templos se visten de blanco al tiempo que el Paseo del Filósofo se convierte en un río de gente. La única reflexión posible sobre la vida es la de la pura belleza y fuerza del renacer de la Naturaleza. También en Kyoto la blanca flor de los cerezos, el sakura, contrasta con el rojo bermellón de los templos y pagodas de los templos de Higashiyama y Arashiyama.

En Tokio, en el Shinjuku Goen, los cerezos de un porte magnifico han florecido de manera tan profusa que las ramas cargadas de racimos blancos caen sobre los estanques. Y casi lo mismo pasa en el tradicional barrio de Asakusa. El contraste de las flores blancas con el rojo de la pagoda Goju-no To de casi 70 m. de alto me lleva a un Japón intemporal que cada año por estas fechas parece volver a sus raíces animistas.

Porque el Hanami es una celebración de la vida que renace tras el invierno. Una vida que resurge con fuerza y belleza incomparables y que en Japón se ha convertido en la fiesta primaveral por antonomasia. Para mí, una de las primaveras más hermosas del mundo, quizás la que más.

Hanami de Japón por Antonio Quinzán
Hanami de Japón por Antonio Quinzán

Espacio Natural Doñana, Andalucía. Por Naturaleza y Viajes

Ahora que asoman días más largos, que el sol nos calienta más tímidamente, que las flores comienzan a dar color a los campos y que los pájaros con sus cantos anuncian un nuevo ciclo de la vida, es el momento perfecto para salir a disfrutar de la primavera.

En Andalucía, España y el mundo existen miles de rincones de incalculable belleza, sin embargo, existe uno a caballo entre las provincias de Huelva, Sevilla y Cádiz en el que por su singularidad destaca: Doñana, un complejo mosaico de paisajes con marismas, lagunas, caños, cotos, pinares, vetas, veras, dunas, playas y acantilados de los más espectaculares.

Si te animas a visitarlo en esta estación, tal vez tengas la suerte de ser uno de los pocos afortunados que podrán gritar al mundo que han visto a una de las criaturas más emblemáticas de nuestro bosque mediterráneo, el lince ibérico (Lynx Pardinus), el felino más amenazado del Planeta.

Parque Nacional de Doñana, por Naturaleza y Viajes
Parque Nacional de Doñana, por Naturaleza y Viajes

¿A que apetece coger la cámara y salir de viaje? Pues sólo falta que tú, me recomiendes cuál es tu rincón imprescindible de primavera. Estoy deseando conocerlo.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Pingback: Los 50 mejores Blogs de fotografía en español