Es imposible visitar todo el planeta Tierra en una vida

Tengo una mala noticia para ti. Es imposible visitar todo el planeta Tierra. Ver cada ciudad, cada playa, cada zona natural, cada aldea de montaña. Lo sé, es una putada, pero es demasiado grande para poder verlo todo con un mínimo de dignidad. Basta hacer una simple cuenta para darse cuenta de ello.

Playa de Rostro
Paseando por una playa de Galicia

Veamos, la superficia terrestre del planeta en el que vivimos es de 148.940.000 km². Esto solo contando la tierra, el mar iría a parte. Suponiendo que podamos caminar unos 30km al día, y que veamos hacia cada lado una media de 1km (en las calles de las ciudades veremos menos distancia y en el campo abierto mucha más, es tan solo una estimación sencilla), pues cada día podemos ver una extensión de 60km² (30km de distancia x 2km a los lados) de toda esta superficie.

Diviendo la superficie total entre lo que recorremos cada día, nos da la bonita cifra de 2.482.333 días para recorrer todo el planeta caminando. Esto son unos 6.800 años más o menos (sin contar los bisiestos). Creo que son algunos años más de los que puede vivir una persona.

Caminando 30km al día quizás es demasiado lento para visitar todo el planeta, así que vamos a hacer la cuenta al revés: calcular a qué velocidad tenemos que viajar para poder verlo todo, incluso hasta el último rincón de la Conchinchina.

Para ello tenemos la siguiente ecuación:

x km recorridos por día · 2 km visual · 70 años (868700 horas) = 148.940.000 km² supeficie -> x = 148.940.000 km² / 868700 horas * 2 km = 148.940.000 km / 1737400 h = 85km/h.

Así pues, tenemos que viajar a 85km/h durante 70 años, las 24 horas del día, para poderlo ver todo todito todo. Básicamente, es una gesta imposible para una sola persona. Igual para un equipo de mínimo tres personas, turnándose para conducir un aparato todoterreno, pudieran llegar a ello. Pero es algo tan descabellado que no creo que haya nadie lo suficientemente loco para hacerlo. Y estamos hablando únicamente de la tierra, habría que contar también el mar para verlo todo.

Por mucho que tengamos una vista de lince y veamos 10km a la redonda (algo imposible dentro de las ciudades, por ejemplo), si contamos que podemos viajar 12h al día durante 70 años (306.600 horas viajando), sale que tendríamos que movernos a una velocidad de 48km/h. Así que más nos vale ir rápido y empezar pronto a recorrer el planeta, porque yo, en mi coche, tengo una velocidad media de 50km/h, y eso que voy bastante por autopista.

Así que, sabiendo que es imposible visitar todos los rincones del planeta, más que desesperarnos porque el planeta es demasiado grande, es mejor centrarse en los lugares que realmente queremos visitar y que nos hagan disfrutar, porque lo que es todo todo, es prácticamente imposible verlo.

Sí es posible visitar los 193 países reconocidos en unos pocos años, o estar en todas las capitales del mundo, pero eso no dejan de ser medallas que se cuelga uno para demostrar lo viajero que es, cuando esto de viajar consiste en otra cosa.

A mi me parece mucho más provechoso pasarme un par de meses en un destino que me guste y explorarlo hasta la saciedad, descubriendo todos sus rincones, dejando que la serendipia me sorprenda en cada esquina, antes que pegarme la paliza de estar volando en avión dos veces por semana en la caza absurda de visitar todos los países del mundo.

Hay que lanzarse al agua, visto en el lago di Garda en Italia

Prefiero informarme antes de empezar el viaje, investigar qué lugares me pueden interesar del país, y así decidir si al final voy a estar en el durante un tiempo prudencial o no. Mis años de intentar conocer una capital europea en 2 días o un país en una semana (a excepción de microestados como Mónaco o El Vaticano ;) creo que ya han quedado en el pasado, y ahora lo que me llama es viajar con tiempo de sobra para perderme, encontrarme, y volver a perderme.

Así es como más disfruto los viajes, ese es mi ritmo viajero con el que estoy agusto y, además, también es como me salen mejores fotos.

Por eso, y porque sé que es imposible conocer hasta el último rincón de nuestro querido planeta, cada vez soy más escogido con los destinos que quiero visitar. Igual es que me estoy haciendo un cascarrabias, o simplemente tengo mejor gusto viajero. ¿A ti qué te parece?

Sobre Víctor Gómez

¡Hola! Soy Víctor Gómez, fotógrafo y blogger de viajes. Me encanta la naturaleza, los coches y los helados. Viajo para conocer lugares sorprendentes, únicos, e inspirarte a visitarlos a través de mis fotografías. Intento hacerlo siempre lo mejor posible, por eso practico el turismo sostenible. Acompáñame, será divertido.

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Hola Victor,

    Me ha encantado este post. Es que me lo demuestras matemáticamente y ya me has enganchado.

    A mi también lo que me gusta es perderme, a fin de cuentas, una capital Europea es muy similar a la siguiente. Intento descubrir esos rincones de cada páis que les hace diferente y recorrerlo a “paso pulga” como diría mi madre.

    Un abrazo