Lisboa, recorrido de un día por el centro

Hay ciudades que uno no se cansa de visitar, como por ejemplo la capital de Portugal, Lisboa. Estuve por Lisboa hace tan solo dos años, y aunque en esencia siga siendo la misma, siempre es un placer dar una vuelta por la Alfama, contemplar el río Tajo desde la Plaza del Comercio (Plaça do Comércio), o disfrutar del atardecer desde alguno de sus miradores, como el mirador de Graça (Miradouro da Graça). En un día podemos recorrer el centro de Lisboa, y aquí van mis consejos de los lugares que me parecen más interesantes de visitar.

Tranvía 28

Caminando por alguna de las amplias avenidas de esta zona de Lisboa llegamos a la gran rotonda del Marqués de Pombal, situada junto al Parque de Eduardo VII. El enorme parque es un buen lugar para pasear, y aunque tiene algunos invernaderos, me parece una visita prescindible si tenemos poco tiempo. Mejor caminar algunos metros por la Avenida da Libertade, que curiosamente me recordó al paseo de Gracia de Barcelona, por sus amplios espacios y aceras rodeadas de árboles. Una zona bastante diferente a la Lisboa que encontraremos a tan solo unas pocas calles de distancia.

Perro curioso
Tendales
Biblioteca jardim
Kiosko de prensa
Plaza Marqués de Pombal con Sagres

Muy cerca está la plaza del Rossio (Plaça Dom Pedro IV), verdadero corazón de Lisboa, y por la que pasaremos varias veces, aunque no lo hayamos planeado. Esta animada plaza está junto a la estación de trenes del Rossio, y en una de sus esquinas encontraremos una pequeña tienda que sirve la ginjinha, un licor de guindas típicamente lisboeta, al igual que los Pasteis de Belem.

En la plaza del Rossio empezaremos a notar que los turistas son mayoría, y es que esta plaza de Lisboa es el punto de partida para cualquier recorrido por el centro. Caminando por cualquiera de las calles peatonales de la Baixa llegaremos a la Rua de Santa Justa, en la que se encuentra el famoso ascensor construido por la empresa de Eiffel, y nos llevará directamente hasta el exclusivo barrio del Chiado. En temporada alta podemos esperar hasta una hora para coger el ascensor, así que recomiendo subir por la Rua do Carmo hasta la parte alta del Chiado, y así además de ver la cantidad de tiendas y franquicias internacionales que pululan por la zona, llegaremos hasta las ruinas del Convento do Carmo, y que está justo detrás del mirador del elevador de Santa Justa. La entrada al mirador es libre, pudiendo disfrutar de una de las mejores vistas de Lisboa sin gastarnos ni un euro.

Fuente en la plaza del Rossio
Estación de tren
Desde el elevador de Santa Justa
A ginjinha

La panorámica seguro que nos da aún más ganas de visitar Lisboa, así que toca volver a bajar a la Baixa y recorrer la animada Rua Augusta, donde siempre aparece alguien que me ofrecen maría para comprar, hasta llegar a la Plaça do Comércio, antiguo punto de entrada de todos los viajeros que llegaban a Lisboa por vía marítima, y actualmente uno de los lugares favoritos tanto de lisboetas como de turistas para disfrutar de la inmensidad del río Tajo y de la minúscula playa a sus orillas.

Más nos vale recuperar fuerzas a orillas del río, pues todavía hay que caminar por las cuestas del barrio más antiguo y emblemático de Lisboa, el de Alfama. Si nos pica el gusanillo de montar en uno de los vetustos tranvías amarillos, ahora es el momento de coger el tranvía Nº28, que nos llevará hasta la parte más alta de la Alfama, donde se encuentran algunos de los mejores miradores para disfrutar del atardecer, como el Miradouro da Senhora do Monte, Miradouro da Graça o incluso el Castelo de São Jorge.

Street Photography
La Baixa
Plaza del Comercio al atardecer
Pensando en George
Relax en la bahía

La visita al Castelo de São Jorge (entrada normal 7,50€, estudiantes 4€) es uno de los imprescindibles de Lisboa, y aunque tan solo podamos ver sus murallas y subirnos a sus torres, las vistas a toda la ciudad son magníficas, así como sus pequeños jardines, que sorprende encontrarse dentro de una fortaleza como esta.

Todas las calles de la Alfama tienen algo peculiar, y es que su larga historia que se remonta a su origen árabe se refleja en cada esquina. Recorrer la Alfama sin perderse debe ser imposible, así que lo mejor es recorrer sus estrechos callejones intentando llegar a algunos sitios que hay que visitar, como el Miradouro de Santa Luzia, desde el que se divisa la Alfama y todo el río Tajo; la Catedral de Lisboa o Sé, que nos encontraremos al subir en tranvía; o alguno de las casas de Fado que tanto abundan en la Alfama.

Postal de Lisboa
Caminhar para ir crescendo
La Sé
Conversación entre balcones

En un día podemos recorrer el centro de Lisboa si vamos preparados para subir cuestas, aunque para conocer la ciudad aconsejo ir un mínimo de 3 días. Uno para el centro y el casco histórico, otro para el monumental barrio de Belem y el puente del 25 de Abril, y otro para la parte más nueva, donde está el Oceanário y el recinto de la Expo ´94.

O podemos ir con tiempo de sobra para perdernos por sus callejones sin ningún tipo de guía, ya que Lisboa es una de esas ciudades que nunca pasa de moda, porque siempre estuvo fuera de toda moda.

Más información:

Sobre Víctor Gómez
¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. En primer lugar muchísimas gracias por incluirme en el post, es un honor para mi! Lo único que espero es que si alguien ve mis fotos no se eche a llorar….Las tuyas sin embargo son preciosas y viéndolas me entran unas ganas locas de regresar a esta bellísima ciudad vecina!! Gran entrada compañero!! :-)

  3. La verdad es que Lisboa tiene un encanto que no sabría explicar, yo tengo que volver porque no le acabé de coger el puntillo aunque viendo tus fotos estoy tentada de coger un vuelo e irme para allá. Hay muchas cosas que me dejé pendientes!!! Un abrazo. ;-)

  4. Fran no te preocupes, seguro que disfrutan mucho leyendo tus aventuras con los niños por Lisboa.

    Babyboom pues dedícale más tiempo a Lisboa, que me parece que tiene más encanto que Oporto ;)

  5. Estuve en Lisboa a principios de este año en un viaje express y me encantó. Desde luego no me esperaba una ciudad tan encantadora, espero volver en otra ocasión con un poquito más de tiempo.
    Saludos!!

  6. estuve hace un par de semanas 4 días y pienso volver, buen reportaje, buenas fotos, preciosa cuidad; en el restaurante de la foto 11 comimos, jejeje

  7. Holla! Muy bonitas las fotos.Me encanta que te guste Portugal una vez que soy Portugues. Bueno apenas dos correcciones, es Rio Tejo y no Tajo y es expo98 y no 94!! Vuelve siempre a Portugal!

  8. Machbel, un post muy chulo sobre esta maravilosa ciudad. Buenísimas las foto. Me encanta la de la Plaza del Comercio. Me viene muy bien para documentarme que mañana voy a pasar unos días por allí. Muchas ganas. Gracias!

    • Lisboa es una ciudad muy fotogénica. En pocos días voy a escribir una guia más completa sobre la ciudad, ya me dirás que te parece.
      Muy buen viaje!

  9. Hola, ¡gran trabajo sobre Lisboa! Nos hemos animado a visitarla con nuestros hijos (8 y 11) después de ver tu Blog, el cual conozco desde que coincidí contigo en una ruta por el Puerto Ventana con Raquetas de Nieve; y me ofrece mucha credibilidad y rigor. Te escribo desde Lisboa en estos momentos. Hemos alquilado un apartamento en el Barrio Alto con Wimdu (desconocido para mi hasta que leí tu comentario) y la experiencia ha sido muy satisfactoria. Ahora estamos apurando la última tarde, ya que mañana nos vamos. Ha sido una visita de 2 dias a Lisboa como guinda de unas vacaciones por Sevilla y Huelva.

    P.D: Una de las cosas que me gusta de tus reportajes, es la calidad de las fotos con que los acompañas. Dicen que una imagen vale mas que mil palabras y es cierto. Hace unos años (no tantos como tu) que me aficioné a la fotografía, y las vacaciones son mi estudio de pruebas y crecimiento en esta afición preferido.