PortAventura: nivel experto. Recomendaciones para visitar el parque de atracciones

Cantamos hoy en coro juntos sin parar, abrázame muy fuerte y sonríe un poco más. Esto es PortAventura, ¡hey hey! Viva PortAventura, ¡uooh! Canta en PortAventura, ¡hey! ¡Ven a PortAventuraaaaa!
Más o menos, esta es la cancioncilla que a cualquiera se le queda grabada en la cabeza tras pasar un día en PortAventura, sobre todo si espera hasta la hora de cierre con su desfile final. Como en este tipo de eventos, la melodía no busca nada más que resultar pegadiza, simplona y repetitiva (¡y vaya si lo consigue!). No obstante, PortAventura es mucho más que unos cuantos versos acompañados de música, para bien y para mal.

Montañas rusas de Dragon Khan y Shambala

Aparte de tapones para los oídos, a continuación te expongo un pequeño listado de cuestiones a tener en cuenta, a raíz de mi reciente visita a este parque de atracciones.

En primer lugar, no sé si sabrás que el conjunto de atracciones, hoteles y entretenimientos varios se recogen bajo la denominación de PortAventura World, que consta del PortAventura Park (el parque original, por así decir), el parque acuático PortAventura Caribe Aquatic Park, la nueva zona recién estrenada este abril y denominada Ferrari Land, PortAventura Golf, un Beach Club, un centro de convenciones, 5 hoteles de 4* y 5* y una carpa para los espectáculos del Cirque du Soleil. Pero yo me voy a centrar en el PortAventura Park.

Zona del mediterráneo y Red Force de Ferrari Land

Dicho esto, es importante advertir que la temporada baja parece que no existe en este parque. Si tu intención es la de acercarte hasta Salou fuera de temporada alta para no tener que comerte colas y poder entrar de frente en todas las atracciones, te diré que deseches tal idea, puesto que seguirá habiendo colas (exceptuando quizás en las de agua, por razones obvias), aunque no sean tan tediosamente largas. Es cierto que, durante el verano, las montañas rusas más demandadas (Shambala, Dragon Khan, Furius Baco…) pueden acumular colas de 3 horas tranquilamente, pero en temporada baja rondan la hora y media o las 2 horas, puede que algo menos según el momento del día.

¡Bien! Empecemos por el principio: las entradas. Lo más seguro para que no tengas ningún problema es comprarlas en taquilla, como siempre se hizo. No obstante, PortAventura tiene una página web en la que también se pueden adquirir online. Si escoges esta opción, mírate muy bien la letra pequeña y, si te surge cualquier duda, contacta con ellos primero, no vaya a ser que tengas que pagar dos veces la entrada por haber interpretado algo mal. En el caso de que llegaras al Parque y hubiera alguna irregularidad, te enviarían a Atención al Visitante. No te dejes engañar por la longitud de la cola que haya, porque aunque tengas cuatro personas delante, puede tardar dos horas en llegar tu turno y habrás perdido mucho tiempo que, de otra manera, tendrías para subir a atracciones. Eso sí: compra siempre tus entradas en puntos oficiales de venta, no te la juegues tontamente.

Furius Baco en Port Aventura

En cuanto al tipo de entradas que deberías escoger… Depende enteramente de cómo quieras visitar PortAventura. Si vas con niños, sois un grupo grande de amigos, o si te gusta disfrutar tranquilamente del lugar, sin agobios ni carreras, lo mejor es que cojas un pase de 2 o 3 días (por la reciente apertura de Ferrari World, hay opción de añadir una visita en uno de esos días a este nuevo parque), sobre todo si no necesitas subir a todo una docena de veces. A esto hay que añadir que, si vas en temporada alta, es posible que quieras plantearte coger alguno de los pases rápidos, que te permiten saltarte las colas y acceder casi directamente. Para las atracciones grandes merece mucho la pena (de nuevo, mírate bien la letra pequeña).

Si, en cambio, te apasiona la adrenalina y solo piensas en subir a las montañas rusas una y otra vez, te animo a que consideres seriamente el hacerte con uno de esos pases rápidos. No tendrás que tragarte casi colas (en temporada baja es la fórmula perfecta para entrar de frente, prácticamente sin esperar) y, si te lo apañas bien, puedes verte el Parque en un día, aunque es posible que tengas que ir un poco a la carrera.

Ceremonia de cierre del parque

Cuando planees el viaje, sobre todo si piensas llevar el coche, sabe que el parking del Parque cuesta 10€ por día y, aunque los alrededores tienen también aparcamiento gratuito, este se llena muy rápido y puedes encontrarte teniendo que darte un paseo de media hora para llegar a la entrada del recinto. Casi te recomendaría más la opción de coger autobús o, mejor aún, la de alojarte en los hoteles de PortAventura, que tienen traslado gratuito Hotel-Parque-Hotel. El único problema es que, en temporada baja, los hoteles solo abren de fin de semana (y no todos).

Nada más acceder al recinto, lo primero que deberías hacer, sobre todo si se trata de tu primera visita, es coger un plano del Parque. Suelen estar colocados junto a los accesos, detrás de los controles, pero si no los encuentras o se han acabado, no dudes en preguntar al personal. Por la parte de atrás aparecen los horarios y la situación de diferentes espectáculos temáticos que se realizan diariamente. Uno de los más llamativos es el del Far West, otros van desde danzas indígenas muy coloridas, hasta vuelo de aves y demás.

Espectáculo en el Fart West

Una vez dentro de PortAventura, varias advertencias:

Los paneles diseminados por todo el Parque que muestran la duración aproximada de las colas para subir a las distintas atracciones no son infalibles, poseen cierta imprecisión y puede ser que te marquen una hora de espera y te acabes teniendo que comer dos. Además, el tiempo que marcan está estimado según la entrada normal, no la rápida. Como esta última tiene prioridad, si hay gente esperando en la cola rápida, ralentizará la otra, pero eso no se refleja en los paneles.

Personalmente, las montañas rusas se me hacen aburridas a no ser que vaya en primera fila (sí, esa misma fila a la que mucha gente no se atreve a ir y, a veces, queda vacía, sobre todo en temporada baja). Si quieres probar la sensación de la primera fila pero, por orden de entrada a la atracción, no te toca, puedes preguntar al personal que controla el acceso a cada montaña rusa. Suelen ser muy simpáticos y permitirte esperar a la siguiente pasada para que te puedas montar delante. ¡Oh! Y parece una tontería, pero si es fácil que te marees, lo harás menos en primera fila que en las demás.

Concretamente en el Dragon Khan se oye una grabación cada poco tiempo y en varios idiomas que advierte de que no puedes subir a la atracción con gafas, mochilas, móviles, carteras, o cualquier cosa que se pueda caer durante el tiempo que estés en la montaña rusa (hay redes para recoger objetos tapando zonas de paso de gente por las que coincide la vía del Dragon Khan, el Furius Baco o el Shambala, por ejemplo), por eso, aconseja dejar todas nuestras pertenencias a familiares o acompañantes que no vayan a subir, o en las taquillas diseminadas por todo el Parque para tal fin (cuestan 1€, con contraseña de 6 cifras que tendrás que recordar, aparte del número de la taquilla). No obstante, no te preocupes porque antes de subir a la atracción, el personal recogerá lo que sea necesario y lo colocará en una estantería que mantendrá cerrada hasta que termine tu viaje. Una vez bajes, eso sí, recuerda recoger tus cosas.

Tutuki Spash en acción

Las atracciones de agua me resultaron más emocionantes en cierto sentido que las grandes montañas rusas por el simple hecho de que no llevas nada sujetándote al asiento, lo que te da una sensación mayor de “ir a salir volando”. Te recomiendo encarecidamente que, si no te quieres mojar, lleves chubasquero (o lo compres en las tiendas del Parque) porque será más o será menos, dependiendo de en qué atracción montes, pero algo te vas a mojar seguro. El chubasquero, a ser posible, que te tape hasta las rodillas, porque, al sentarte, se te mojará el pantalón, pues los asientos muchas veces son charcos, más que asientos. Piensa bien también el tipo de calzado que llevarás, o si te merece la pena cargar con algo de recambio. En mi experiencia, la atracción de agua que más moja es la de Silver River Flume, aunque también es la más divertida.

A lo largo de los recorridos de las atracciones con agua, incluso las más tranquilas, hay zonas que coinciden con puntos de paso de la gente (fuera de la atracción) en las que encontramos pistolas de agua que pueden usarse para salpicar a quienes estén abajo, en los botes y, sobre todo a los niños les encanta jugar con ellas.

Selfie con Don Pimpón y Coco
Ceremonia de cierre del parque

Las grandes montañas rusas son siempre las que más cola tienen, por tratarse de las más demandadas. Eso no significa que no haya que esperar en otras como Stampida, Tomahawk, El Diablo, Hurakan Condor…

Hay restaurantes y puestos de comida rápida por todo el Parque. Para el precio, la calidad de la comida se hace escasa. De entre las zonas de PortAventura, la mejor en relación calidad-precio es el pueblecito del Far West, que además goza de un ambiente muy americano.

En mi experiencia, optaría por llevarme un bocata o picar algo allí sobre la marcha. Y aprovecharía la hora de la comida, de 14.00 a 16.00 más o menos, a la primera hora de la mañana, o a la última de la tarde (justo antes de la hora de cierre) para ir a las grandes atracciones que normalmente tienen colas más largas. Si no has comprado el pase rápido, se nota mucho. Seguirá habiendo cola, pero no será tan exagerada.

Atracciones de Fart West

Hay un tren al estilo antiguo que recorre todo el Parque. Es un paseo agradable y sirve muy bien para ir de un extremo al otro de PortAventura sin tener que echar a correr o, si los caminos están muy llenos, ahorrándonos esquivar niños, carricoches y grupos de gente. Solo tiene dos paradas: en Mediterrània y en Far West. A lo largo del paseo, si estamos atentos, podremos ver conejos y perdices.

Estas son las principales cuestiones que creo que deberías tener en cuenta antes de ir a disfrutar de PortAventura Park. Te daría mi opinión sobre las distintas atracciones, pero, si no has subido antes, sería como contarte el final de un buen libro.

El pájaro loco

Lo que sí que puedo es confesarte un par de cosas: que antes de visitar PortAventura nunca había subido a una montaña rusa con loopings y temía hasta cierto punto marearme y acabar echando hasta la primera papilla (ahora, en cambio, puedo admitir que una montaña rusa sin loopings me parece aburrida); y que, por mucho que te encuentres bien atado a tu asiento y aunque suene contradictorio, la sensación de libertad en el Dragon Khan, el Furius Baco o, colándome un momentito en Ferrari Land, el Red Force, son experiencias que merecen la pena. ¡Y siempre en primera fila! ¡Looping, looping, looping, looping…!

Más información:

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Después de haber ido a muuuchos parques de atracciones, coincido con que Port Aventura no tiene temporada baja. Siempre habrá gente…todo es cuestión de tomárselo con calma e intentar no ir en últimos días de quincenas, o domingos. Si nada más abrir el parque lo cruzas entero hasta la zona de China, seguro que podrás montar un par de veces en cada una de las grandes sin esperar más de 20 minutos.

    Muy interesante el artículo, con buenos consejos. También coincido con los paneles, muchiiisima imprecisión! Otro consejo muy bueno es dejar las atracciones más próximas a la entrada para la hora de comer, o primera hora de la tarde (cuando el parque estará a rebosar y la gente ya habrá “llegado más lejos”.

    Enhorabuena por el post!