Mi viaje fotográfico ideal al mundo Maya

A todos los viajeros nos encanta soñar con futuros viajes, y gracias a la iniciativa de All México Pass, qué mejor que soñar con una ruta de 10 días / 9 noches por el mundo Maya, donde conoceremos la cultura, folklore, gastronomía y arqueología de la zona, y sobre todo, disfrutaremos mucho de la exuberante naturaleza, ideal para plasmar con nuestra cámara.

Eso sí, vamos a poner un par de reglas. Por un lado, usaremos la tarjeta Maya Pass 7 días, que nos permitirá que el sueño tenga un precio asequible, y por otro, nos moveremos usando los autobuses ADO, que comunican toda la zona Maya.

Así que allá vamos con los lugares que sueño visitar con mi cámara en esta espectacular zona de México.

Zonas ADO

Día 1. Ciudad de México

Acabamos de aterrizar, así que para irme adaptando a México, qué mejor que empezar recorriendo el centro de la 3ª ciudad más poblada del mundo. Visitas como la plaza de la Constitución, la catedral metropolitana y el barrio de Coyoacán me parecen lugares imprescindibles. Ver una pelea de lucha libre mexicana en directo seguro que es algo impresionante, así como un paseo en barca, llamadas trajineras, en Xochimilco. Tras cenar, a dormir pronto que mañana seguro que toca madrugar.

Ciudad de México (Autor: Ignacio Izquierdo)

Día 2. Parque Nacional Iztaccíhuatl – Popocatépetl y Puebla

Primera noche en México, y seguro que muchas ganas de despertar pronto, para atravesar el Parque Nacional Iztaccíhuatl – Popocatépetl, una de las áreas protegidas más antiguas de México, camino de Puebla. Hay que pararse muchas veces en el camino para admirar los volcanes humeantes, como por ejemplo desde Cholula.

Una vez en Puebla, nada mejor que un paseo por el centro histórico, que si es Patrimonio de la Humanidad, seguro que es precioso. Por la tarde, el camino continúa hasta Veracruz, pasando por una de tantas ciudades que comparten topónimo español, como es Córdoba.

La visita nocturna al Malecón de Veracruz seguro que no falta, al igual que visitar un bar de música Jarocha, origen de la popular canción de La Bamba. Al ser una ciudad portuaria, los productos del mar no pueden faltar en una buena cena.

Puebla (Autor: Cristobal García)

Día 3. Veracruz – Los Tuxtlas

Con la luz de la mañana, el color de Veracruz desde lo alto del Faro de Venustiano Carranza, es algo que quiere ver mi cámara, al igual que el baluarte de Santiago y el Fuerte de San Juan de Ulúa.

El destino del día son los Tuxtlas, poco más de dos horas de trayecto desde Veracruz, y con gran parte del camino al lado del mar Caribe.

El lago Catemaco nos recibe a la entrada a los Tuxtlas, donde vamos en lancha hasta la Isla de los Monos, que está repleta de estos simpáticos animales. La cascada de Eyipantla, con sus 50 metros de altura y otros tanto de ancho, nos empapa suavemente con una tierna caricia.

La cena la hacemos en Catemaco, un pueblo con mucho ambiente, puerta de los Tuxtlas.

Cascada en Tuxtlas (Autor: )

Día 4. Comalcalco – Villahermosa

Bien temprano, montaremos en un autobús ADO platino, que nos llevará mientras dormirmos un poco más hasta la zona arqueológica de Comalcalco, en el estado de Tabasco. Además de conocer Comalcalco, también saboreamos y aprendemos los productos derivados del cacao.

Al mediodía degustamos algún plato típico, como marisco o carne, en Villahermosa. En el Museo de Antropología Carlos Pellicer, veremos la “Estela del Tortuguero”, que indicaba el pasado cambio de Era el 21 de diciembre de 2012.

También recorreremos el río Grijalva a bordo del Capitán Beulo II y visitaremos la laguna de las ilusiones.

Comalcalco (autor)

Día 5. Palenque y las cascadas de agua azul

Azul intenso, así son los colores de las fotos y de las cascadas azules, formadas por la confluencia de los afluentes del río Otulún, Shumuljá y Tulijá. También visitamos uno de los lugares más impresionantes de la cultura maya: los restos de Palenque, donde se puede hacer trekking, y para terminar el día, un chapuzón en la cascada de Misol-Ha, en un lugar que antiguamente solo admiraban los príncipes mayas.

Como al día siguiente hay que captar el amanecer en Calakmul, haremos las 3-4 horas de autobús de noche, y de paso probamos alguna de las especialidades culinarias de la región de Chiapas, como el platillo.

Palenque (autor)

Día 6. Calakmul

Amanece con el trípode colocado para captar los primeros rayos de sol bañando los restos de Calakmul, el centro Maya más importante, y Patrimonio de la Humanidad. Al estar dentro de la reserva de la Biosfera del mismo nombre, la naturaleza es muy frondosa, algo que impidió que el cercano yacimiento de Balamkú se pudiera descubrir antes de 1990.

Por la noche, traslado hasta Campeche, un antiguo puerto comercial que tuvo que repeler multitud de ataques piratas. No nos olvidamos de probar los tamales de chaya y el pan de cazón.

Tamales (autor)

Día 7. Campeche – Celestún

La visita a Campeche, con paradas como la muralla o el Baluarte de San Carlos, nos permiten sentir el mar Caribe. Declarada Patrimonio de la Humanidad, la cámara no para de captar escenas en esta resplandeciente ciudad. Tras probar la buena cocina local, nos acercamos al parque de Celestún, donde veremos cientos y cientos de flamencos rosados.

La fauna es tan abundante que nos pasamos varias horas avistando aves, así como recorriendo los lagos.

Campeche (Autor: Ignacio Izquierdo)

Día 8. Uxmal – Mérida

Por la mañana, visitamos uno de los yacimientos mayas más importantes, el de Uxmal. Destaca sobre todo por su tamaño y decoración, así como por el espectáculo de luz y sonido que hay instalado. Por la tarde llegaremos a la capital del Yucatán, Mérida, conocida como la Ciudad Blanca.

Mérida conjuga tanta historia, arte y tradición, que nos tiene boquiabiertos hasta la hora de la cena, donde probamos los papadzules y panuchos.

Uxmal (autor)

Día 9. Chichén Itzá – Cenotes

El viaje se está acercando a su final, pero todavía nos faltan grandes lugares que visitar. Uno de ellos es Chichén Itzá, el yacimiento arqueológico maya más conocido, y uno de los más espectaculares.

Aunque estando en Yucatán, no podíamos marcharnos sin visitar alguno de sus cenotes, ríos subterráneos con visibilidad de hasta 200 metros. Toda una experiencia bucear por dentro de la tierra.

Chichén Itzá (Autor: Ignacio Izquierdo)
Cenote (Autor: Ignacio Izquierdo)

Día 10. Xcaret – Tulum

Para terminar el viaje, un poco de relax en el parque temático de Xcaret, y el último yacimiento maya que visitamos es el de Tulum, asentado justo en la costa.

Parque temático de Xcaret

Una pena tener que volver, y no poder quedarse durante mucho más tiempo en la tierra de los Mayas, pero todo viaje llega a su fin para que podamos descubrir nuevos lugares pronto, y a ser posible sin dejarnos lugares tan maravillosos como el Cañón del Sumidero o los lagos de Montebello.

Más información:

Sobre Víctor Gómez

¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Faltan unos viajes a Sudamérica, especialmente a Chile y sur Argentino, Patagonia.
    Hay que ir a Torres del Paine, Isla de Pascua y obviamente San Pedro de Atacama. También Ushuaia en Argentina, El Calafate y el Perito Moreno, Bariloche.

  2. México es maravilloso y la CDMX más aún, esytoy encantado con todos sus tesoros. Siempre que voy allá busco ir a museos y exposiciones sin duda es un placer. Les dejo la recomendación de mi hotel favorito allá por si a alguien le sirve, tal cual: bueno, bonito y barato: hotelriazor.mx