Visita a la Ciudad del Vaticano y al mayor museo del mundo

El mayor museo del mundo. Buenas es la iglesia cuando se propone algo, en este caso, tener la mayor colección de arte cristiano del mundo. O simplemente, de arte. Los museos Vaticanos son inmensos, con sus 14 kilómetros de pasillos repletos de piezas únicas para entender la historia de la humanidad.

San Pedro al atardecer
San Pedro al atardecer

La visita a los museos vaticanos comienza fuera de la Ciudad del Vaticano, en la inmensa cola que se forma ya varias horas antes de abrir el acceso, tal es la afluencia de público. Si pagamos un poco más, y reservamos la entrada por internet, es posible saltarse esta cola de varias horas y entrar directamente al museo, previo paso por el arco de seguridad.

Escalera de Bramante
Escalera de Bramante
En proceso de restauración
En proceso de restauración

Ya dentro del museo nos encontramos con la tienda de recuerdos y, escondida a un lado de la tienda, la famosa escalera de Bramante. Si vas en visita guiada, ahora es el momento de fotografiarla, ya que al finalizar el tour se entra directamente en la Basílica de San Pedro, saltándose la escalera.

Para seguir la visita guiada con mayor comodidad, la guía nos facilitó unos auriculares, así se la podía oír perfectamente entre toda la multitud, y si por algún casual te quedas rezagado del grupo, te das cuenta porque la señal se va perdiendo. Algo que me pareció muy útil, sobre todo para tardones como yo que siempre vamos los últimos, haciendo fotos, y corremos el riesgo de perder el grupo.

Estatua de los museos Vaticanos
Estatua de los museos Vaticanos
La escuela de Atenas, por Rafael
La escuela de Atenas, por Rafael

El recorrido guiado por el museo sigue un orden cronológico, empezando en la antigua roma, seguido por el renacimiento (con los grandes trabajos de Rafael y otros grandes pintores), y finalizando en la zona de arte moderno, en la que se pasa casi de refilón, no se si porque no es tan sencilla de mirar, o porque el mensaje que transmite tiene varias interpretaciones.

Para el final queda la gran obra que atrae a todos los turistas, la Capilla Sixtina, en la que esta prohibido hacer fotos, y donde las voces de los vigilantes, atentos a que nadie haga fotografías, rompen cualquier intento de disfrutar de la obra en un mínimo de silencio. Aún así, la Capilla Sixtina es una de las cumbres del arte, y poder estar unos minutos bajo ella es todo un honor. Lástima del mal ambiente creado por la marabunta de personas y los vigilantes.

Galería de los mapas de los museos Vaticanos
Galería de los mapas de los museos Vaticanos
Interior de la Capilla Sixtina
Interior de la Capilla Sixtina

Una vez pasada la Capilla Sixtina, las visitas guiadas acceden directamente a San Pedro (perdiéndote la escalera de Bramante si no has ido al inicio del tour), o puedes seguir visitando el museo por tu cuenta, si estas 2 horas de visita guiada te han sabido a poco. Yo, por supuesto, seguí dando vueltas por el museo otro par de horas, ya que me resultó muy interesante.

Así, visité la zona de arte egipcia, de escultura griega y romana, y otras salas sumamente interesantes. A poco que sepas de historia del arte te fascinará la visita a los museos, pues estarás delante de todas esas obras que ves en los libros, pudiendo verlas con detenimiento, fijándote en sus detalles. Es una sensación que también experimenté en el Louvre de París, y en el MET de Nueva York, donde muchas de las piezas expuestas te parece haberlas visto antes.

Panorámica desde lo alto de la cúpula de San Pedro
Panorámica desde lo alto de la cúpula de San Pedro

Esta visita extendida terminó, nuevamente, en la Capilla Sixtina, ya que es el paso natural para acceder a la inmensa Basílica de San Pedro.

El recorrido por San Pedro se puede hacer perfectamente sin guía, pues es como cualquier otra iglesia, pero mucho más grande y repleta de obras de arte, como por ejemplo, la Piedad de Miguel Ángel.

Una vez visitada la basílica, podemos subir hasta lo más alto de la cúpula de San Pedro, experiencia más que recomendable, aún a pesar de los cientos de escalones que hay que subir por retorcidas escaleras de caracol (entrada no inluída en la visita a los museos vaticanos). Las vistas desde lo más alto de la Ciudad del Vaticano son más que recomendable, pues este es uno de los mejores miradores de Roma.

Plaza de San Pedro
Plaza de San Pedro
Audiencia del Papa
Audiencia del Papa

En la Ciudad del Vaticano sólo se pueden visitar los inmensos museos Vaticanos, la Basílica de San Pedro y los jardines, por lo que un día es más que suficiente para disfrutar de estas obras de arte y conocer el país más pequeño del mundo.

Todos los miércoles, si el Papa está en la Santa Sede, se realiza la audiencia papal en la explanada de San Pedro, en la que éste bendice a los fieles en multitud de idiomas y saluda a las congregaciones religiosas que han peregrinado hasta allí. La ceremonia completa dura unas 3 horas, pero siempre se puede entrar y salir a la explanada de San Pedro sin problema. Eso sí, durante la celebración de este acto la basílica de San pedro y su mirador permanecen cerrados, por lo que es algo a tener en cuenta.

Para ser tan pequeño, el poder de atracción de la Ciudad del Vaticano es inmenso, como comprobaremos durante nuestra visita, pues aquí siempre es temporada alta.

El Tíber y San Pedro
El Tíber y San Pedro
Sobre Víctor Gómez

¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Interesante, La verdad que nunca me ha ataído visitar el vaticano, aunque tampoco sabía lo que había dentro.

    De todas formas… siempre he pensado que el museo más grande iba a estar en Bilbao, por supuesto…. Tengo que comprobarlo otra vez.

    Un saludo! :)

    • Hola! De primeras puede que no suene muy interesante, pero con la magnífica colección de arte que tienen, se disfruta bastante la visita.
      Seguro que estáis haciendo algo en Bilbao para remediar lo del museo más grande del mundo :P
      Un saludo!

  2. Hola Víctor!
    Siempre me han fascinado tus fotografías, ya lo sabes, pero la primera imagen me ha dejado noqueada.
    ¿Desde dónde la has hecho? Es sencillamente impresionante.
    En mi visita a los Museos Vaticanos fuimos sólo con la audioguía, si regreso a Roma tomo nota de valorar mejor la opción de una visita guiada por esos lares ;)