Ferrol por tierra, mar y aire. Turismo activo para todos

Cuando viajo, cada vez me gusta más “hacer” que “ver”. Creo que así disfruto en mayor profundidad de los destinos y los conozco mejor, pues, con muchas de estas actividades, visitas lugares fuera del recorrido turístico típico. Uno de mis últimos viajes “de hacer” fue a Ferrol, que ofrece una gran variedad de actividades para que nuestras vacaciones en este rincón de Galicia sean de lo más activas y divertidas.

Parapente al atardecer
Parapente al atardecer

Un fin de semana es tiempo suficiente para disfrutar de una buena cantidad de estas actividades, y no suele ser imperativo que brille el sol para hacer muchas de ellas, así que se puede gozar de este turismo activo durante todo el año.

Ferrol por Aire

Me gusta volar. Qué digo me gusta, ¡me chifla subirme a cualquier ingenio que me permita separar los pies de la tierra! Ya sea en globo, en ultraligero, en helicóptero o en parapente, visitar un nuevo lugar desde el aire y poder hacer fotos desde arriba es una sensación que me encanta.

En Ferrol se practica mucho el parapente gracias al abrupto relieve de la zona, que permite despegar desde una colina a pocos metros del mar, obteniendo unas fabulosas vistas de las playas de Ferrol y de toda la costa de Ferrolterra, así como del infinito océano.

Volar en parapente en esta costa es una experiencia de lo más recomendable. Incluso alguno que sufre de vértigo, como Víctor de Fotoescapada, se atrevió a probar el parapente en Ferrol. La experiencia mereció la pena y, según nos contaba, en ningún momento sintió miedo.

Costa Ártabra desde el aire
Costa Ártabra desde el aire
Volando en parapente
Volando en parapente

Ferrol por Mar

La mar y las rías son importantes señas de identidad de Galicia. Y, por supuesto, Ferrol se asienta junto a una ría muy especial, que constituye un gran puerto natural de fácil defensa. Estas características han permitido su utilización como arsenal militar nacional desde hace varios siglos.

Ahora que eso de hacer la guerra por fin ha perdido un poquito el sentido, y ya no hay grandes flotas armadas, se puede disfrutar de un pacífico paseo en barco por esta fabulosa ría, viendo tanto los puertos como los antiguos castillos que custodiaban la entrada a la ría.

Como estamos en Galicia, el tentempié en alta mar es imprescindible.

Si queremos una toma de contacto con el mar más breve, siempre podemos hacer el recorrido en barco desde el puerto de Ferrol hasta la villa de Mugardos, para degustar su típico pulpo, diferente al pulpo a feira tan famoso en Galicia.

Y si sólo falta que nos crezcan agallas para ser unos peces, en la costa de Ferrol se puede practicar el submarinismo, pudiendo incluso visitar alguno de los barcos hundidos frente a sus costas, o surcas las olas sobre una tabla de surf en playas como la de Esmelle o Doniños.

Surf en la playa de Esmelle
Surf en la playa de Esmelle
Navegando por la ría de Ferrol
Navegando por la ría de Ferrol

Por tierra, sobre ruedas

Conocer el municipio de Ferrol de forma respetuosa, en bicicleta, es posible y muy fácil, ya que hay gran cantidad de carreteras secundarias con muy poco tráfico y caminos que nos llevarán a rincones que nos encantarán.

Además, tampoco hace falta que llevemos nuestra propia bicicleta, pudiendo alquilarla en centros BTT como el de Esmelle, donde también nos facilitarán un mapa con rutas de todos los niveles para hacer en la zona.

Muchos consideran la bicicleta como el medio de transporte ideal para conocer en profundidad un lugar: es más rápido que caminar y te puedes parar en cualquier lugar a sacar una fotografía.

Ruta en bicicleta de montaña
Ruta en bicicleta de montaña
Ría de Ferrol desde A Bailadora
Ría de Ferrol desde A Bailadora

Por tierra, a pie

Para los que nos gusta caminar, hay opciones de todos los tipos imaginables.
En la propia ciudad de Ferrol hay varias rutas culturales e históricas de lo más sorprendentes, siendo mis tres favoritas las siguientes:

  • Ruta de las Meninas de Canido. Arte urbano con meninas en un barrio pintoresco. Te cuento mucho más en el artículo sobre las Meninas de Canido.
  • Ruta del modernismo. Ferrol fue diseñada como ‘La ciudad perfecta’ en tiempos de la Ilustración, con un entramado de calles que forma una peculiar tableta de chocolate y multitud de alegres edificios. Rodolfo Ucha fue uno de los arquitectos más importantes de aquella época, construyendo en Ferrol algunas de sus obras más importantes.
  • Ruta de los museos. El Museo de la Construcción Naval y el Museo Naval son buenos puntos de partida para conocer más sobre la importante historia naval de la zona, y mucho más fáciles de visitar que el Arsenal, al que las visitas son mucho más restringidas. Pero si hubo un museo que me llamó la atención, fue el de Historia Natural, único en Galicia. Este pequeño espacio de conocimiento es una buena forma de conocer la biodiversidad gallega.
Modernismo en Ferrol
Modernismo en Ferrol
Bodega de galeón en museo de la Construcción Naval
Bodega de galeón en museo de la Construcción Naval
Ballena en el Museo de Historia Natural de Galicia
Ballena en el Museo de Historia Natural de Galicia

Y, fuera de la ciudad, hay muchas rutas de naturaleza para disfrutar de esta bonita costa.

  • Ruta de la la costa Ártabra. Son 11 kilómetros de ruta que recorren la costa entre la playa de Ponzos y la de A Frouxeira, una zona de escasa densidad urbanística y gran belleza paisajística.
  • Ruta Cabo Prior. Uno de los entornos más bonitos de la costa de Ferrol es la de cabo Prior. Aquí, es posible recorrer con calma los caminos a pie y, si tenemos un poco más de prisa, en bicicleta, o en coche por carretera.
  • Camino del Inglés. El camino de Santiago que empieza en Ferrol recibe este nombre por tratarse del trazado que seguían los peregrinos ingleses que llegaban a Galicia a través del puerto ferrolano.

Como ves, opciones hay para todos los gustos, ahora sólo falta que te decidas por qué ruta quieres hacer tú.

Ferrol bajo la lluvia
Ferrol bajo la lluvia
Playa de Doniños desde el mirador de Monte Ventoso
Playa de Doniños desde el mirador de Monte Ventoso

¡Quieto parado!

Tras tanta actividad, vamos a disfrutar de un poco de relax tirándonos en alguna de las fantásticas playas de la costa de Ferrol (¡me pido la de Doniños!), o en uno de sus miradores a ver el atardecer (¡me pido Monte Ventoso!).

Comenta tu opinión sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Hola Víctor! Muy buenas opciones para descubrir de forma activa Ferrolterra. Lo del parapente, a mí también me daba cierto reparo, pero tras probarlo en los acantilados de Sopela, una vez compruebas la sensación placentera de volar en el aire y ver todo desde arriba, sentado de forma tranquila y sin que nada se mueva, los miedos se desvanecen. SaludoX!

  3. Me has hecho entrar en este post por la pedazo de foto que tiene de portada!! una autentica maravilla!!
    Y ya leerte me ha recordado a mis viajes por ferrol!!
    enhorabuena por el post, me ha encantado!!!