Qué ver en Valencia en un día

Lo que iba a ser un fin de semana por Barcelona se convirtió en una visita inesperada a Valencia, y así terminé el sábado recorriendo esta ciudad que hacía por lo menos 12 años que no visitaba, y de la que tan sólo conocía la Ciudad de las Artes y las Ciencias, que acababa de ser inaugurada.

Qué ver en Valencia

Mi visita de un día empezó en la Estación de tren del Norte, un bonito edificio con naranjas y otros motivos valencianos en la fachada. Entrar a Valencia por esta estación es una de las mejores bienvenidas que puede darte la ciudad, y es que ya quedan pocas estaciones de tren como esta, que ahora están muy de moda los barracones metálicos para su uso como estación, como ocurre con la otra estación de la ciudad, la de Joaquín Sorolla, a la que llega el AVE.

Al lado de la estación de tren está la plaza de toros, así que continué rumbo al norte, hacia la plaza del ayuntamiento y de la catedral.

Recorrido por la ciudad de Valencia, España
Plaza del ayuntamiento

La plaza del ayuntamiento

En la bonita plaza del ayuntamiento estaban acampados los indignados del 15M, a pesar del intenso calor del verano valenciano. Aquí empecé a conocer el casco antiguo y centro de la ciudad, con unos palacios y edificios muy llamativos, plagados de coloridas flores y de muchas palmeras.

Lo que más me llamó la atención, a parte de que estaba solo en la calle, pues poca gente se atreve a andar al mediodía bajo el caluroso sol de verano, fue el Museo de Cerámica González Martí, un precioso palacete con la acera a juego, aunque estaba cerrado debido al horario. Lo que también estaba cerrado era la oficina de turismo, que no se como es posible que cierre los sábados por la tarde, uno de los días que posiblemente tendrá más visitantes.

Recorrido por la ciudad de Valencia, España
Valencia tropical
Recorrido por la ciudad de Valencia, España
Fachada del Museo Nacional de Cerámica González Martí
Recorrido por la ciudad de Valencia, España
La esquinita de María
Recorrido por la ciudad de Valencia, España
Plaza de la catedral

La asombrosa plaza redonda

A pesar de los lugares cerrados, mi ánimo estaba cada vez más alto, pues cada rincón que veía me gustaba más que el anterior. Llegué a la plaza redonda, una pequeña plaza con multitud de puestos, aunque por supuesto también cerrados. Según me contaron abren los domingos y bien entrada la tarde.

Las callejuelas por aquí empezaban a ser verdaderamente estrechas, y mucho más interesantes, con grafitis, tiendas ancladas en el tiempo y multitud de bares donde probar comida auténticamente valenciana, y no tan solo paella.

La catedral de Valencia

Tras pasar al lado de la torre del Miguelete, llegué a la plaza de la catedral, que ya bullía de actividad, y es que este es el primer lugar que visitan los turistas. Se notaba en la cantidad de puestos de artesanía, carros de caballos y heladerías que hay. A la sobremesa quedé con mi amiga Helena para probar la horchata con fartons, el refresco valenciano del que no guardaba buenos recuerdos pero que esta vez me gustó mucho, y para visitar la catedral de Valencia, que Helena no había visto nunca por dentro y eso no podía ser.

Un templo con una fachada muy recargada y blanca, con un interior luminoso, pero que no me llamó especialmente la atención. En cuanto a edificios religiosos, me gustó más la Iglesia de Virgen de los Desamparados, con sus cuadros y frescos.

Recorrido por la ciudad de Valencia, España
Falleras
Recorrido por la ciudad de Valencia, España
Entrada a la catedral
Recorrido por la ciudad de Valencia, España
Heladería artesana
Recorrido por la ciudad de Valencia, España
Plaza de la Mare de Deu

Con el estómago bien lleno tras los fartons, continué descubriendo el interesante centro de Valencia, y donde ocurría de todo. Vi como hacían un par de reportajes de boda, un reportaje fotográfico de moda, como grababan una persecución alrededor de la catedral, y de repente aparecieron un grupo de falleras y falleros con sus coloridos trajes, pues resulta que era el día en que se celebraba el cambio de fallera mayor, y los falleros estaban de celebración. Una tarde muy completa.

Al lado del Turia: torres de Serranos

A las 6 de la tarde el sol empezaba a aflojar un poco, recobrando Valencia la vida poco a poco, y es que no todo el mundo está tan ávido de sol como los que habitamos las tierras del norte. La siguiente parada fue las Torres de Serranos, a la orilla del antiguo cauce del río Turia. Desde estas torres podemos ver Valencia desde las alturas, y comprobar si realmente es la ciudad de las 1.000 torres.

Recorrido por la ciudad de Valencia, España
Vistas desde las Torres de Serranos
Recorrido por la ciudad de Valencia, España
Bandera valenciana
Recorrido por la ciudad de Valencia, España
A la gloria. Interior de una iglesia.
Recorrido por la ciudad de Valencia, España
Palacio de la Música de Valencia a la vera del Turia

Digo que estas torres están a orillas del antiguo cauce del río porque hace años el río se desvió al sur, para evitar las crecidas, y en este área se creó un inmenso parque conocido como el jardín del Turia, un lugar en el que disfrutar de un poquito de naturaleza al lado del centro. Aunque ya no haya río, los puentes siguen, con algunos tan bonitos como el Puente de las Flores o el Puente de la Mar.

Ciudad de las Artes y de las Ciencias

Lo que fue la visita al centro me gustó mucho, con una ciudad mucho más colorida y animada de lo que me esperaba, y con un azul del cielo intenso como él solo.

El día por Valencia todavía tenía que dar mucho de sí, y con los días tan largos, que mejor que terminar las horas de luz en la Ciudad de las Artes y de las Ciencias, el famoso complejo arquitectónico y cultural de Valencia ideado por el infame arquitecto Santiago Calatrava.

Ciudad de las artes y las ciencias de Valencia, España
l’Emisfèric, Ciudad de las artes y las ciencias de Valencia

Al llegar un poco tarde ya estaban todos los museos cerrados, así que sólo podía dar una vuelta por fuera a ver que veía. Y aquí empieza el primero de los inconvenientes. De punta a punta hay que darse un buen paseo, y si quieres bajar al nivel de la laguna artificial, hay unas pocas escaleras muy escondidas, pareciendo aquello un laberinto sin razón de ser, pues hay sitio de sobra para facilitar el acceso de los viandantes.

Ciudad de las artes y las ciencias de Valencia, España
Palacio de las Artes de Valencia
Ciudad de las artes y las ciencias de Valencia, España
Museo de las ciencias Príncipe Felipe
Ciudad de las artes y las ciencias de Valencia, España
Museo de las ciencias Príncipe Felipe
Ciudad de las artes y las ciencias de Valencia, España
Reflejos en el estanque de la ciudad de las Artes y de las Ciencias

Además de lo grande del conjunto, cuando pega el sol hay poca sombra, pues es todo hormigón, sin casi árboles. Para mi gusto, podía haberse integrado un poco más con el entorno del jardín del Turia, pues estos mamotretos de edificios dan casi hasta miedo, recordándome el museo Príncipe Felipe a una ballena varada en la playa.

No todo iba a ser negativo, y es que el Hemisféric, con forma de ojo, es realmente bonito, con su reflejo en la laguna, aunque no deja de ser una sala Imax con una cobertura de cristal. Lo mejor es llegar justo cuando los colores del atardecer se desvanecen en el cielo y obtener una de las postales más bonitas de Valencia.

Ciudad de las artes y las ciencias de Valencia, España
l’Emisfèric
Ciudad de las artes y las ciencias de Valencia, España
Ciudad de las Artes y las Ciencias
Ciudad de las artes y las ciencias de Valencia, España
Ciudad de las Artes y las Ciencias

En resumen, un complejo cultural que debe de tener unas exposiciones interesantes, pero lo que son los edificios, son mucho más espectaculares en fotografías, desilusionando bastante al verlos en persona. Menos mal que tenemos el resto de Valencia, que eso si que merece unos cuantos días de visita para disfrutar del buen tiempo y de la vida de esta ciudad tan animada.

Sobre Víctor Gómez
¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Buenisimas las fotos: me ha encantado la de la esquinita de Maria y el tio d la bici pedaleando pedaleando… q se nota hasta la velocidad. Un viaje bien chulo x la capital del Turia

  2. Pingback: Bitacoras.com

  3. ¡Qué bonita se ve la ciudad a través de tus fotos!
    Es una pena que yo estuviera tan liada ese fin de semana y tan solo pudiéramos tomar una horchata rápida. Otra vez que vengas de visita te llevaré a una horchatería como Dios manda, jejeje
    Un genial reportaje. Saludos :D

  4. Sara, asustadísimo se quedaría al llegar a la esquina y ver a uno haciéndole una foto :P.
    Helena, es que la ciudad es muy bonita, me gustó mucho aunque fuera una visita exprés e inesperada. Ya volveré a por horchata de verdad jejeje

  5. Pingback: Teruel existe, doy fe - machbel

  6. Pingback: Un paseo de sábado por Valencia (II). La Ciudad de las Artes y de las Ciencias - machbel

  7. Que fotos más preciosas y que bonito post. Valencia es una ciudad espectacular a la que no le falta de nada.